Público
Público

Olmedo, un cuarto que sabe a medalla

El atleta español consigue el mejor resultado desde 1999

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manolo Olmedo, el sevillano que huyó de los 800 metros hace dos años, se graduó en los 1.500, la tierra de los milleros, el gran escaparate del atletismo. No logró subir al podio, pero su actuación fue excelente. Su cuarto puesto, el mejor del mediofondo español en unos Mundiales desde 1999, fue el fruto de una inteligente táctica.

El ritmo inicial se ajustaba como un guante a las características de Olmedo, de 28 años, un mediofondista con una punta de velocidad poderosa. El discípulo de Enrique Pascual (exentrenador de Fermín Cacho) se resguardó en el grupo en las dos primeras vueltas, corrió por el interior para no desgastarse sumando metros de más, y despertó en la última curva.

El español entró sexto en la recta final y ganó posiciones en los últimos metros. Cruzó la meta en cuarta posición (con 3:36.33) a sólo 25 centésimas del bronce. Pero tanto los kenianos Kiprop y Kiplagat, como el sorprendente estadounidense Centrowitz, hijo de mediofondista, fueron superiores.

Al acabar, Olmedo confesó estar 'dolido', porque estuvo 'muy cerca de la medalla'. 'Cuarto del mundo no se queda todos los días, pero quedarte a las puertas de la medalla es duro, y eso que he corrido tácticamente perfecto, sin perder la cuerda. Me han ganado los que han corrido más que yo. Los dos kenianos, como ya preveía, y el americano, que ha explotado sus cualidades cien por cien', explicó.

Olmedo aprovechó para pedir al presidente Odriozola (al no haber seleccionador) que le respeten su planificación en 2012. 'Pienso preparar solamente los Juegos y la Federación tiene que valorar mi actuación. Estoy compitiendo bien y debe tener confianza en mí', añadió.

'Manolo tiene que utilizar este resultado para reforzar su moral de cara a Londres, el año que viene', señaló Fermín Cacho a Público. El campeón olímpico, que no pudo ver la carrera 'Estoy en el campo y no tengo Eurosport' , cree que el sevillano 'en la primera gran final de su vida, ha estado fenomenal. Para mí, ser cuarto es pelear por las medallas. Olmedo tiene que aprovechar esta época: no hay un dominador claro del 1.500 y las carreras están muy abiertas', concluyó el soriano.