Público
Público

Pedro firma, Cesc y Bojan esperan

El canario renueva con el Barcelona hasta 2016

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un mero acto protocolario inmutó la calma chicha que reina en el Barcelona, preparados como están los negociadores del club para afrontar un largo verano. Sin otra novedad que comentar, la expectante parroquia azulgrana se contentó ayer con la rúbrica de Pedro Rodríguez sobre su nuevo contrato, un blindaje en toda regla contra los petrodólares, y con la pura especulación. 'El club sigue confiando en mí y eso es muy importante', celebró el delantero canario en los medios del club, tras firmar el documento que le liga al Barça hasta 2016, mejora su sueldo y tasa su libertad en 150 millones de euros.

Junto a la rúbrica de Pedro, aparecía también la de Sandro Rosell que, de momento, no ha firmado ningún fichaje. El primero será el de Kiko Femenía, que ayer se despidió del Hércules para abrazar la disciplina del Barça B. 'Esta oportunidad me ha llegado gracias al Hércules; espero aprovecharla', señaló el defensa después de que el club azulgrana pagara dos millones de euros (más 1,5 en variables) por su traspaso para las tres próximas temporadas.

No parece que el presidente del Barça vaya a rubricar muchos más documentos de manera inmediata, acaso un traspaso, el de Bojan al Roma. Cansado ya de la demora, el delantero aguarda con cierta impaciencia la oficialización de su pase al equipo que dirigirá Luis Enrique. Tiene ganas de sincerarse y de reencontrarse 'con el Bojan de siempre'. 'Me habría gustado marcharme con mejor sabor de boca', admitió Bojan, en declaraciones a RAC1. 'Hay otros caminos ilusionates y mi objetivo es volver a creer en mí mismo', remachó.

El camino que ilusiona a Cesc Fàbregas es el del Barça, pero el Arsenal se lo sigue minando. El club inglés iniciará pasado mañana su gira asiática y no se sabe aún si con o sin el catalán. El medio, con problemas musculares, sigue entrenándose aparte. Y el Barça, que según Rosell podría convertirse el próximo curso en el club con más ingresos del mundo (470 millones), no está dispuesto a complacer a Wenger con los 45 millones de euros que pide por su capitán.