Público
Público

Para olímpico, Pistorius

El atleta, que nació sin peronés, ha logrado en Italia la mejor crono de su vida en los 400 metros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Oscar Pistorius nació sin peronés. La ausencia de este hueso en sus dos piernas condujo a una doble amputación por debajo de la rodilla cuando sólo contaba 11 años. Pero esto nunca fue un obstáculo para este atleta. El martes por la noche, en la reunión de Lignano (Italia), Pistorius logró el mejor crono de su vida en los 400 metros: 45.07. La marca supone mínima para acudir a los Juegos de Londres (se piden 45.25) y para los Mundiales de atletismo de este verano.

Precisamente el martes era el día límite establecido por la Federación de Suráfrica para cerrar la selección mundialista. Pistorius lo logró en el último minuto. 'Estoy feliz', declaró ayer el surafricano, de 24 años. El velocista, internacionalmente apodado Blade Runner, triunfa así de forma definitiva en su lucha por competir contra los mejores velocistas del mundo.

El velocista rebaja en 2.42 su crono de los Paralímpicos de Pekín en 400 metros

El caso Pistorius siempre arrastró una gran polémica. Un estudio de las universidades estadounidenses SMU y de Wyoming, en el que se analizó a fondo la zancada del surafricano a nivel biomecánico, concluía, paradójicamente, que este atleta paralímpico corre con ventaja sobre los demás. Esta investigación movió a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) a sentenciar que no podía competir contra los atletas llamados válidos, como se dice en el argot paralímpico

El doctor Weyand, experto en Biomecánica, dictaminó en el estudio que 'la mecánica de Pistorius es anómala, ventajosa y directamente atribuible a la ligereza y la elasticidad de sus prótesis. Las cuchillas con las que corre [de ahí el apodo de Blade Runner] potencian su velocidad entre un 15 y un 30%', establece Weyand. La realidad es que, por debajo de las rodillas, las prótesis de Pistorius presentan un peso de menos de la mitad de las piernas de un velocista válido. Weyand llegó a estimar en 10 segundos la ventaja de las prótesis en una carrera de 400 metros.

Sin embargo, el surafricano recurrió la decisión y el TAS le dio la razón. Desde entonces, ayudado por sus dos prótesis de fibra de carbono, las Cheetah Flex-Foot, Oscar Pistorius no ha dejado de luchar por sus dos sueños: competir en Londres 2012 y preparar su actuación en los Mundiales de este verano.

En los Juegos Paralímpicos de Pekín, el surafricano ganó los 100, 200 y 400 metros, esta última prueba con una marca de 47.49. El martes, en Lignano, rebajó en 2.42 su crono de la capital china.