Público
Público

Un pleno sin precedentes

Sólo el balonmano había reproducido situaciones de dominio mundial en un solo curso como el rubricado por el motociclismo español el domingo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En menos de un mes, cuando Márquez, Terol o Pol Espargaró se proclame campeón del mundo de 125, España rubricará un nuevo hito del deporte. Certificados el domingo los títulos de Lorenzo (MotoGP) y Elías (Moto2), será la primera vez en 68 años de historia del campeonato mundial de motociclismo que pilotos de un mismo país reinan en todas las categorías en liza.

La gesta de 2010 sobre dos ruedas aún puede agrandarse si, además de los títulos, los tres subcampeones son también españoles. Pedrosa (MotoGP) Simón (Moto2) y uno de los dos que no ate el triunfo final en 125 tienen muchas posibilidades de conseguirlo.

Italia logró en 1990 la única triple corona del fútbol europeo

Siempre resulta complicado comparar éxitos de disciplinas diferentes, pero son contados los casos de países que, en una sola temporada, acreditan con trofeos el dominio absoluto en un deporte. Y España, por cierto, no ha sido protagonista menor en esas gestas.

Cronológicamente, Real Madrid y Barcelona conquistaron la Europa futbolística en 1960, cuando alzaron la Copa de Europa y la de Ferias respectivamente. Entonces eran los dos únicos torneos internacionales de clubes, pues la primera Recopa se disputó un año después. Sin embargo, para dominio el de Brasil (1962), Alemania (1974) y Argentina (1986), que en esos años ganaron el Mundial después de que alguno de sus clubes reinaran en las competiciones continentales (ver tabla).

El 23 de mayo de 1990, el Milan, con un gol de Rijkaard, derrotaba al Benfica, ganaba la Copa de Europa y le regalaba a Italia la primera y única triple corona del fútbol continental. El Sampdoria fue campeón de la Recopa y el Juve hizo lo propia en la Copa de la UEFA, en cuya final, además, derrotó a otro equipo transalpino, el Fiorentina. Para completar la gesta, el Milan goleó al Olimpia de Paraguay en la Copa Intercontinental.

El futbol tomó definitivamente el testigo de las generaciones que encumbraron a Italia a la cima del baloncesto en las décadas de los 70 y los 80. El delirio llegó en 1983, cuando la selección de Meneghin, Riva, Brunamonti y compañía rubricó con el oro de la Eurocopa los títulos de Cantú (Copa de Europa e Intercontinental) y Pesaro (Recopa). El dominio fue tal que el Cantú derrotó en la final al Milán.

Francia, tenis en 1928, fue la primera nación en dominar un deporte

España también ha alzado su voz en el deporte de la canasta en 2003 y 2010. En ambas ocasiones, Barça y Valencia ganaron la Euroliga y la ULEB respectivamente.

Mucho más aplastante fue el reinado español en balonmano en los años 1994 y 95. En ambos casos logró el triplete europeo. Santander (Copa de Europa), Barça (Recopa) y Alzira (EHF) lo hicieron en el 94, y Bidasoa, Barça y Granollers en la siguiente temporada. El primer pleno de clubes data de 1987, cuando la desaparecida Unión Soviética acreditó su superioridad. Tres clubes pertenecientes a otros tantos países actuales Minsk de Bielorrusia (Copa de Europa), CSKA de Rusia (Recopa) y Kaunas de Lituania (EHF) se proclamaron campeones.

La primera nación que puede presumir de dueña y señora de un deporte durante un curso es Francia. Hace casi un siglo, en 1928, tres tenistas franceses, Borotra, Lacoste y Cochet, dominaron los torneos del Grand Slam. El primero ganó en Australia, el segundo los hizo en Wimbledon y Lacoste recogió los trofeos de Roland Garros y Abierto de Estados Unidos.

A lo largo de la historia del tenis ha habido numerosos jugadores que han dominado el circuito durante una o más temporadas consecutivas, pero nunca cuatro tenistas diferentes del mismo país han vencido en cada uno de las Grand Slam. Y únicamente en el citado 1928 lo lograron tres jugadores de idéntica nacionalidad.