Público
Público

Pablo Laso, un técnico 'low cost'

El nuevo entrenador cobra la quinta parte que Messina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La experiencia de Messina no le salió bien al Real Madrid. Los resultados no llegaron y el club ahora tiene que reinventar de nuevo una sección muy magullada con el tiempo. Y a bajo coste. Así, ayer pusieron el equipo en manos de Pablo Laso, un entrenador de nombre menos rimbombante y de nómina mucho más magra. Si el italiano cobraba cerca de dos millones anuales, el vasco percibirá unos 400.000 euros por cada una de las dos temporadas de contrato que ha firmado con el club blanco.

Laso (42 años), hasta ahora entrenador del Lagun Aro de San Sebastián, es el nombre que ha quedado después de varios descartes. Su perfil no es, como lo fue Messina, el de un técnico puntero avalado por sus títulos previos y con aura de grande de Europa. Su currículum como entrenador comprende, fundamentalmente, su etapa en el equipo guipuzcoano (14º de 18 en la última Liga). Debutó en el filial del Valencia y pasó por el Alerta Cantabria en LEB. A los donostiarras también los cogió en la categoría de plata, los ascendió y los ha mantenido tres temporadas en la élite.

Antes, Pablo Laso fue un jugador importante. Actuó 18 años como base en varios equipos de la Liga ACB: Baskonia club de su ciudad natal, Vitoria, Girona, Valladolid y Real Madrid, donde permaneció tres temporadas y media. Conocer la casa blanca ha sido un plus para recalar en el banquillo. Además, de aquella etapa conserva una buena relación con Alberto Herreros, uno de los responsables de la sección de baloncesto en la actualidad, y una estrecha amistad con Alberto Angulo, jefe de la cantera del Madrid. Su palmarés como jugador muestra 61 internacionalidades y una Copa del Rey, la del 94 con el Baskonia.

Hace un mes, el Madrid cayó con estrépito ante el Bilbao en la semifinal de la Liga ACB, un tropiezo que tiñó de gris una temporada que hasta entonces estaba siendo notable, una de las mejores en los últimos años. La presencia en la Final a Cuatro de la Euroliga, a la que no se acudía desde 1996 el propio Laso jugó aquella final , insufló moral. El Madrid cayó ante el Macabbi, como antes lo había hecho, después de otra buena actuación en la Copa, donde perdió contra el Barça. La ausencia de títulos y, fundamentalmente, el desastre final en la Liga ACB finiquitaron un proyecto que pintaba ambicioso e ilusionante.

La decepción desembocó en la firme decisión de la directiva del Madrid de rebajar sustancialmente el presupuesto de una sección siempre observada con recelo por parte de Florentino Pérez. Molin, segundo de Messina que tomó las riendas tras las espantada del italiano, recogió el finiquito y ayer, tras un prolongado proceso de selección a la baja, el club anunció el fichaje de Laso. El nuevo técnico se desvinculó del Lagun Aro, con el que había renovado recientemente a pesar de las reticencias de parte de la grada.

Con esa política de ahorro, en el Madrid no se esperan grandes fichajes, sino tirar de la actual base, formada por Tomic, Suárez, Llull o Mirotic, todos ellos jóvenes prometedores y experimentados a la vez. La salida del club de Valdano, reconocido valedor de la sección, también ha contribuido al diseño de un nuevo Madrid low cost.