Público
Público

"Las palomitas no son eficaces, mejor la sobriedad"

Portero del Atlético. Con sólo 19 años es ya una de las grandes sensaciones bajo palos del fútbol mundial. Un ídolo en el Calderón porque ha sido clave en la recuperación del equipo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 30 de septiembre se cumplirá una año del debut de De Gea en el primer equipo. En este tiempo, su irrupción ha cambiado la dinámica perdedora del Atlético, entre otras cosas, porque la defensa ya no tiene que jugar con retrovisor. Con apenas 18 años, y desde un aplomo insultante, fue un ejemplo para el resto de sus compañeros de lo que es jugar sin complejos. Él no los tuvo cuando Roberto se lesionó en O Dragao y se estrenó con derrota ante el Oporto (2-0). Repitió tres días después ante el Zaragoza en el Calderón (1-0). Aquella tarde paró un penalti y se ganó a la hinchada, que le puso por delante de Asenjo en sus preferencias por cualidades y por ser de la casa. Cuando el meta pucelano regresó del Mundial sub 20, Quique relegó a la suplencia a De Gea. Una decisión que aún no se entiende. Aunque tarde, el técnico rectificó y esa decisión fue clave para que el Atlético se reconciliara con su historia ganadora en la Liga Europa y en la Supercopa.

«Adivinar a Messi es difícil, esconde mucho el balón y aguanta mucho el golpeo»

¿Le ha cambiado mucho la vida?

Un montón, pero para bien. El debut, ganar dos títulos...

¿Cómo recuerda septiembre de 2009?

«Desde los dos títulos hemos cogido poder y se nota que los rivales nos respetan más»

Fueron momentos duros. No acepté irme porque tenía la ilusión de hacerme un hueco en el Atlético. Reconozco que he tenido mucha suerte.

¿Cómo arriesgó quedándose cuando no tenía un puesto asegurado en el equipo?

Tuve mucha fe en todo. En mí, en mi familia y en el Atleti.

«Cada vez que escucho mi cántico en el Calderón se me ponen los pelos de punta»

¿A quién le está más agradecido a Abel o a Quique Flores?

Los dos me han aportado mucho, pero quizás fue Quique quien me dio toda confianza y me hizo crecer como portero.

Siempre es muy frío. Ni en su debut se sobresaltó.

No, fue porque me pilló tan por sorpresa que ni me enteré. Entré al campo y ya no sentí nervios. Es más, y a pesar de que perdimos, disfruté mucho en Oporto.

De los buenos momentos, ¿con cuál se queda?

De mi debut en el Calderón ante el Zaragoza. También de los dos títulos y de cuando perdimos la final de Copa en Barcelona y la afición se quedó en el estadio. He disfrutado mucho.

La afición del Calderón le idolatra.

Me siento uno más del equipo, un chico de la cantera. Creo que a la gente le gusta más que los jugadores sean de la cantera; pero en el Calderón nos animan a todos por igual.

Hasta ha heredado el cántico de Fernando Torres...

Cada vez que me lo cantan se me ponen los pelos de punta. Lo que siento es algo increíble.

Aseguran que su mejor cualidad es la tranquilidad que transmite.

Es una cualidad muy importante. Hay que estar tranquilo bajo la portería y así las cosas salen mejor.

¿Destacaría algo más de usted?

El saber estar en el campo.

No es un portero palomitero ni de los que miran a la grada después de una parada.

Las palomitas no son eficaces, es mejor la sobriedad.

¿Los títulos añaden más presión?

Estamos tranquilos. Sabemos que hemos hecho un año muy bueno y que la gente nos exigirá. Vamos a responder. Además, ahora tras los dos títulos, se nota que hemos cogido poder y los rivales nos respetan más.

Hoy llega Messi. ¿Qué le dice su nombre?

Para pararle hay que estar muy pegado a él, muy encima, y que tenga el día malo y nosotros muy bueno.

Imagínese que lo tiene ahora delante, ¿cómo adivinaría su remate?

Es muy difícil saber qué hará. Esconde mucho el balón y el golpeo, que lo aguanta mucho. Es complicado.

¿Esperan un Barça picado?

Vendrán muy motivados y más tras caer la semana pasada con el Hércules, pero nosotros jugamos ante nuestra gente y también iremos a muerte.

Agüero sigue entre algodones, ¿hay Kundependencia'?

No. Agüero es clave pero también tenemos mucha gente por detrás de él. Tenemos un equipazo y sin él también se puede ganar y jugar bien.

¿La marcha de Jurado dejó al equipo sin recambios ofensivos?

No. Tenemos alternativas para jugar en esa zona. Diego Costa y Fran Mérida pueden hacer ese papel.

¿Son una alternativa real al Barça y el Madrid?

Creo en el Atleti y, aunque de momento trataremos de entrar en la Champions, siempre buscaremos estar lo más arriba posible.

¿Con quién tiene mejor relación en el vestuario?

Con Domínguez llevo toda la vida aquí y en la selección y me llevo muy bien. También con el Kun, Reyes... Me llevo con todos.

Usted y Domínguez suenan continuamente para la absoluta.

Ojalá podamos estar ahí los dos. Imagínese ahí en la selección. Es un sueño que todos tenemos.

¿Se ve en un futuro?

Difícil. Ahora hay tres porteros que son los mejores de España y ponen muy caro estar ahí.

¿Quién era su ídolo?

Siempre me encantó Schmeichel, el del Manchester. También Molina.

Desde joven se le compara con Van der Sar. ¿Ve similitudes?

Creo que la comparación me viene más por la altura o el color del pelo. Además, los dos somos delgaditos.

También con Casillas por su juventud y trayectoria.

Iker es lo máximo como portero, es el mejor del mundo

De él se dijo que tiene una flor. Lo mismo que de usted...

La suerte siempre es bien recibida. Un portero con suerte siempre suma.

¿Cuáles son sus hobbies?

Sobre todo pasar tiempo con la familia. También me encanta jugar a la videoconsola.

¿Cuál es el mejor consejo que ha escuchado en el fútbol?

Que mantenga la ilusión por jugar.