Publicado: 12.03.2014 14:02 |Actualizado: 12.03.2014 14:02

Pistorius aporreó la puerta del baño con un bate de cricket, dice un experto en el juicio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Oscar Pistorius no llevaba las prótesis de las piernas cuando derribó la puerta del servicio para llegar a su novia, contra la que había disparado, dijo un experto forense de la policía sudafricana el miércoles, contradiciendo la versión del deportista paralímpico. Con un bate de críquet en las manos, el coronel de la policía Johannes Vermeulen se arrodilló en el tribunal para reconstruir los hechos y sugerir que sólo las pudo hacer alguien más bajo que él.

El atleta doblemente amputado de 27 años está acusado del asesinato de la modelo y licenciada en derecho Reeva Steenkamp, contra la que disparó a través de la puerta cerrada del baño de su casa el día de San Valentín del año pasado. Los fiscales quieren demostrar que se trató de un asesinato premeditado, pero Pistorius dice que se defendía de lo que pensaba era un intruso que había irrumpido en su casa de un complejo cerrado en la capital de un país asolado por el delito.

En la vista de fianza del año pasado, Pistorius se justificó alegando la extrema vulnerabilidad que sentía por su minusvalía. Sin embargo, en su declaración jurada afirmó que se había colocado las prótesis antes de derribar la puerta.

"Las marcas en la puerta son coherentes con su altura sin tener las piernas y sospecho que deben ser similares a la altura cuando él disparó", dijo ante el tribunal. El abogado de la defensa Barry Roux sugirió que incluso con las prótesis, Pistorius no agarraría un bate a la misma altura que una persona sin minusvalía. En la sala se mostraron las fotografías de cerca de la puerta dañada, además de las marcas en el bate.

A Pistorius le amputaron la parte inferior de las piernas de bebé, pero superó esa minusvalía para convertirse en el "hombre más rápido sin piernas", ganando medallas de oro en los paralímpicos de Pekín y Londres. Con su fácil sonrisa y su apariencia, se convirtió en un sueño para los patrocinadores, pero desde la muerte de Steenkamp se ha conocido una parte oscura desconocida. La fiscalía está intentando mostrar que a Pistorius le encantaba la velocidad y que estaba obsesionado con las armas.