Público
Público

El plasma que obra milagros en las lesiones deportivas

El tratamiento con plasma rico en factores de crecimiento, que el doctor Mikel Sánchez está aplicando a Rafa Nadal, favorece la reparación de tejidos y acorta los plazos de recuperación

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4
Comentarios:

Lograr acelerar y mejorar la recuperación de lesiones musculares gracias a tu propia sangre. Es el tratamiento de moda entre los deportistas de élite pero el Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF-Endoret), como se le denomina, es todavía un desconocido para la mayoría de los ciudadanos. Por eso, los ‘padres' de esta técnica, los doctores Eduardo Anitua (fundador y director científico del Biotechnology Institute) y Mikel Sánchez (traumatólogo y director de la Unidad de Cirugía Artroscópica de la Clínica USP Vitoria) han recogido sus 15 años de investigación en el libro Un nuevo enfoque biológico de la cirugía ortopédica y medicina del deporte.

Pese a la eficacia comprobada del tratamiento en reparación de tendones, músculos, cartílagos, incluso huesos, la bioseguridad que requiere y sus costes están retrasando su extensión en toda España. Además, tuvo que luchar contra el estigma del dopaje cuando se le comparó con las transfusiones de sangre pero en 2011 fue definitivamente excluido por la Agencia Mundial Antidopaje de la lista de sustancias prohibidas. Ahora, está considerado como un 'medicamento especial' y cuenta con un 'enorme potencial' para su aplicación en otras áreas. Y es que su éxito radica en que es 'el propio cuerpo el que se cura a sí mismo', lo que reduce los tiempos de recuperación y no produce efectos secundarios.

Por la ciudad alavesa han pasado, además de miles de ciudadanos anónimos, deportistas como Valdés, Donato, Joseba Beloki, Fernando Llorente o José Manuel Calderón. Pero el caso más conocido es el de Rafa Nadal. Ya se puso en las manos del doctor Sánchez en 2010, y gracias al plasma enriquecido 'se recuperó de forma espectacular', y en esta nueva lesión también ha optado por este tratamiento como parte de su recuperación. Pese a que lleva alejado de las pistas desde Wimbledon, el equipo médico que le trata descarta que el tenista tenga que pasar por el quirófano pero 'tras esta primera fase de tratamiento de fisioterapia, nos reuniremos y decidiremos cómo actuar según su evolución', reconoce Sánchez.

¿Qué es el plasma rico en factores de crecimiento?

Eduardo Anitua: Es una preparación que realizamos a partir de la sangre del propio paciente. Por lo tanto, a un paciente que tenga una lesión o patología que sea susceptible de tratar con la técnica PRGF-Endoret le hacemos una pequeña extracción de sangre. Esa extracción, con una equipación especial que ha desarrollado BTI (Biotechnology Institute), vamos a obtener unas fracciones plasmáticas que son un concentrado de proteínas que hay en su sangre. Y con este concentrado vamos a estimular la regeneración de los tejidos o la curación de una lesión que haya podido tener un paciente.

¿Es lo mismo el plasma rico en factores de crecimiento que el rico en plaquetas?

'Lo que logra este tratamiento con plasma es fabricar más tejido y reparar lesiones'E. Anitua: Cuando nosotros desarrollamos esta técnica por primera vez en el año 1996, primero le llamamos PRGF-Endoret precisamente para distinguirlo de un plasma rico en plaquetas. Este último es una preparación que se realiza habitualmente en hematología para transfundir a un paciente que no tiene un número de plaquetas adecuado. Pero nosotros desarrollamos esta técnica para aplicar la regeneración de tejidos y luego posteriormente han ido saliendo diferentes plasmas ricos en plaquetas para intentar imitar los desarrollos que hemos hecho. De la preparación del PRGF-Endoret, he de destacar varias características que son esenciales. Primero, hay que concentrar las plaquetas a una dosis terapéutica y después quitar de ese plasma todo lo que interfiere en esos tejidos. Esas son las características que determinan nuestro tratamiento.

¿De qué fases consta el tratamiento?

