Público
Público

El penúltimo rugido de Llorente

El delantero revoluciona el ataque del Athletic, que empata 3-3 contra el Espanyol tras ir perdiendo 2-0. Victoria de la Real contra el Zaragoza. Empates en el Granada-Deportivo y Osasuna-Mallorca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos partidos este domingo y dos empates. En Cornellà el Athletic de Bilbao empató a tres contra el Espanyol en un partido en el que Fernando Llorente disputó sus primeros minutos esta temporada y marcó nada más saltar al campo. Ya por la tarde Granada y Deportivo también firmaron tablas (1-1) en Los Cármenes y lo mismo hicieron Osasuna y Mallorca (1-1). 

El Athletic de Bilbao logró sacar un punto de su visita a Barcelona en un encuentro que iba perdiendo por 2-0. Bielsa planteó una marca personal sobre Verdú pero en una acción en la que se liberó y asistió para Javi López, este definió con clase en el 18. El Espanyol tenía a su favor el marcador y Longo: en el minuto 40, solo ante el meta, recibió un pase perfecto por alto de Rui Fonte, lo bajó con suavidad, regateó a Iraizoz y falló el control final.

No fue el último intento del Espanyol ante un Athletic que ya esperaba la media parte. Faltaba otro, esta vez el del 2-0. Longo se resarció de su error anterior. El italiano, tras una jugada personal, estrelló el balón en el meta, aunque controló el rechace y le cedió el balón a Verdú. El catalán empujó el segundo en el 43.

Ningún técnico modificó su planteamiento en el descanso. El único cambio fue la entrada de Ibai por De Marcos y, precisamente, de las botas del primero salió el 2-1 a los tres minutos tras la reanudación. El joven delantero sacó una falta que Aduriz remató de cabeza, picado y con fuerza. Su potencia no encontró oposición.

A falta de media hora, nadie especulaba. Toda la artillería estaba en el césped: entraba Stuani por el Espanyol y Llorente por el Athletic. El internacional se estrenaba esta temporada y el primer balón que tocó fue gol. El '9' le ganó la espalda a los centrales y batió a Cristian Álvarez con un tiro raso y cruzado. Llorente no sólo consiguió el empate a dos en el 72, sino que dinamizó todo el ataque vasco.

Cuando el efecto Llorente empezó a disiparse, los catalanes recuperaron protagonismo. Y el partido enloqueció en dos minutos. Primero apareció Wakaso, con un pase visionario desde el círculo central a Longo, que superó al portero. El italiano, sin embargo, fue expulsado al recibir la segunda amarilla.

Entre la alegría del 3-2 y el enfado por jugar con diez, Aduriz, justo en la siguiente jugada, firmó un gol tremendo desde la frontal. La volea del punta empataba el choque, que vivió una recta final con todo: expulsión de Pochettino y polémica por una falta en la frontal de Amorebieta que el árbitro sancionó con amarilla.

Granada y Deportivo han empatado (1-1), un resultado que deja a los gallegos en los puestos altos de la clasificación, mientras que los nazaríes continúan sin conocer la victoria esta temporada. El estadio granadino registró una de las peores entradas en lo que lleva el equipo en Primera y los andaluces echaron de menos el calor de su público.

Los jugadores se contagiaron del ambiente. Tanto a gallegos como granadinos les costó entrar en juego y las ocasiones se hacían esperar. Eran los rojiblancos los que llevaban el control de partido pero sin crear ningún tipo de peligro sobre la portería de Aranzubía. Pese a ello, el público empezaba a cansarse y los pitos llegaron poco a poco.

El Deportivo parecía contento con la marcha del encuentro. No tenía la posesión pero no sufría lo más mínimo para mantener el 0-0, así que poco a poco fue adelantando sus líneas. El centro del campo acabó siendo blanquiazul mediada la primera mitad pero las ocasiones seguían llegando con cuentagotas, hasta que Mainz y Toño se pusieron de acuerdo para fabricar el gol del Depor. El central le hizo una cesión al cancerbero, que no acertó a despejar bien el balón y Oliveira se aprovechó para subir el 0-1 al marcador, a portería vacía.

