Público
Público

El primer campeón del curso

Ambos equipos esconden sus cartas, aunque los blancos se obligan a reafirmarse y los azulgrana a mejorar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si el partido de ida tuvo connotaciones de prueba, el de esta noche adquiere tintes de confirmación. En juego está el primer título de la temporada, pero por encima asoma el tono futbolístico que enseñen uno y otro. El domingo, Mourinho rompió el marmóreo molde con el que afrontó los clásicos del curso pasado. Fue ambicioso y, por primera vez frente al Barça, situó la pizarra a la altura del presupuesto y de la historia del club.

Lo que el entrenador madridista diseñe para esta noche también será escrutado al detalle: si se confirma su envalentonamiento o si por el contrario recula y apuesta por un plan más especulativo. Se encuentra Mourinho en una encrucijada. Ahora que parece haberse quitado de encima la etiqueta de acomplejado cuando el Barça anda por medio, un planteamiento que prime la defensa, o adornado con un trivote, le podría condenar. En el Bernabéu se atrevió con el once que encajó el 5-0. Por lo que dijo Karanka 'habrá cambios, seguro' no se atreverá a repetirlo en el escenario en el que aconteció. Se baraja la idea de que juegue Coentrao, pero no como hombre de banda, sino como acompañante de Xabi Alonso y Khedira. Pepe, al que Karanka no censuró su dureza, formará como central: 'Vive muy intensamente los partidos. Para nosotros tener jugadores así es importante. Por ese carácter y la manera de ver los partidos'.

Mourinho no repetirá el once que encajó el 5-0 y jugó en la ida

En el vestuario, como en la zona noble del Bernabéu, hay un aire de satisfacción por la versión ofrecida en el primer duelo, aunque también el empate dejó un regusto amargo.

El propio Mourinho encajó muy mal esos dos goles que recibió su equipo. Se apreció en su rostro el escozor que le produjo que con dos soplidos el Barça se pusiera por delante cuando su equipo era un huracán. La mejor versión del Madrid sólo pudo arrancar un empate a un Barça sin futbolistas decisivos en el engranaje del estilo y un par de escalones por debajo en el tono físico. Tuvo la oportunidad de dar un golpe de autoridad, al igual que lo tendrá esta noche.

Si el Madrid se alzara con el título, se podría hablar de la apertura de una grieta que augure un posible cambio de orden. Mourinho ha decidido viajar a Barcelona con 22 futbolistas, incluido Morata, lo que puede significar de manera definitiva el cierre de la plantilla. 'Ya lleva un año con nosotros y conoce los métodos de trabajo y los sistemas', justificó Karanka.

Hasta hoy no se sabrá si Cesc finalmente entra en la lista

Como Guardiola no se mueve en cuestiones de estilo, hay menos foco en su colectivo que en sus individualidades. La principal, Cesc, que hasta hoy no se sabrá si entra en la lista de convocados. Su presencia, como mínimo, tendría una fuerte carga emocional en la grada y en el vestuario. No hay dudas de que no necesita tiempo para aprender a qué juega su equipo.

Otras individualidades cuyo rendimiento en el Bernabéu quedó muy reducido fueron Messi e Iniesta. Ninguno de los dos está acostumbrado a pintar tan poco en los partidos. Tampoco a jugar sin Xavi. Se supone que si el Barça recupera el gobierno de la pelota, uno y otro tienen mas posibilidades de aparecer en todo su esplendor. A esa exigencia de tener continuidad y fluidez en las circulaciones apeló ayer Guardiola para confirmar que aún su equipo está por encima del Madrid. Pero lo dejó claro: 'Debemos mejorar'.