Mikel Sánchez: Primero se saca al paciente una cantidad pequeña de sangre. Después, esa sangre se centrifuga y se separan los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y el plasma con las plaquetas. Separamos el plasma y eso es lo que aplicamos en el lugar de la lesión. Ese plasma contiene las proteínas que van a estimular a las células. Un tejido está compuesto de matriz y células. La matriz es la formada por esa especie de cuerditas que dan la resistencia al tendón y las células son las que fabrican ese tejido. Con estas señales celulares estimulamos las células cuando ha habido una lesión para que fabriquen más tejido y reparen la lesión. El truco está en concentrar esas señales para estimular todas las células del entorno a la vez y mejorar el tratamiento.

¿Este tratamiento se aplica solo a articulaciones o se puede usar en otras partes del cuerpo?

M. Sánchez: A nivel de aparato locomotor en medicina deportiva se aplica en lesiones musculares, lesiones de tendones, lesiones de ligamentos pero además se aplica a otras lesiones de articulaciones. En resumen, a todo tipo de lesiones del aparato locomotor.

¿Se podría aplicar en otro tipo de dolencias o enfermedades?

'Todavía estamos en los inicios de los tratamientos con este tipo de plasma'E. Anitua: Comenzamos en el área de la cirugía oral en extracciones. Cuando te hacen una extracción queda una cavidad en la que antes no se hacía nada y solo se esperaba a que se formara un coágulo de sangre. Ahora podemos conseguir que ese coágulo sea mucho más estable y que tenga las señales más eficaces para que ese alveolo se repare. Por tanto, se comenzó aplicando en cirugía oral, se ha seguido en ortopedia y ahora ya se está aplicando en cirugía general. Poco a poco vamos abriendo el campo a otras áreas. Pero cada nueva aplicación exige unos trabajos de investigación básica, de experimentación en animales y ensayos clínicos que llevan mucho tiempo y esfuerzo. Por eso este tratamiento tiene un potencial enorme y todavía estamos en el principio de su desarrollo.

¿Desde qué año llevan aplicándolo de forma rutinaria?

E. Anitua: En cirugía oral comenzamos la investigación en el año 1995, en el 1996 comenzamos a aplicarlo y en 1997 de forma rutinaria. En la ortopedia a finales del año 2000.

En algunas Comunidades Autónomas y hospitales ya están empezando a aplicar tratamientos con PRGF-Endoret, ¿están hablando con el Ministerio de Sanidad para lograr que llegue a ser cubierto por la Seguridad Social?

'Nuestra idea es que un periodo corto de tiempo se implante en toda España y el tratamiento lo cubra la Seguridad Social'E. Anitua: En este campo podemos decir que hemos desarrollado un tratamiento que le va a ahorrar mucho dinero al Gobierno, mucho dinero a las aseguradoras y le está ahorrando mucho dinero a los equipos de fútbol porque conseguimos que los deportistas y los ciudadanos se recuperen más rápido. Pero lo más importante, que se recuperen de manera más eficaz. Ya estamos trabajando con muchos hospitales y con algunas Comunidades Autónomas y nuestra idea es que un periodo corto de tiempo se implante en toda España y estamos encantados de hablar con todo el que tengamos de hablar. No solo para hacerles llegar esta tecnología sino para enseñarles a los médicos lo que hacemos en el centro de formación de Vitoria para que el tratamiento se aplique correctamente en cualquier sitio.

¿Por qué la mayoría de los ciudadanos todavía no conoce este tratamiento?

M. Sánchez: El problema es que el tratamiento no se entiende. Incluso, es muy difícil de transmitir a los médicos. Los propios traumatólogos somos muy mecánicos. Siempre nos han enseñado a operar, poner placas, reparar ligamentos y toda la biología se nos olvida en la facultad. A mí, por ejemplo, me costó mucho entrar en este tratamiento. Y de ahí a que la gente llegue a conocerlo es más difícil. La población no ha entendido la regeneración, la reparación, las células madres, las proteínas. El planteamiento es este: Imagínate que estás en una casa y las paredes se descascarillan con el tiempo. Llega un albañil y va tapando los agujeros. Si hay un momento en el que se destruye más de lo que el albañil puede reparar al final la casa se va al traste. Pues con el tejido pasa lo mismo. Con este tratamiento se consigue que todos los albañiles que están mirando se activen para que tapen todos los agujeros que se están abriendo hasta conseguir reparar la casa entera. Con este tratamiento, estimulamos a las células para que reparen este tejido y se consigue que la recuperación sea correcta. Pero todavía la ciudadanía en general no ha entendido cómo funciona.

