Público
Público

Özil supera el examen de Mourinho

El alemán volvió a ser de los mejores ante el Barça tras su defenestración en los últimos partidos. El técnico luso duda ahora de Modric y abre la mano a Kaká

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De la defenestración y la humillación a ser decisivo. El cuento para Mesut Özil ha cambiado en sólo 79 minutos.

Los que el alemán jugó ayer en el clásico y en los que dio lo mejor de sí mismo para mantener al Real Madrid agarrado todavía a ocho puntos del Barcelona en la Liga. Llevó el timón del equipo, dio una asistencia, forzó el posible penalti no pitado y dejó varios grandes detalles más. Y lo más importante: volvió a ser el mejor Özil, el de la temporada pasada.

Tras el partido, Mourinho le elogió y dijo que 'obviamente (ha dado calidad). Ha salido del partido porque físicamente estaba agotado, porque no está habituado a trabajar tanto. En el momento en que consiga hacer lo de hoy contra Depor y cualquier partido, y no se agote, hace un gran trabajo, es lo que ha hecho'.

Se refería el luso al encuentro anterior al clásico en el Bernabéu, en el que situó en el mediocampo al alemán junto a Modric y Khedira, y le gustó tan poco que en el descanso arremetió contra él. El episodio que vino después ya es de sobra conocido. Özil se quedó en el banquillo y Ramos se puso su camiseta debajo de la suya para enseñarla por si celebraba el gol. El diario Marca lo publicó hace unos días y estalló una nueva polémica en el vestuario blanco. 

Lo de ese día fue simplemente la culminación de algo que se veía venir. Mourinho andaba descontento desde el principio de la temporada con el alemán, lo que le había costado la titularidad contra el Granada y el Rayo y en el descanso del partido ante los gallegos estalló el problema.

Parece que Modric no le da al luso todo lo que pensaba

Hasta el día de ayer, Mourinho parecía que había elegido a Modric para el puesto de mediapunta, pero ahora no está tan claro. Parece que Modric no le da al luso todo lo que pensaba cuando insistió hasta ficharlo por 36 millones.

No llega físicamente a todo lo que le pide el portugués y se notó en el choque ante el Deportivo, cuando fue cambiado por Xabi Alonso al poco de empezar la segunda mitad.

Y entre medias ha entrado Kaká, que es una vuelta de tuerca más al enredo en el centro del campo. El brasileño, al que se le invitó -elegantemente o no- a salir en verano y se quedó, fue titular ante el Ajax cujando una gran actuación y ayer salió por Özil en el Camp Nou. El ex del Milan podría estar ahora en la rotación de Mourinho por delante de un Modric, que hasta hace sólo menos de dos semanas había tomado la delantera a todos. La felicidad ahora es para Özil.