Publicado: 08.01.2014 14:52 |Actualizado: 08.01.2014 14:52

El oído perturba a Xabi Alonso

Arrastra molestias y mareos por la rotura de tímpano que sufrió en Mestalla. El centrocampista está descartado contra Osasuna y acudirá a un especialista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

l oído le está jugando una mala pasada a Xabi Alonso en este inicio de 2014. El centrocampista se rompió el tímpano en Mestalla, ante el Valencia, en el último partido de 2013 y no termina de sentirse cómodo. Pese a que contra el PSG en Doha no tuvo excesivos problemas, la sensación de malestar sí se agudizó ante el Celta el lunes en el Santiago Bernabéu. El ruido provocó en el tolosarra desorientación y sensación de mareo y terminó siendo sustituido en el descanso.

Por eso, Ancelotti no podrá contar con el mediocentro para el partido de mañana en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey ante Osasuna. Técnico y jugador mantuvieron una conversación en el entrenamiento previo en Valdebebas y acordaron que lo mejor era no arriesgar ante el conjunto navarro. En los entrenamientos, Alonso se está colocando un algodón para proteger el oído pero en los partidos está jugando con la zona descubierta. En vista de que el problema se alarga en el tiempo esta misma tarde, el tolosarra acudirá a un especialista.

"No se siente cómodo, se entrena bien y sin problema pero cuando hay ruido en el estadio le molesta un poco", reconoció Ancelotti. "Las cosas van a mejorar, no tiene problema médico para jugar y puede hacer todo pero tenemos que escuchar lo que el jugador siente en este momento. No está cómodo", añadió. Xabi tendrá la ayuda de un especialista externo del club para seguir un tratamiento. "Hoy verá un especialista para hacer la cosa lo más confortable posible para su próximo partido, para el partido de mañana no está en la convocatoria", sentenció Ancelotti.

La ausencia del jugador vasco se une a las de Fabio Coentrao, Raphael Varane y Sami Khedira. El portugués ya se entrena con sus compañeros y en una semana podrá reaparecer, el francés todavía necesita diez días más para regresar a la dinámica de grupo y el alemán prosigue con su lenta recuperación por la grave lesión de rodilla.