El luso le ponía las cosas muy complicadas al cuadro de Anquela, que salía con muchas ganas de conseguir el empate tras el descanso. Sin embargo, Oliveira estuvo muy cerca de ampliar diferencias con un 'gol fantasma' tras un disparo que se estrellaba en el larguero. El Granada controlaba pero seguía sin crear demasiado peligro y los gallegos se encontraban cada vez más cómodos, hasta el punto de que las mejores ocasiones caían de su lado.

El centro del campo era rojiblanco pero la conexión del conjunto de Anquela con los hombres de arriba era inexistente. Sin embargo, los cambios del jienense tuvieron su efecto sobre el terreno de juego y Floro Flores aprovechaba uno de los pocos despistes de la zaga blanquiazul para poner el 1-1 en el marcador. Quedaban aún diez minutos de partido y los granadinos buscaron por todos los medios la remontada pero no consiguieron marcar más goles.

También hubo empate entre Osasuna y Mallorca en el Reyno de Navarra con tantos del navarro Kike Sola y del israelí Tomer Hemed en la segunda parte, dentro de un encuentro de mayor control local y en el que ambos equipos jugaron con diez jugadores desde el minuto 33 por las expulsiones de Llorente y Nunes.

Los goles no llegaron hasta la segunda parte. Osasuna llevó la iniciativa del juego, ante un Mallorca bastante conservador que daba por bueno el empate. Aouate desbarató un zurdazo de Cejudo, pero nada pudo hacer ante el remate de cabeza de Kike Sola a centro desde la izquierda de Lamah, los dos cambios que introdujo Mendilibar para buscar la victoria (1-0, m.69).

El conjunto balear cambió su mentalidad, también Osasuna, y tras un larguero en una falta desde lejos botada por Márquez consiguió el empate en un saque de esquina del propio Márquez que cabeceó a gol Hemed (1-1, m.78). Joao Víctor mandó el balón al larguero en un libre directo en el minuto 84 y Osasuna buscó hasta el último momento la victoria, pero se tuvo que conformar con un punto, el primero de la temporada.

La Real Sociedad sumó su segundo triunfo de la temporada tras sufrir ante el Zaragoza en el primer tiempo y resolver en el segundo con goles de Iñigo Martínez y Carlos Vela. El conjunto aragonés ofreció una buena imagen de inicio, cuando llegó a dominar al cuadro local, que sufrió en un remate de Hélder Postiga desviado con algún apuro por Claudio Bravo. Abraham metió el miedo en Anoeta instantes después en otra oportunidad para los visitantes.

Parecía que el equipo de casa era el de Manolo Jiménez ante la inacción de un conjunto donostiarra que echó en falta al lesionado Xabi Prieto y que vio como sus jugadores más carismáticos -Vela y Griezmann- estaban totalmente oscurecidos. Tan poca luz tenían los donostiarras, que un remate a bocajarro de Griezmann motivó una reacción desmedida en la grada, en lo que supuso todo el peligro generado por la Real en la primera mitad.

Los locales sólo podían mejorar y así fue en una segunda mitad, en la que su juego fue más intenso y en la que se beneficiaron de los problemas que tiene el Zaragoza en las jugadas a balón parado. Un saque de esquina rematado por el central Iñigo Martínez permitió a los blanquiazules tomar ventaja.

Las resistencias del Zaragoza cedieron de forma definitiva instantes después, al cometer Paredes un claro penalti sobre Carlos Vela que el delantero mexicano se encargó de convertir con habilidad. No hubo ya partido y sólo algún chispazo aislado de Hélder Postiga pudo haber permitido al Zaragoza meterse en el encuentro, algo que no ocurrió, y los donostiarras no pasaron ya apuros para sumar su segundo triunfo.