Público
Público

Pistorius no aguanta dos pruebas

El surafricano no corrió la final, sólo un día después de disputar las semifinales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pistorius no corrió la final de relevos. El seleccionador de Suráfrica decidió no incluirlo en el equipo titular del 4x400 a pesar de que el velocista paralímpico sí había participado en las semifinales.

El surafricano, conocido como Blade Runner por sus prótesis Cheetah, que se asemejan a cuchillas, no recibió la confianza de los técnicos. Su escasa capacidad de recuperación después de un esfuerzo máximo condicionó su ausencia en la final, ganada ayer por Estados Unidos (2:59.31). Suráfrica se clasificó en segunda posición (2:59.87) y Pistorius recibió la medalla de plata que le correspondía como integrante del equipo en semifinales.

Pistorius, el niño que nació sin peronés, ya mostró en la prueba individual de 400 metros sus dificultades para recuperarse de un esfuerzo en 24 horas. En las eliminatorias del 400 había volado con un crono de 45.39 y se clasificó con un sensacional tramo final. Pero en las semifinales se vino abajo (46.19).

Los fisiólogos buscan la explicación al agotamiento muscular de Pistorius. Y la justificación parece estar en su escasa base aeróbica (entrenamiento llevando a cabo esfuerzos de larga duración). El doctor Nicolás Terrados, responsable de la preparación de la selección española de piragüismo, insiste en que el surafricano 'debe trabajar más el fondo, lo que llamamos base aeróbica, algo que es comprensible en sus circunstancias', señala el fisiólogo.

En el caso de Pistorius, el entrenamiento de larga duración, presenta muchos problemas en la práctica por tratarse de un atleta con prótesis, con problemas para hacer entrenamiento de bosque y sumar kilómetros de preparación. 'La vía oxidativa, aeróbica, es fundamental para poder repetir un sprint de 400 metros en solo un día', añade Terrados.

Pistorius tiene ante sí 11 meses para trabajar diferentes variedades de entrenamiento aeróbico. Ya posee la mínima olímpica para los Juegos de Londres (también participará allí un mes después en los Paralímpicos) y ahora debe tomar nota de la lección aprendida en Daegu.

La experiencia aporta datos de gran utilidad. La necesidad que tiene Pistorius de estar bien descansado para dar el máximo de su capacidad quedó demostrada porque llevaba dos semanas sin competir cuando logró su mejor marca personal. En julio.