Público
Público

Patriots y Giants, frente a frente en la Super Bowl más grande

El equipo de Nueva Inglaterra aspira a batir el récord de victorias en una temporada de NFL ante los de Nueva York, que no tienen nada que perder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No hay duda, esta vez, la gran final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), su cuadragésima segunda edición de la Super Bowl, va a ser la más grande de la historia con los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Gigantes de Nueva York de protagonistas.

Todos han reconocido, pero especialmente los Patriotas, que no se trata de conseguir un título más de campeones, que en su caso sería el cuarto en siete temporadas, algo que sólo han podido lograr hasta ahora dos equipos, sino que es mucho más que eso lo que está en juego, se trata de su propio legado, el de la perfección.

La 'perfección' contra la 'revelación'

Los Patriotas han llegado a la gran final con marca perfecta de 18-0, nadie hasta ahora había conseguido tal hazaña en la NFL, los Delfines de Miami hicieron 17-0 en 1972 y también ganaron el título de Super Bowl, pero ya están superados en el número de victorias.

Los Gigantes son conscientes que ellos también van a formar parte de la historia sea cual sea el resultado final, aunque un triunfo, en su caso no solo les daría el tercer título de Super Bowl, en cuatro participaciones, sino que formarían parte de la gran leyenda de haberles quitado la 'perfección' a los Patriotas.

Más interés y atracción tiene el Super Bowl cuando los equipos que se enfrentan son los mismos que en el último partido de la temporada regular ya protagonizaron también el mismo dilema. Definir si los Patriotas eran capaces de mantener el invicto, algo que sólo lograron gracias a las genialidades de Brady en el cuarto periodo y que les permitió ganar en la recta final por 38-35.

Grandes duelos en todas las líneas 

Asi, aunque los pronósticos y las apuestas están a favor de los Patriotas por 12 puntos arriba, si hay un equipo que puede ganarles es sin discusión los Gigantes y eso lo sabe Brady. Símbolo de la perfección de los Patriotas, que llega al partido con la incógnita de si está completamente recuperado de la ligera torcedura de tobillo que sufrió en el anterior partido ante los Cargadores de San Diego.

Su rival será el joven Eli Manning, el hermano menor de Peyton Manning, el mismo que el año pasado le quitó la posibilidad de estar también en el Super Bowl.  El menor de los Manning ha sido precisamente una de las razones por la que los Gigantes se han convertido en el tercer equipo que siendo 'wildcard' lograron ganar fuera de su campo los tres partidos consecutivos de la fase final.

Manning ha estado muy seguro y preciso con sus pases en los tres partidos anteriores para colocar cuatro de anotación, sin que le hayan interceptado ningún balón, pero ante Brady será un duelo del 'perfecto' y experimentado contra el novato.

La dirección técnica será responsabilidad de Bill Belichick del lado de los Patriotas y Tom Coughlin con los Gigantes, ex compañeros que vuelven a verse de nuevo, pero ahora como rivales. Belichick, el entrenador inmutable, frío, impenetrable se enfrentará al que más se expresa y grita a sus jugadores, aunque haya modificado su temperamento para conseguir el gran milagro de llegar a los Gigantes al Super Bowl.

Por si todo lo anterior no fuese suficiente para que el partido se presente como el mas grande de la historia, por primera vez en la NFL, el árbitro principal que dirija el Super Bowl será afroamericano.  Se trata de Mike Carey, un veterano de 18 temporadas, que también es consciente que está ante el partido más importante de su vida, porque su trabajo va a tener una repercusión que va a ir más allá de si lo hizo bien o mal, sobre todo en este año electoral tan especial e histórico.