Publicado: 21.08.2015 15:03 |Actualizado: 21.08.2015 15:03

Pekín examina al atletismo español a un año de los Juegos de Río

De los 41 atletas que representarán a nuestro país, solo dos tienen opciones claras de medallas: el marchador Miguel Ángel López y la saltadora de altura Ruth Beitia

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
El vallista brasileño Hugo de Sousa, durante un entrenamiento en el estadio del Nido del Pájaro, donde tendrá lugar el Campeonato del Mundo de Atletismo. EFE/Lavandeira jr

El vallista brasileño Hugo de Sousa, durante un entrenamiento en el estadio del Nido del Pájaro, donde tendrá lugar el Campeonato del Mundo de Atletismo. EFE/Lavandeira jr

PEKÍN.-  El atletismo español pasará a partir de mañana en Pekín su último gran examen antes de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde intentará borrar el recuerdo de las cero medallas de Londres 2012.

De los 41 atletas convocados para competir en el Nido de Pájaro aparentemente sólo hay dos con opciones claras de medallas. Son el marchador Miguel Ángel López y la saltadora de altura Ruth Beitia, los dos únicos que lograron subir al podio -ambos bronce- hace dos años en el Mundial de Moscú.

"Yo firmaba repetir lo de Moscú, las dos medallas, y luego otros tres finalistas", dijo el director técnico del equipo español, Ramón Cid.



López, de 27 años, saldrá el domingo en busca de un metal en los 20 kilómetros marcha. Pero no se conforma con el bronce. "Voy a luchar por lo máximo. Hace dos años gané la medalla de bronce y ahora voy a pelear por mejorar eso", dijo hoy el marchador, actual campeón europeo de la distancia.

"A priori no me conformo con otro bronce, vengo a mejorarlo. Si se puede ganar, mejor", agregó. "Me he preparado muy bien, llego muy bien de forma. Esta última parte del año ha ido muy bien, intentando llegar fresco aquí. Los últimos entrenamientos han sido muy buenos".

La última medalla de oro que ganó España en unos Mundiales fue la de Marta Domínguez en los 3.000 metros valla en 2009

Junto a su entrenador, José Antonio Carrillo, el español reconoció el miércoles el trazado por el que luchará contra los asiáticos, sus grandes rivales.

"Miguel Ángel está con una solidez descomunal, pero estamos en China, hay chinos. Y los japoneses han puesto mucho énfasis también en la marcha", analizó Cid.

Para ver a Beitia en acción habrá que esperar hasta el sábado 29. La española vive un momento dulce a pesar de sus 36 años y de que se retiró en 2012 tras finalizar cuarta en los Juegos de Londres. Reconsideró su decisión y difícilmente le pudo salir mejor.

"Desde que se retiró no ha parado de ganar cosas", bromeó Cid sobre la veterana atleta, campeona de Europa y bronce mundial tras su regreso. "Le sigue encantando, es feliz entrenando y encima salta un montón. Está para ganar medallas, es admirable".

Beitia es capitana del equipo junto al incombustible José Ángel García-Bragado, que a sus 45 años disputará en Pekín su duodécimo Mundial consecutivo, récord absoluto.

"Vengo a competir, no por el récord", dijo un sosegado Bragado, que fue de los primeros en aterrizar en Pekín a pesar de que su prueba, los 50 kilómetros marcha, no se corre hasta el próximo sábado.

En Stuttgart 1993, Bragado consiguió el segundo oro español en los Mundiales, apenas unos días después de que Valentí Massana se impusiera en los 20 kilómetros marcha. Desde entonces sólo llegaron cinco más.

Miguel Ángel López, ganador de un bronce hace dos años: "Llego muy bien de forma. Voy a pelear por mejorarlo"

El último fue el de Marta Domínguez en los 3.000 obstáculos en Berlín 2009, una medalla bajo sospecha. La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) y la Agencia Mundial Antidoping (AMA) aseguran que parámetros anómalos registrados en su pasaporte biológico indican el consumo de sustancias prohibidas. Sin embargo, la atleta lo niega y fue absuelta por la federación de su país.

La medalla, incluso el oro, es una posibilidad real para Beitia y López. No así para el resto de los atletas españoles, que están lejos de las mejores marcas en sus respectivas categorías.

Diferente debería ser el balance dentro de un año en Río, donde España espera contar con el saltador de longitud Eusebio Cáceres y el vallista Orlando Ortega, de los mejores del mundo en sus pruebas.

Cáceres, cuarto en Moscú 2013 a un centímetro del bronce, se perdió la competición de Pekín por una lesión, en tanto que Ortega está todavía ultimando los trámites para recibir el pasaporte español tras abandonar la disciplina del equipo cubano.