Público
Público

La prensa inglesa acusa a Sara Carbonero de la derrota de España

"¿Está Casillas pensando en otras cosas?", se preguntan 'The Times' y 'The Guardian', que afirman que la afición acusa a la reportera de distraer al portero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Que España es un país de cotillas no se le escapa a nadie: así lo acredita el éxito de la prensa rosa, que a diario bucea en las braguetas ajenas para contar hasta el más nimio detalle de los amoríos, infidelidades, broncas y desamores de los famosos. Tampoco es ninguna novedad que en Inglaterra no son tan cotillas pero sí más morbosos: los tabloides sensacionalistas ingleses copan las portadas con todo aquello que huele a morbo y lo explotan al máximo. 

Lo que sí es novedoso es que la prensa anglosajona llamada seria, esa que sirve de modelo a tantos otros países, se ponga a la altura de los tabloides a cuenta de un asunto muy español: la presencia de Sara Carbonero, novia de Iker Casillas y periodista de Telecinco, en Suráfrica para cubrir el Mundial y si ésta perjudica o no el rendimiento del portero de la roja.

Lo que en España se ha considerado una coincidencia curiosa y poco más —a pesar de alguna esporádica información sobre si Carbonero distraía o no a Casillas— en la prensa inglesa, en The Times y The Guardian, lo han tratado como un asunto de gravedad máxima: de hecho, The Times culpa a la reportera de la derrota ante Suiza.

Algo muy parecido escribe John Ashdown en The Guardian. Según estos dos periódicos, la afición española acusa a Carbonero de distraer a Casillas. The Times llega a preguntarse: '¿Está Casillas pensando en otras cosas?'

Lo cierto es que esa posibilidad apenas ha generado debate en España. Sí, todos los medios recogieron la entrevista que Carbonero le hizo a Casillas tras la derrota y han publicado alguna foto de Carbonero en la banda antes del partido, micrófono en ristre, mientras el portero calentaba. Pero nada más. La prensa inglesa, tan dada a afilar el colmillo cuando huele la sangre, afirma que la afición española culpa a la reportera de la derrota, algo que aquí nadie se ha planteado.