Publicado: 02.03.2016 13:55 |Actualizado: 02.03.2016 13:55

Algunos partidos de la Eurocopa podrían jugarse a puerta cerrada

Martin Kallen, director del torneo, ha apuntado esta posibilidad si existiese una amenaza terrorista. También se plantea cambiar las sedes sin avisar o retrasar las horas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Agentes de Policía vigilan los accesos a Saint-Denis, escenario de la inauguración y de la final de la Eurocopa, con motivo de un encuentro de rugby entre Francia e Italia. /REUTERS

Agentes de Policía vigilan los accesos a Saint-Denis, escenario de la inauguración y de la final de la Eurocopa, con motivo de un encuentro de rugby entre Francia e Italia. /REUTERS

PARÍS.- La organización de la próxima Eurocopa, que se disputará en Francia del 10 de junio al 10 de julio próximos, están barajando seriamente la posibilidad de que algunos partidos del torneo continental se disputen sin espectadores si existiese una eventual amenaza terrorista.

Martin Kallen, director del torneo, apuntó esta idea a varios medios, asegurando que los servicios de seguridad franceses están trabajando de forma conjunta para discutir las opciones en el caso de detectar una amenaza.



La UEFA mantiene estos días varias reuniones en París con todas las autoridades implicadas en el dispositivo de seguridad que se implantará durante todo el torneo, cuyo diseño está marcado por los ataques terroristas que el Daesh perpetró en la capital francesa el pasado 13 de noviembre.

El estadio de Saint-Denis, objetivo sensible

Precisamente, uno de los objetivos de los atentados fue el estadio de fútbol de Saint-Denis, donde se disputaba un amistoso entre Francia y Alemania. Los terroristas intentaron entrar al recinto y el encuentro tuvo que detenerse y todos los espectadores fueron obligados a concentrarse en el terreno de juego como medida de prevención. Los ataques causaron 130 muertos en algunos bares de París y en la sala de conciertos Bataclan.

El Stade de France, emblema del fútbol galo y donde la selección de Francia disputa sus partidos como local, acogerá el 10 de junio el encuentro inaugural entre la anfitriona y Rumanía y también albergará la gran final del 10 de julio.

Por eso, Kallen ha señalado que partidos del torneo continental podrían cambiar de estadio sin margen de aviso lo que provocaría que los partidos se jugasen sin espectadores porque "los que tuviesen entradas no tendrían suficiente tiempo para organizar un viaje y reservar un hotel". "La seguridad y organizar el campeonato tienen la prioridad sobre cualquier otra cosa", añadió. 

Y también ha apuntado que "es posible que algunos partidos se pospongan o se jueguen más tarde". Sin embargo, Kallen se ha mostrado cauteloso al respecto, ya que todavía quedan tres meses para la disputa del campeonato y "todavía no hay señales de amenaza extrema".