Público
Público

Primer oro de la gimnasia latinoamericana

El brasileño Arthur Nabarrete supera por sorpresa al chino Chen Yibing, defensor del título, en las anillas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El brasileño Arthur Nabarrete Zanetti, de 22 años, ha roto una barrera histórica. Ha ganado este lunes el oro en el concurso de anillas de los Juegos Olímpicos de Londres, primera medalla para la gimnasia iberoamericana en toda la historia olímpica. Zanetti se impuso con 15,900 puntos, por delante del chino Chen Yibing, que defendía el título (15,800), y del italiano Matteo Morandi (15,733).

Subcampeón mundial en este aparato en los Mundiales y en los Juegos Panamericanos de 2011, Zanetti ya apuntó al podio en la ronda de clasificación al obtener en ejecución la nota más alta, 9,116. Pero la nómina de finalistas era de muchos quilates y la medalla se iba a poner cara.

Chen Yibing, cuatro veces campeón mundial de anillas y defensor del título olímpico, abrió el concurso dejando claro a sus rivales que el jefe era él. Hizo un ejercicio impecable, con 6,8 de dificultad y 9 de ejecución que le supusieron 15,800 puntos. La nota parecía inalcanzable para sus rivales. El gimnasta gritó de júbilo y besó el aparato.

Tras su ejercicio, todo el mundo daba como campeón al chino Chen Yibing... hasta que compitió Arthur NabarreteTras él fueron desfilando rivales de la veteranía del italiano Matteo Morandi, subcampeón europeo, o del búlgaro Iordan Iovtchev, seis veces olímpico, e inesperados finalistas como el argentino Federico Molinari, a quien una mala salida le estropeó un gran ejercicio de fuerza (14,733), o el puertorriqueño Tommy Ramos, quien por el contrario terminó bien una rutina con elementos por pulir (15,600).

Junto a Molinari, quienes más inquietaron a Chen fueron los dos rusos en concurso, Aleksander Balandin y Denis Ablyazin, pero su lucha estaba por los últimos puestos del podio.

Cuando todo el North Greenwich daba por sentado el triunfo de Chen Yibing entró en competición Arthur Zanetti, el último finalista. Presentó un ejercicio de tanta dificultad como el del chino (6,800), pero su ejecución fue sobresaliente: controló las anillas con seguridad en los cristos y en las planchas y apenas tuvo unos balanceos imperceptibles. Cerró con una buena salida y convenció tanto a las jueces que le dieron un 9,116. La suma de 15,900 le ponía una décima por encima de Chen Yibing. Todo un mundo en la gimnasia.

El estadio, con centenares de brasileños en las gradas, se vino abajo. Zanetti saltó de alegría y su cuerpo técnico comenzó a llorar. La fiesta continuó hasta que el gimnasta se colgó la medalla del cuello. El puertorriqueño Tommy Ramos terminó sexto (15,600) y el argentino Federico Molinari, octavo (14,733).

Antes del comienzo de los Juegos de Londres el gimnasta iberoamericano mejor situado para conseguir la primera medalla parecía otro brasileño, Diego Hypolito. Pero falló en su ejercicio de suelo, como ya hizo en Pekín 2008, y ni siquiera entró en la final.