Público
Público

Entre Pepe y el alirón

El Real Madrid, en plena guerra civil entre Mourinho y sus jugadores, necesita ganar al Málaga para no otorgar la Liga al Barça. El Atlético quiere amarrar ya la plaza directa de Champions en Vigo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Málaga llega en medio de una tormenta. El equipo con el que se inició todo. En aquel partido el Real Madrid perdió en La Rosaleda y Mourinho sentó a Casillas. Fue el principio de la Liga del Barça y de las hostilidades entre el portugués y buena parte de sus jugadores. Esta noche (21:30 horas) podría ser el colofón. Pero no solo eso, la tensión alimentada en los últimos días entre técnico y plantilla hacen que un resultado que no sea la victoria haga de mecha que prenda la pira madridista. El Santiago Bernabéu ya le recibirá con pitos, que podrían acabar en auténtico clamor.

El conjunto madridista recibe al equipo que desató el pasado 22 de diciembre la gran crisis abierta actualmente entre el técnico José Mourinho y el portero Iker Casillas, y extendida posteriormente al resto de la plantilla. En aquella ocasión, hace ya una vuelta y en La Rosaleda, el portugués daba entrada a Antonio Adán y sentaba al capitán blanco, que no era suplente por decisión técnica desde un Deportivo-Real Madrid en Riazor el 10 de mayo de 2002. El cuadro malaguista vencía por 3-2 y dejaba a su rival a 16 puntos del FC Barcelona.

Casi cinco meses después y a 11 puntos del conjunto azulgrana, los de Mourinho afrontan el duelo con el gran aliciente de evitar el alirón de su eterno rival, que se proclamaría campeón si no ganasen ante los andaluces. Eliminados en Liga de Campeones ante el Borussia y sin posibilidades en el campeonato liguero, sólo una victoria en la final de Copa ante el Atlético podría apaciguar los ánimos del entorno madridista, agitado en las últimas semanas por la incertidumbre de la continuidad de su entrenador y sus últimos dardos envenenados contra Casillas y ayer contra Pepe, el último señalado de su lista.

Como en aquella ocasión en La Rosaleda, el capitán volverá a sentarse en el banquillo, pero en esta ocasión será Diego López el que ocupe el puesto. 'Me gusta más como portero que Iker, es simple', declaró Mourinho este martes, que aseguró que 'mientras sea entrenador del Real Madrid va a jugar Diego López'. Una aclaración que no dejaba dudas. El binomio Mou-Casillas en el Real Madrid es imposible. 

El otro damnificado de los últimos días es Pepe. Sus palabras defendiendo a Casillas el sábado tras el partido con el Valladolid han tenido consecuencias verbales y deportivas. Mourinho le ha apartado de la lista para el partido de esta noche y ayer aseguró que el problema de su compatriota 'se llama Raphael Varane' porque 'es no es fácil para un jugador de 30 años ser arrollado por un niño de 19'. El francés formará en el centro de la defensa junto a Raúl Albiol. Con las lesiones de Sergio Ramos, Marcelo y Álvaro Arbeloa, Nacho y Fábio Coentrao ocuparán los laterales. Tanto en el centro del campo como en la delantera estarán todos disponibles, a excepción de Sami Khedira.

Los de Pellegrini, por su parte, espera romper con el pobre rendimiento lejos de La Rosaleda que le ha hecho alejarse de los puestos de Liga de Campeones, ahora a cinco puntos. Pendientes de la decisión del TAS sobre su recurso al impedimento de disputar competición europea, los malaguistas buscan sacar de todas maneras el billete para alguno de los torneos continentales. La presencia del centrocampista portugués Eliseu Pereira es la principal novedad de la convocatoria del conjunto andaluz para el choque.

En Balaídos, Celta y Atlético de Madrid cruzarán sus intereses, que pasan por acercarse a la permanencia para los vigueses y lograr el acceso directo, sin pasar por la previa, para Liga de Campeones para los rojiblancos. Un triunfo en tierras gallegas, tras la derrota el lunes de la Real Sociedad, garantizaría a los de Simeone el pase directo a la 'Champions', algo que no se conseguía desde 1996, el año mágico del 'doblete'. Todo ello, unido a una posible victoria en la final de Copa del Rey, podrían poner el broche de oro a una magnífica temporada del conjunto colchonero.

El técnico argentino recupera a Diego Costa y Koke Resurrección tras cumplir sanción, que formarán en un once tipo en el que sólo faltará el turco Arda Turan, que se retiró del entrenamiento de este martes con molestias pero que --aún así-- ha entrado en la convocatoria. El joven Óliver Torres también dispondrá de su oportunidad ante el cuadro gallego. Los objetivos son bien distintos para los vigueses, que suman 31 puntos; las cuentas apuntan a que deben conseguir tres triunfos para no llegan asfixiados y con opciones a la última jornada. El margen de error es casi inexistente y los de Abel Resino afrontan el duelo con la trascendencia de una final. A dos puntos de la salvación, marcada por Osasuna y Real Zaragoza (33), el Celta sigue penúltimo a pesar de haber sumado siete de los últimos nueve puntos en juego.