Público
Público

Pasión por Cristiano

80.000 personas abarrotaron el Bernabéu para asistir en directo a la presentación del crack portugués. "Una, dos y tres... ¡hala Madrid!", gritó Ronaldo, tras invitar a todos los aficionados a hacerlo con &ea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cristianomanía se ha desatado. Tal y como esperaba el Real Madrid, la puesta de largo del portugués superó en expectación mediática y en número de aficionados a la de Kaká, y deja un registro muy difícil de superar en el futuro para cualquier otro galáctico que presente Florentino Pérez. Las 80.000 personas que se dieron cita para dar la bienvenida a Cristiano Ronaldo disfrutaron de una tarde de fútbol, pero sin fútbol. Otro baño de madridismo del que Florentino estará orgulloso.

Desde muy temprano comenzaron a llegar hasta la puerta cero del Bernabéu los primeros aficionados que más tarde abarrotarían las gradas del estadio. Más de siete horas de espera para coger un buen sitio donde asistir al estreno del luso como madridista. Pasado el mediodía, ya había más de 5.000 aficionados merodeando el Bernabéu, principalmente la tienda oficial del club en el estadio. Especialmente eran jóvenes, la mayoría mujeres, que preguntaron desde temprano por la camiseta que vestirá Cristiano. El club, a pesar de todo, no sacó a la venta su elástica hasta minutos después de su presentación y la que se agotó fue la de Kaká. Aún así en el club están convencidos de que será Cristiano, y no el brasileño, quien genere más ingresos derivados de la explotación de su imagen.

Y es que Ronaldo resume en un mismo jugador muchas de las cualidades que tuvieron los otros grandes fichajes de Florentino. Es Balón de Oro como Zidane, mediático como Beckham, goleador como Ronaldo y portugués como Figo. Un atleta con una gran capacidad de superación y una persona especialmente ambiciosa. Cristiano sueña con ser uno de los más grandes de la historia del fútbol y sabe que, gran parte de ello, dependerá de lo que haga en sus seis temporadas de blanco. El portugués pasa, además, a convertirse en el futbolista mejor pagado del mundo cobrando 13,5 millones de euros por cada una de las temporadas.

El día de ayer era muy esperado por Cristiano, quien confesó que su sueño desde niño era jugar en el Real Madrid. Un allegado del portugués, de los que se desplazó con él ayer desde Lisboa, comentó a Público que 'Cristiano estaba nervioso con este momento'. Según su amigo el nuevo jugador blanco andaba 'algo inquieto con la presentación y no paraba de hacerse preguntas sobre el número de aficionados que irían a recibirle'. Aún así, Cristiano siempre fue comedido en sus expectativas. 'Me conformo con que vengan 30 ó 40 mil personas a verme', insistía una y otra vez. Se quedó corto. El delantero tenía grabada en su mente la presentación de Kaká y aguardaba expectante la suya. 'Él no pudo ver en directo la de Kaká pero vio las imágenes desde Los Ángeles y alucinó', indicaban sus amigos desplazados ayer hasta la capital.

Pero Cristiano comprobó desde su llegada a Madrid, a las 12.30 horas, que ayer era su día. Tras aterrizar en un vuelo privado desde Lisboa acudió directamente a la Clínica Sanitas La Moraleja para pasar el reconocimiento médico. A su llegada (con camiseta blanca, vaqueros y una chaqueta de cuero roja bajo el brazo) hizo sus primeros saludos al centenar de seguidores que aguardaban su llegada. Estuvo apenas 30 minutos en compañía de Carlos Díez (jefe de los servicios médicos del club), ya que sólo tuvo que pasar un estudio biomecánico. El resto de pruebas físicas las hizo durante sus vacaciones en California, y al restaurante Puerta 57 del Bernabéu para comer en compañía de su familia, amigos y Jorge Valdano, director general del Madrid.

Tras la comida, se dirigió a reposar al hotel donde se hospedará estos días, mientras encuentra casa, para regresar al estadio a estampar su firma y enfundarse por vez primera su nueva equipación.

El portugués comentó por la mañana que tenía una sorpresa preparada. Fue invitar al Bernabéu a contar con él hasta tres y gritar todos juntos ¡hala Madrid! Así lo hizo, lo cual elevó aún más el volumen de pasión y admiración de la grada hacia un futbolista tremendamente mediático. Junto a Beckham, que también llegó al Madrid procedente del Manchester United, sin duda el que más expectación ha levantado a nivel mundial.

30.000 personas más
Si la presentación de Kaká marcó un hito para el madridismo al meter en el Bernabéu a 50.000 personas, la de ayer rebasó con mucho la del brasileño. Cristiano congregó a 80.000 espectadores y 5.000 más se quedaron con las ganas de entrar y siguieron la presentación desde una pantalla instalada en las inmediaciones del Bernabéu. También superó la presentación de Maradona en Nápoles en 1984.

Cristiano tocó balón
La presentación de Kaká sólo tuvo palabras y en ningún momento el brasileño entró en contacto con el balón, cosa que sí hizo el jugador portugués, que deleitó a la afición con algunos toques.

Eusebio estuvo presente
En la presentación de Kaká, el escenario lo presidían en solitario Florentino Pérez y Alfredo Di Stéfano. Ayer, sin embargo, otro histórico del fútbol mundial, el portugués Eusebio, acompañó a su compatriota Cristiano.