Publicado: 24.04.2015 13:48 |Actualizado: 24.04.2015 13:48

El patinador Javier Fernández, ambicioso: "El oro olímpico está
en mi mano"

Sobre su reciente título de campeón del mundo en Shanghai, el español asegura que "cuando consigues un sueño necesitas tiempo para creértelo". Cree que tardará en volver a España.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Javier Fernández en el desayuno informativo en el que ha partido este viernes. /EP

Javier Fernández en el desayuno informativo en el que ha partido este viernes. /EP

MADRID.- El patinador español Javier Fernández aseguró este viernes que su mayor motivación ahora es ahora conseguir una medalla olímpica en Pyeongchang en 2018, dejando claro que trabajará para colgarse un oro que considera que está en su "mano" si sigue "al mismo ritmo" estos tres próximos años.

"Ser campeón olímpico es a lo más alto que puedes llegar. Los juegos son algo extremo y son otro sueño, realmente quiero una medalla. Trabajaré para el oro, pero no sé si lo conseguiré. Va a ser duro, pero creo que está en mi mano, si trabajo bien estos tres años y al mismo ritmo se puede conseguir", aseguró Javier Fernández, en los 'Desayunos Deportivos de Europa Press', patrocinados por 'Repsol', 'LAE' y 'liberbank'.



El madrileño reconoció que los Juegos de Verano son "muchísimo más grandes" y que eso en algo que "también" quieren cambiar, pero no sabe si una medalla en el evento "cambiaría algo" para su deporte, "que no es de los conocidos".

Tras el oro Mundial, ¿y ahora qué?

Sobre su gran éxito de hace un mes en Shanghai, confesó que tuvo "una sensación extraña" cuando se dio cuenta que era campeón del mundo. "No te lo llegas a creer. Cuando te pones una meta y la consigues estás orgulloso, pero cuando es un sueño y lo consigues, necesitas tiempo para creértelo y es lo que me pasó a mí", afirmó.

"En el Programa Largo había quedado segundo, pero cuando lo juntaron con el Corto me vi primero y me vino más de sorpresa. No me acuerdo y lo tuve que ver en vídeo, hasta que no lo vi no dije 'Madre mía'", rememoró con una sonrisa.

Además, el triple campeón de Europa confesó un momento de duda tras ganar el oro mundial. "Me dije: 'Ahora qué pasa, qué tengo que hacer. Seguir patinando, dejarlo,...' No sabía lo que iba a pasar y luego pensé que si tienes un oro por qué no dos, que si tienes tres Europeos por qué no cuatro, y sobre todo los Juegos, son el objetivo más principal que tengo en la cabeza", subrayó.

En el Mundial, durante el Largo, tuvo un pequeño error, pero el patinador español advirtió que cuando compiten de lo que están "asustados es de hacer un mal programa" y no de caerse. "Es lo que nos pone más nerviosos, en cuatro minutos nos lo jugamos todo", indicó.

"Nadie puede ganar tanto como Plushenko"

El deportista madrileño afrontó el programa con "una pequeña oportunidad" de ser campeón y apuntó que su entrenador, Brian Orser, "también" lo sabía. "Pero no me lo quiso decir", aclaró.

"Cuando me pasó creí que el primero y el segundo se me habían ido, porque anteriormente habían patinado dos de los mejores del mundo y no sabía lo que habían hecho porque no lo vemos. Fue un poco duro, pero lo olvidé y pudo completarlo perfectamente. En este deporte es importante que puedas tener un fallo e intentar hacerlo lo mejor posible para equilibrarlo un poco. Si los demás componentes son estupendos haces la balanza", añadió.

Por otro lado, no vio con malos ojos la vuelta del ruso Evgeny Plushenko. "Nadie va a conseguir tanto como él. Es como si hablásemos de un Nadal, que lo ha ganado todo y sigue y sigue. Ha tenido muchas lesiones, operaciones, problemas de espalda, pero quiere seguir. Es un patinador de alto nivel y si trabaja duro se puede poner en el podio con 32 o 33 años, así que tengo que entrenar sabiendo que si vuelve no me puede pasar", aseveró.

El crecimiento del patinaje en España

Fernández, ahora afincado en Toronto (Canadá), explicó cómo fueron sus inicios al otro lado del Atlántico cuando se marchó para evolucionar en el patinaje. "Me costó mucho empezar, aprender cómo en otro país se mueve la vida cotidiana". El mejor patinador español de la historia declaró que volverá "a España en un futuro", aunque no será hasta el final de su carrera deportiva, ya que hoy en día "tiene que evolucionar mucho en este deporte en España, es lo mejor para mí", reflexionó el campeón mundial.

A pesar de los éxitos de Javier Fernández, "muchas personas en España no conocen este deporte", dijo el patinador español, que reconoció que "cada medalla es una oportunidad más para que la gente lo vea".

Entrenado por el canadiense Brian Orser, y compañero y amigo del campeón olímpico en Sochi, el japonés Yuzuru Hanyu, al que batió en los Mundiales de Shanghái, describió su relación como "si fuese un segundo entrenador". Asimismo, habló de su grupo de entrenamiento en Toronto como "una gran familia".

Con 24 años, Javier Fernández no sabe hasta donde llegará su carrera deportiva. "Los patinadores llegan a los 27 o 28 años, con excepciones, no sé hasta qué punto llegaré", expresó el triple campeón europeo.

La situación del patinaje artístico en España sigue siendo difícil, ya que "es un deporte nuevo en nuestro país", dijo Javier Fernández, quien añadió: "No podemos pedir magia ni maravillas, necesitamos que el patinaje vaya creciendo poco a poco, y cada vez tener más pistas de hielo".

Sin embargo, Javier Fernández ya trabaja para sentar la bases de un futuro para su deporte en España. "Tenemos un campamento de verano, es la primera vez que estoy involucrado en hacer algo. Se trata de un cursillo donde niños de cierto nivel pueden venir y entrenar con Brian. Es algo muy positivo para España", adelantó Fernández.