Publicado: 29.11.2015 09:04 |Actualizado: 29.11.2015 09:04

Óscar Pereiro: "Hay futbolistas con
50 años que están con muletas"

Ganó el Tour de Francia en 2006. Jugó al fútbol en el Coruxo de Segunda B en 2010. Si alguien puede comparar el dolor de ambos deportes es Óscar Pereiro. "Al final, el dolor es psicológico".

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Óscar Pereiro enseña una cicatriz. /EFE

Óscar Pereiro enseña una cicatriz. /EFE

MADRID.- Nunca se alejó de la vida real. Ganó un Tour de Francia en 2006. Fue un ciclista reputado en su época. Un emprendedor para el resto de su vida, capaz de jugar luego al fútbol en Segunda B o de pilotar en rallies. Hoy, Óscar Pereiro (Mos, Pontevedra, 1977) no se aleja de lo que fue. Al contrario. Inseparable del deporte, combativo como casi siempre, habla con propiedad del dolor, del que vio y del que vivió. 

Pero, sobre todo, en su memoria no se aleja de ese futbolista brasileño, Mazinho, campeón del mundo en EEUU 94 e ídolo en su tierra, al que no hace mucho vio acompañado de las muletas para caminar. “Y esto te llega. Claro que te llega. Y te hace recordar que el deporte profesional puede ser excesivo. Pero por suerte yo estoy bien”.



Pregunta. Hablemos del dolor con usted, que ha sido ciclista y futbolista

"Yo recuerdo la vez que me rompí el húmero y en un día ya estaba haciendo cinco o seis horas en bicicleta. Pero lo haces, porque sabes que si paras cinco días vas a necesitar otros diez para recuperar lo perdido"

Respuesta. El dolor no se cuantifica. Al menos, yo no sé cómo sé hace. Pero lo que sí se puede cuantificar es la capacidad de soportarlo. Ahí está la diferencia. ¿Por qué no le preguntamos a un piloto de Moto GP que al cabo de una semana de romperse una clavícula ya está compitiendo? ¿Acaso no le duele? Yo recuerdo la vez que me rompí el húmero y en un día ya estaba haciendo cinco o seis horas en bicicleta. Pero lo haces, porque sabes que si paras cinco días vas a necesitar otros diez para recuperar lo perdido y entonces no te compensa, es así.

¿Hay algo más doloroso entonces que ser deportista profesional?

No, hombre, eso es lo más privilegiado del mundo. Hay gente alrededor tuya que te cuida, que te protege y que, en definitiva, te aleja de la vida real. ¿Cómo vas a compararte con el empleado de una fábrica que está diez horas diarias al pie del cañón por un sueldo de 1.000 euros?

En mi caso no conozco a nadie que se haya infiltrado seis veces para ir a trabajar como dice que ha hecho Sergio Ramos

Para mí, cuando alguien hace eso, lo último que debe hacer es darle publicidad. De acuerdo que es un acto de buena voluntad por su parte, pero ¿qué necesidad hay de que se enteren los demás? ¿Qué pretendes con eso?

De alguna manera es la épica del deporte

Pero entonces yo le recordaría que no es el único que lo ha hecho. Haga usted una ronda por distintos deportes y verá lo que te dicen.

Fue usted ciclista y futbolista. ¿Se parecen en algo?

"Con 50 años, hay futbolistas que ya están con muletas. Son cojos de por vida, y eso es algo que impresiona. Hace no mucho coincidí con Mazinho que sólo podía andar así"

Acepto que el fútbol es muy duro, mucho más agresivo, porque en la bicicleta no hay impactos, eso no lo discute nadie, y salvo que cambies la talla de la bicicleta o te caigas…. Pero el fútbol…, sólo hay que ver a futbolistas de otras épocas. Con 50 años, los hay que ya están con muletas. Son cojos de por vida, y eso es algo que impresiona. Hace no mucho coincidí con Mazinho que sólo podía andar así, y no era por culpa de un esguince o algo parecido.

¿Las rodillas no están hechas para jugar al fútbol?

Cualquiera de las personas que hablan en el bar de fútbol estoy convencido de que se cambiaría por un futbolista profesional a pesar del desgaste que le queda en el cuerpo. Pero esto es así. No descubro yo nada. El cuerpo se desgasta con el uso y en cada deporte hay algún músculo que trabaja más. Tampoco creo que sea muy sano para el corazón un Ironman. Pero la gente los hace y los termina.

Usted también ha hecho maratón

He ido durante mucho tiempo al límite de 180 pulsaciones, sí.

¿Y cómo es esa agonía?

"Al final, el dolor es psicólogico sea el deporte que sea"

Muy psicológica. Al final, el dolor es psicólogico sea el deporte que sea. Mire a un futbolista como Puyol. No le podemos recriminar nada. Se partía el pecho en todas partes. ¿Acaso no le dolía en el campo? Pero había algo más importante que el dolor. Era él el que se olvidaba de los dolores.

Siempre existe la gente que soporta lo insoportable

Hay muchos, pero esto también va con el deporte. El pasado domingo jugué un partido, me agarraron en el área y no me tiré. La gente me lo recriminaba, pero es que yo soy ciclista. No entendía tirarme al suelo, porque ahí podías perder el trabajo de todo un año. Así que por muy duro que sea el golpe los ciclistas ya nos estamos levantando al instante.

¿Qué sintió al ver a Maninho con muletas?

Me dio pena. Era un partido lleno de ex jugadores por las Islas Cies en el que estaban Yeste, Gudelj, Patxi Salinas…, y verle aparecer así, a un ex futbolista de esa categoría fue duro. Pero al instante recordé que mi padre, que no fue profesional jugando al fútbol, tiene las rodillas reventadas, porque es un deporte duro, de contacto, de golpes…

¿Y usted cómo está?

"Hay veces que cuando empiezo a sufrir mucho me digo a mí mismo ‘¿qué estás haciendo aquí?, baja el pistón que ahora ya no te pagan por esto'"

Estoy sano, afortunadamente. Hago deporte suficientes días de la semana. Juego al fútbol, monto en bicicleta, corro… La última ha sido una media maratón en 1 hora y 18 minutos. Pero, eso sí, hay veces que cuando empiezo a sufrir mucho me digo a mí mismo ‘¿qué estás haciendo aquí?, baja el pistón que ahora ya no te pagan por esto, que tu tiempo ya pasó’. Y me doy cuenta de que la suerte fue que me pagaran por hacer esto.

¿Podría hacer usted un tratado de esta vida?

Un tratado de cómo cuidarme, sí. Quizá porque siempre seré presumido. Soy incapaz de abandonarme, de verme en una fotografía con la cara de pan. También es que trabajo con distintas marcas de ropa y he de conservar una imagen. Pero, sobre todo, soy yo, mi educación deportiva, alimenticia…