Público
Público

El primer Mundial negro echa a rodar

El Suráfrica-México estrena el primer campeonato que se disputa en África. 32 selecciones lucharán por levantar el trofeo el 11 de julio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer Mundial africano ha arrancado este viernes en el estadio Soccer City con el partido inaugural Suráfrica-México, que pone fin a ochenta años de espera del continente para acoger su primera Copa del Mundo, cuando ya se han celebrado 18 ediciones del más grande acontecimiento deportivo mundial.

Se trata de la quinta vez que México participa en el encuentro inaugural, y el equipo tricolor, que todavía no conoce la victoria en el arranque de un Mundial, no está solo en el majestuoso Soccer City. Cerca de 7.000 aficionados mexicanos pueblan sus gradas.

Nelson Mandela, el padre de la nueva Sudáfrica, elegido presidente hace dieciséis años después de haber permanecido veintisiete en prisión, no acudió, finalmente, al palco por la muerte de su biznieta Zenani, ayer en accidente de tráfico. En la tribuna de honor había una veintena de jefes de Estado, incluido el presidente de México, Felipe Calderón.

Del 11 de junio al 11 de julio, 64 partidos decidirán la suerte del torneo en diez estadios hasta culminar en la final, en el estadio Soccer City.

Millones de personas desde los rincones más remotos del planeta seguirán por televisión a partir de hoy el desarrollo del campeonato, que acumula a lo largo de su historia 31 millones de espectadores en los 708 partidos disputados desde la primera edición (Uruguay 1930), a una media de 44.000 por encuentro.

El Mundial anterior, Alemania 2006, registró una audiencia acumulada superior a los 26.000 millones de telespectadores en los 64 partidos.

España, una de las favoritas, arribó a Johannesburgo esta misma mañana, apenas seis horas antes del partido inaugural, para sumarse a las otras 31 selecciones que ya estaban en territorio sudafricano.

Italia, actual campeona, encabeza la nómina de 32 equipos que, distribuidos en ocho grupos de cuatro, luchan desde hoy por la preciada Copa FIFA que será alzada por el capitán del conjunto ganador de la final, el 11 de julio. El campeón recibirá, además, un cheque de 30 millones de dólares.

Brasil, la única escuadra que no se ha perdido un solo Mundial y que aspira a obtener el sexto título, partirá, como casi siempre, con el cartel de favorita, mientras que Eslovaquia será la única debutante.