¿En cuánto tiempo se puede adelantar la recuperación de una lesión?

E. Anitua: Es mucho más importante que los deportistas se recuperen mejor y no tengan recaídas que se recuperen más rápido.

'La población todavía no entiende temas como la regeneración, la reparación, las células madres o las proteínas'M. Sánchez: La media en que se avanza en la recuperación puede llegar a un 30% en una lesión muscular. Pero los tiempos de reparación tampoco se pueden comparar entre un deportista de élite y un ciudadano corriente. Varían mucho. Los deportistas son especiales en la reparación de sus lesiones. No es lo mismo una lesión que puede hacerse en la cadera una abuela al caerse por las escaleras que la que puede sufrir Xavi.

Por ejemplo, el año pasado el equipo de rugby de Biarritz tuvo cerca de 16 lesiones musculares y fueron a tratarse a Vitoria. Al tiempo, nos llamaron los médicos del equipo para felicitarnos porque ninguno de los jugadores había sufrido una recaída, más que por haberse recuperado más rápido.

¿Qué nivel de éxito tiene?

'El tiempo de recuperación en una lesión muscular puede acortarse hasta en un 30%'E. Anitua: Lo más importante es que ningún paciente queda peor. ¿Qué técnica hay que no cause ningún daño? Hay casos que evolucionan de una manera sorprendente, otros evolucionan muy bien, otros bien y en otros no hay cambios. Pero estadísticamente el porcentaje es muy positivo.

Uno de los deportistas que se ha tratado con PRGF-Endoret es Rafael Nadal, ¿por qué sufren tanto sus rodillas?

M. Sánchez: Nadal ganó su primer Roland Garros con 18 años y ahora va a cumplir 27. Lleva nueve años jugando al 100% todos los torneos cada año. En 2010 sufrió una lesión de los tendones del cuádriceps por motivo de la sobrecarga de partidos que llevaba. Y el problema de Nadal, como de otros deportistas, es que tienen agenda muy apretada. En un deporte colectivo como en el fútbol, los jugadores tienen repuesto pero en tenis no hay repuesto, por lo que los tenistas no pueden parar y cronifican sus lesiones. En 2010 conseguimos con el plasma y sin que Nadal tuviera casi que parar sacar adelante su lesión regenerando sus tendones. Tuvo una recuperación espectacular y volvió a ser número 1.

'El gran problema de Nadal es la sobrecarga de partidos que lleva desde hace nueve años'Y ahora tiene una nueva lesión -rotura en el tendón rotuliano en la rodilla izquierda- porque él ha seguido jugando al mismo ritmo, pero no es que sea una recaída de otras lesiones, sino que es una nueva que nada tiene que ver con las anteriores. Pero es que Nadal es un jugador muy potente y además tiene que jugar en todo tipo de superficies y esos cambios constantes de la hierba, a la tierra o al cemento no son nada buenos para las articulaciones. El tenis es un deporte muy exigente, tan exigente como el ciclismo.

¿Puede confirmar que le está tratando en esta lesión?

M. Sánchez: Sí, le he tratado. Pero esta vez es una lesión de inicio. En la otra lesión que tuvo ya se había tratado antes y luego vino a nosotros para inyectarse el plasma. Ahora formamos parte del equipo de médicos que le están llevando y yo soy uno más del equipo comandado por el doctor Ruiz-Cotorro, médico de la Federación Española de tenis.

¿Cuáles son los siguientes pasos en su recuperación?

'Ahora Nadal sigue un tratamiento de fisioterapia y tras él decidiremos el siguiente paso'M. Sánchez: Ahora se pone un plan de tratamiento que según los resultados puede ir cambiando. Ahora está en la primera fase de fisioterapia, que durará dos meses como dijo el doctor Ángel Ruiz-Cotorro, y después nos reuniremos y decidiremos cómo ha ido. Pero no hemos pensado en la cirugía sino en un tratamiento menos agresivo. Los tiempos los consensuamos entre todo el grupo y tiempo habrá de decidir si necesita pasar por quirófano.