Público
Público

Phelps y Bolt, reyes en Pekín

Los ocho oros del nadador estadounidense y los tres, con sendos récords mundiales, del velocista jamaicano han asombrado al mundo 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El estadounidense Michael Phelps y el jamaicano Usain Bolt con sus ocho medallas de oro -siete récords del mundo- en natación y tres oros y otros tantos récords mundiales en atletismo, respectivamente, se convirtieron en Pekín en las dos estrellas con más brillo de los Juegos de la XXIX Olimpiada.

También fueron exitosas, como reconocen sus oros olímpicos, las actuaciones de la selección argentina de fútbol, de la estadoundense de baloncesto y de la rusa de natación sincronizada. Junto a todos ellos, encontró espacio en la gloria olímpica de Pekín el tenista español Rafael Nadal, que aportó el primer oro al medallero del tenis español de toda su historia en los Juegos Olímpicos, horas antes de ser oficialmente número uno del circuito.

El atletismo ha encontrado en Usain Bolt, jamaicano de 21 años, una figura carismática. Tres medallas de oro y tres récords del mundo en una semana convierten a Bolt, 'el Relámpago', en el gran triunfador del atletismo y, a juicio de Sebastian Coe, miembro del COI, el rey de los Juegos de Pekín, por delante, incluso, del estadounidense Michael Phelps, ganador de ocho medallas de oro en la piscina.

El jamaicano produjo el primer estruendo el segundo día del torneo, cuando bajó a 9.69 el récord mundial de 100 metros que él mismo tenía en 9.72. Cuatro días después, en la final de 200, acabó con el récord de Michael Johnson, procedente de Atlanta'96, al detener el crono en 19.30, y el día 22 remató su portentosa trayectoria en Pekín participando en el récord mundial de 4x100 logrado por el equipo de Jamaica (37.10).

El estadounidense Michael Phelps lideró al 'Dream Team' de la natación mundial y con sus ocho medallas de oro contribuyó a sumar 31 en total en el 'Cubo de agua' de Pekín 2008.

Esta instalación modélica vivió durante nueve jornadas el triunfo de un joven estadounidense que hace años se propuso ganar más medallas que uno de los mitos del deporte universal, su compatriota Mark Spitz, que en los Juegos Olímpicos de 1972 se hizo con ocho medallas de oro. Han tenido que pasar 16 años para que otro norteamericano terminara con esa marca y, además, sumará un total de 14 preseas entre Atenas 2004 y Pekín 2008.

Las medallas de Phelps en la capital china fueron en 100 y 200 mariposa, 200 y 400 estilos, 200 libre, y los relevos 4x100 y 4x200 libre y 4x100 estilos. En Atenas fueron las mismas, pero en 200 libre y 4x100 libre solo fue bronce.

La Argentina de Messi y Di María revalidó en Pekín el oro logrado en Atenas en un torneo más que discreto en el que Brasil dio la de arena, con una selección masculina conservadora en la que Ronaldinho pasó casi inadvertido.

El torneo masculino se presentó como un mano a mano entre Argentina y Brasil, entre Messi y Ronaldinho, un enfrentamiento que se produjo en una semifinal con carácter de final anticipada en la que la albiceleste sacó los colores (3-0) a una 'canarinha' que ni mucho menos había convencido con su propuesta futbolística en la fase de grupos y en la eliminatoria de cuartos ante Camerún.

Kobe Bryant, Carmelo Anthony, Lebron James y la mejor batería de jugadores que la NBA puede presentar hoy ante el mundo tuvo que sudar para terminar con ocho años sin oro olímpico ante España, campeona mundial, que jugó como los ángeles, aunque a mucho mayor nivel que en la plata del 84.

Gemma Mengual y Andrea Fuentes aportaron a España la primera medalla olímpica de la historia en natación sincronizada, una plata tras tres días de competición ante las rusas Anastasia Davyidova y Anastasia Ermakova, que mantuvieron su hegemonía mundial logrando cinco dieces y el oro.