Publicado: 16.11.2016 20:54 |Actualizado: 17.11.2016 11:12

El calvario del árbitro del Atlético-Real Madrid con su menisco

David Fernández Borbalán tuvo que operarse en verano del menisco interno de su rodilla izquierda, el mismo que le apartó casi una temporada entera hace tres años. "Siempre se aprende de las lesiones", reconoce a 'Público'.  El sábado impartirá justicia en el derbi.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El árbitro David Fernández Borbalán ante el portero Diego Alves en un partido de Liga en 2014. /AFP

El árbitro David Fernández Borbalán ante el portero Diego Alves en un partido de Liga en 2014. /AFP

Mucho se ha escrito acerca de Fernandez Borbalán desde que el pasado jueves se conociese su designación como árbitro para el primer derbi madrileño de la temporada en el Vicente Calderón. Lo que poca gente sabe es que este derbi tiene una especial significación para el colegiado internacional almeriense que forma parte del grupo de élite de colegiados de la UEFA. Tanto este encuentro como el resto de designaciones que le han ido surgiendo desde que arrancara “su” temporada 2016-2017.

Y digo 'su' temporada porque David Fernández Borbalán no pudo estrenarse como el resto de sus compañeros con el arranque liguero del pasado mes de agosto. Él tuvo que esperar hasta la tercera jornada liguera, concretamente en el Real Madrid-Osasuna del Santiago Bernabéu, para poder hacerlo. El veterano colegiado andaluz no pudo pasar las pruebas físicas de la pretemporada de Santander junto al resto de sus compañeros y tuvo que esperar hasta finales de agosto para poder hacerlo coincidiendo con el primer parón de selecciones. Y todo porque Borbalán ha tenido que pasar por quirófano este pasado verano. Y lo ha hecho, la igual que sucediera hace varias temporadas, por culpa del menisco interno de la pierna izquierda.



Todo empezó el 2 de octubre del 2012. Ese día el colegiado español pitaba el partido de Liga Europa entre el Anzhi ruso y el Liverpool. En una carrera se topó con una zona sin césped y, para no evitar la caída, decidió echar todo el peso de su cuerpo sobre la pierna izquierda. El colegiado continuó pitando y terminó dicho partido con la rodilla totalmente inflamada. Allí empezó un pequeño calvario para el considerado mejor arbitro de la temporada 2011-2012 en Primera División. No en vano fue el elegido para pitar la final de Copa entre disputada en el Vicente Calderón entre el Athletic Club de Bilbao y el Fútbol Club Barcelona que acabó con victoria azulgrana.

No cabe duda que este contratiempo freno tímidamente la meteórica progresión del joven arbitro almeriense. Calvario que le llevó a estar fuera de los terrenos de juego durante prácticamente seis meses. Durante ese tiempo su vida se resumió a estar entre las sesiones de recuperación y los masajes. Pero siempre atento al fútbol y a sus compañeros. Por fin Fernández Borbalán pudo volver a su actividad arbitral a finales de la temporada 2012-2013.

Algo que no ha dejado de hacer estas últimas tres temporadas logrando además el reconocimiento de UEFA y pasando a formar parte del grupo selecto del continente europeo junto a otros colegiados como Undiano Mallenco, Mateu Lahoz o el recién retirado Velasco Carballo.

Pero el “maldito” menisco de la rodilla izquierda volvió a cruzarse de nuevo en la carrera de Fernández Borbalán a finales de la temporada 2015-2016. Otra vez la misma pierna pero una rotura distinta a la producida hace ahora prácticamente tres años. Esto obligó a David Fernández Borbalán a tener que pasar por el quirófano, a tener que “recordar” los momentos más ingratos de la carrera de cualquier profesional.

¿Cómo afronta un árbitro una lesión?

Fernández Borbalán habla de su última lesión: "De un día para otro me dijeron que me tenían que operar. Concretamente fue el pasado 8 de julio"

PÚBLICO se puso en contacto con el colegiado hace unas fechas, antes de conocerse su designación y nos lo explicaba de esta manera: “Fue cuando retomé los entrenamientos después de un pequeño descanso tras las vacaciones. De un día para otro me dijeron que me tenían que operar. Concretamente fue el pasado 8 de julio”.

Pero por suerte esta vez la recuperación ha ido mucho mejor, más rápida y según los tiempos previstos. “La verdad que fue todo genial. Tengo que darle las gracias al doctor Ruiz Molina. En apenas 15 o 20 días ya estaba corriendo y el 10 de agosto estaba pasando las pruebas en UEFA”.

Hasta el punto que el colegiado almeriense pasaba las pruebas físicas en España el pasado 1 de septiembre reintegrándose a la dinámica de grupo desde principios de septiembre.

"Se me vino encima de repente todo lo que había pasado con la primera lesión porque además era el mismo menisco"

"Se me vino encima de repente todo lo que había pasado con la primera lesión porque además era el mismo menisco", rememora sobre los temores que tuvo en esta segunda ocasión. Pero también reconoce que la experiencia del anterior lesión le permitió afrontar este nuevo inconveniente con otra filosofía. "Es verdad que siempre se aprende de las lesiones. Y la mía no es una excepción. Hace tres años era la primera vez que me metía en un quirófano. Entonces quizá me desesperé un poco, las ganas de volver. Pero esto me enseñó a ser psicológicamente más fuerte y afrontar esta lesión con otra actitud. Además ha ido todo fenomenal”.

Este miércoles David pasó su primer examen de la semana superando las pruebas físicas arbitrales

Además, su regreso fue por todo lo alto porque su segunda designación le supuso pitar el primero de los grandes partidos de la temporada. El Barça-Atlético de la quinta jornada disputado en el Camp Nou y que acabó en empate a uno. En la sexta jornada pité el Leganés-Valencia (1-2). Dos semanas después fue designado para el empate a cero entre La Palmas y el Espanyol. Su último partido dirigido hasta la fecha ha sido la victoria 2-1 del Eibar ante el Villarreal de la décima jornada. Fernandez Borbalán también ha sido designado para dirigir dos encuentros de Liga de Campeones y otro de selecciones internacionales.

Este miércoles David pasó su primer examen de la semana superando las pruebas físicas arbitrales, las cuartas desde la operación dejando claro, como nos comentaba hace unas fechas, que la “lesión está totalmente olvidada”.

Pero este David Fernández Borbalán es un árbitro mucho más maduro, psicológicamente muy fuerte y que intenta disfrutar de cada partido que pita. Son ya 13 años en la élite del fútbol profesional español. Por eso y, considerando que le queda una temporada y media en Primera antes de retirarse por edad, para David es “algo muy especial poder seguir pitando en la élite y sobre todo si te dan partidos de gran trascendencia”. El sábado tiene el derbi madrileño que, por todas estas razones expuestas, será muy especial.