Publicado: 01.02.2014 08:00 |Actualizado: 12.01.2015 22:10

Pizzi: el regreso del 'Macanudo' de la sonrisa perenne

El exjugador del Barça regresa esta tarde al Camp Nou como técnico de un Valencia con muchos problemas. Sergi, entrenador ahora del Recreativo y excompañero suyo, rememora el paso del argentino por Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Pizzi, junto a Ronaldo en un partido del Barcelona.

"¡Pizzi, Pizzi, Pizzi! ¡Ché, qué bueno que viniste! ¡Qué bueno que llegaste! ¡Sos macanudo! ¡Pizzi...!". El maestro Joaquim Maria Puyal aún siguió coreando el apellido de aquel argentino espigado. Se volvió loco, como el delantero. Lo repitió una vez tras otra en Catalunya Ràdio, no cabía en sí de gozo. Juan Antonio Pizzi (Santa Fe, Argentina, 1968), se ganó para siempre a la afición del Barça con ese mágico gol que hizo estallar a Puyal el 12 de marzo de 1997. Era el quinto de un 5-4 al Atlético en las postrimerías de un duelo que nunca se le olvidará al Camp Nou; ni a Pantic, quien perforó en balde cuatro veces la portería de Baía.

"Siempre se recuerda a esos goleadores cuando marcan la diferencia. Seguramente, ese momento le ayudó mucho más a mantener su nombre en la memoria de los aficionados", evoca Sergi Barjuan, testigo directo sobre el césped junto a Pizzi de aquella mítica remontada, el recuerdo que a más de uno le viene a la cabeza del paso del delantero por el Barça.

El argentino había desembarcado en España en Tenerife, en 1991. Allí, en dos etapas distintas -con un breve y no muy afortunado paso por el Valencia entre ambas-, mostró sus dotes de ariete. Sin una destacada habilidad para regatear, o una gran rapidez, despuntó, sobre todo, por su olfato de gol y su garra. Características con las que se alzó como Pichichi en la isla.

"Era un ganador, un goleador, se dejaba todo en el campo; y en los entrenamientos también. Siempre quería romper las redes rivales", abunda Sergi (Les Franqueses del Vallès, Barcelona, 1971).  Por ello le firmó el Barça, aunque se pasó un año a la sombra del mejor Ronaldo y otro a la de Van Gaal, condenado prácticamente al ostracismo. Contratiempos que, sin embargo, no le hicieron perder su eterna sonrisa. "Se ganó a la afición a base de trabajo y de sacrificio. Y, aunque jugaba poco, cuando lo hacía rendía mucho", rememora."Se hacía querer, transmitía felicidad"

No fue únicamente querido por los seguidores culés. El vestuario también le adoraba, por su manera de afrontar la vida y el fútbol. "Se hizo querer mucho, era muy cercano. Siempre ayudaba en todo lo que podía; transmitía felicidad, siempre con una sonrisa". Sin embargo, Van Gaal le enseñó la puerta y Pizzi salió por ella en 1998, de vuelta a Argentina. Cuatro años más tarde se retiraría tras jugar unos meses en el Villarreal.

"Si le dejan trabajar sacará al Valencia adelante, las prisas son malas consejeras"

Fue entonces cuando dio sus primeros pasos para hacer carrera como técnico. Uno de esos jugadores a los que, al contrario de otros como Guardiola o Simeone, no se les adivinaba un futuro seguro como entrenador. "A lo mejor no se veía así desde fuera, porque no lo hacía tan público, pero él vivía muy de cerca el fútbol", comenta Sergi, actual técnico del Recreativo de Huelva. "Y, al final, no es que aparentes más o menos, sino que tú quieras ser entrenador", agrega.

Se consagró en Chile y Argentina con dos títulos con el Universidad Católica y San Lorenzo de Almagro, y respondió las llamadas desesperadas para salvar al Valencia. El Macanudo ha vuelto a una ciudad de aciagos recuerdos para él, en auxilio de unos chés en cada vez más problemas, tanto deportivos, como económicos e institucionales. Una situación complicada para desarrollar una carrera. "Si le dejan trabajar lo sacará adelante, las prisas son malas consejeras", cree Sergi. "Uno de los principales problemas que hay en el fútbol español es que se quieren conseguir siempre las cosas muy rápido", abunda.

Para ello será importante que el argentino sea capaz de llevar el carácter y garra que tenía sobre el césped al banquillo, y transmitirlo a sus jugadores. "En el momento que pasa el club será indispensable. Pero con su personalidad puede tener éxito", augura el técnico del Recreativo. Una opinión en la que coincide el propio Pizzi, quien considera clave que el equipo absorba su personalidad. Será capital esta tarde (16:00 horas, Gol T y Canal +) en su regreso al Camp Nou.