Público
Público

Primer lunes alegre de Bielsa

El técnico argentino logra su primera victoria liguera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Entrenar a la Real son tres lunes tristes al mes por uno alegre'. Esta fue la razón por la que Bielsa rechazó el banquillo de Anoeta. El argentino tardó en contestar, pero lo vio claro. Posteriormente, y tras no llegar a un acuerdo con el Sevilla y decir no al Inter, el Loco acudió a la llamada del todavía candidato Urrutia para entrenar al Athletic. Durante sus negociaciones con Aperribay,Bielsa estudió con detalle a la Real. En su estreno en el derbi vasco, pero al frente del Athletic, el argentino demostró que conoce los puntos débiles de los blanquiazules. Justo lo contrario que Montanier, incapaz de contrarrestar a su rival. Tácticamente, el partido no tuvo color, con un equipo sabiendo siempre qué hacer y el otro improvisando cada jugada.

Acuciado por un preocupante inicio de Liga, el Athletic llegó a Anoeta con la presión de ganar. El planteamiento de Bielsa fue un 4-3-3, con Javi Martínez de nuevo de central y Aurtenetxe en marcaje individual a Xabi Prieto. Montanier varió a un 4-2-3-1 que se quedó a mitad de camino. Esperó, pero su equipo nunca supo exactamente a qué.

El Athletic se impone al son de Muniain y con un doblete de Llorente

Ya salió el Athletic con mejor predisposición y colocación. Presionando muy arriba y llevando la iniciativa con el balón. La Real, sorprendentemente replegada, dejaba libre a Amorebieta, mientras que Muniain enredaba en los espacios que Llorente generaba con sus arrastres. El riojano y De Marcos pudieron marcar a los dos minutos, pero Bravo y el palo lo evitaron. Incapaces de aprovechar los pasillos que dejaba el Athletic, los realistas ni lograban verle la cara a Iraizoz. Por contra, Muniain, solo ante Bravo, dio el segundo aviso. El gol de Llorente, que al fin marcó, se antojó inevitable.

La Real sólo estuvo, e incluso tuvo el derbi, al inicio de la segunda parte. Después de reclamar dos penaltis, el segundo claro por manos de Gurpegui, y con Javi Martínez lesionado, Iñigo Martínez sorprendió a Iraizoz, y a todo Anoeta, con un perfecto lanzamiento desde el centro del campo. El golazo del ondarrutarra fue tal subidón para la Real, que en los minutos siguientes el equipo donostiarra pudo darle la vuelta al derbi. Primero en un tiro al poste de Griezmann y luego en un paradón de Iraizoz a cabezazo de Agirretxe. Sin embargo, y después de tenerle metido en su campo, la Real se dio un respiro y el Athletic rugió. En su primera llegada, Llorente cazó un lanzamiento largo de Amorebieta para volver a adelantar a los leones.

Paradójicamente, el golazo de Iñigo Martínez sólo había valido para que la Real perdiera dos veces el mismo derbi. Sin Vela e Ifrán, y otra vez muy lento en los cambios, Montanier se vio obligado a sacar a Joseba Llorente, pero el hondarribitarra no está por más que se le espere. Nada cambió. El Athletic merodeó el tercer gol ante una Real sin ningún líder y que acabó evidenciando una preocupante falta de ideas. Tras nueve triunfos consecutivos en Anoeta, permitió a Bielsa sumar su primera victoria en Liga. Primer lunes alegre para el argentino, precisamente a costa de una Real condenada a vivir el tercer lunes triste que presagió el Loco.