Público
Público

Paseando a Mister Stoner

Las Honda vuelven a dar muestras de su fiabilidad en el triunfo del australiano; Lorenzo acaba fuera del podio y Pedrosa en el suelo. La prueba de Brno resultó una de las más insulsas de la temporada ante el mal día de los dos espa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La carrera de Brno ha dejado insatisfechos a los fanáticos de las motos después del parón veraniego de las últimas semanas. A poco que a la Honda de Casey Stoner le salgan las cosas redondas y los dos españoles contribuyan a la causa la prueba se convierte en un paseo del australiano en la máquina japonesa. Son seis ya las victorias que ha conseguido en lo que va de temporada. Sólo el empeño de Jorge Lorenzo por no entregar así como así la corona deja un resquicio a su remontada en esta parte final del Mundial de Moto GP; son ya 32 puntos de diferencia después de su cuarto puesto de ayer.

La vida sonríe a Stoner. Cuenta los días para ser papá y para conseguir su segundo titulo en la gran cilindrada. Desterró esa vena macarrilla de las primeras carreras y ha tomado una careta más madura. De piloto con las ideas muy claras. No ha cedido un milímetro ante el pilotaje excelso de sus grandes rivales.

Si al balear le acompaña su porfía, a Pedrosa le abandona la fortuna. Había coloreado un viernes y un sábado perfecto. Sesiones de entrenamiento inmaculadas, sin mancha alguna en ninguna de sus trazadas. Ayer, un patinazo del tren delantero en la tercera vuelta desperdició todo ese buen trabajo. Es evidente que el catalán será el campeón esta temporada de la hipótesis. De esa teoría que imagina un año sin problemas en el hombro en el inicio, sin el percance con Marco Simoncelli en Le Mans o sin el tropezón de ayer. Pero todos estos incidentes no son un mal sueño, son la cruda realidad de un piloto que no se sacude de encima tanto incidente.

La vida sonríe a Stoner. Cuenta los días para ser papá y para conseguir su segundo titulo

Habían pasado varias semanas, vacaciones de por medio, pero Jorge Lorenzo no había olvidado esa pasada de Stoner en Laguna Seca. Así que tardó un par de curvas en devolverle la jugarreta en Brno. Su salida fue perfecta, arriesgada, pero necesita aventuras de ese tipo para enjugar la diferencia que le lleva el australiano en la clasificación. Su corazón marchó a más revoluciones que su moto, es lo que mueve al balear esta temporada. Su exagerada competitividad, pero resulta evidente que la cabalgadura con la que cuenta no está, ni mucho menos, al nivel de Honda. Una mala elección del neumático delantero alargó aún más la diferencia con la escudería rival. 'La cosa no ha ido como esperaba. Hemos sido los únicos en elegir neumático blando delante y ha sido un error. En carrera se me cerraba y he estado a punto de caerme, con lo cual no he podido mejorar esa cuarta posición'. Sin duda alguna, el mallorquín reconoció que fue su peor carrera de la temporada.

El latigazo de Lorenzo fue respondido a su estilo por Dani Pedrosa; tan eficaz como académico. No necesita las piruetas de sus rivales para estar en la cabeza de las carreras. Mandó el grupo un par de vueltas hasta que en una maniobra en apariencia intrascendente patinó con su moto por el asfalto de Brno. Ahí fue el comienzo del paseo de Stoner.

Un apacible girar y girar por el trazado de la República Checa porque Jorge Lorenzo se atascó con su Yamaha. De los sietes primeros de la carrera era el de tiempos más lentos, así que bajó hasta el cuarto puesto superado por Andrea Dovizioso y Marco Simoncelli.

Al fin el melenas italiano consiguió subir al podio de Moto GP. Ahora con más calma reconoce que sus bravuconadas de comienzo de curso fueron contraproducentes. Nadie puede salir indemne de ese aguacero de críticas por muy pasota que parezca. Fuera ya del foco principal, ha conseguido lo que hace mucho debería haber conseguido. Fue lo segundo más llamativo de la entrega de premios. Antes resultó muy extraño no ver a ningún español por allí.

En Moto2, el italiano Andrea Iannone (Suter) logró su segunda victoria de la temporada, por delante del español Marc Márquez (Suter) y del alemán Stefan Bradl (Kalex), líder del mundial, que tuvo que ceder ante sus rivales.

Antes de iniciarse la prueba ya se produjo la primera baja notable, pues Julián Simón (Suter), que se probó en los entrenamientos libres para ver cual era su situación física real, optó por no disputar la carrera y regresar cuanto antes a Madrid para ponerse en manos del doctor Ángel Villamor.

Julian Simion no disputó la carrera por sus lesiones

Una fractura de un dedo y un fuerte golpe en el costado le impedían moverse fácilmente sobre la moto y ello unido a que debía salir el último al no conseguir un tiempo de entrenamientos le hicieron adoptar la decisión de no correr en Brno. El alemán Sandro Cortese (Aprilia) fue el vencedor en los 125 c.c.

y, de paso, le echó una 'mano' a Nicolás Terol al doblegar a su máximo rival, el francés Johann Zarco (Derbi) en la última vuelta.

Nicolás Terol (Aprilia) se tuvo que retirar de la carrera por problemas mecánicos cuando lideraba la misma en la novena vuelta y con la desesperación propia de una fatalidad frente a la que nada pudo hacer.