Publicado: 19.08.2014 00:00 |Actualizado: 19.08.2014 00:00

Primer "Superderbi" de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Real Madrid y el Atlético abren fuego este martes (23.00 horas/La 1) en el estadio Santiago Bernabéu con la disputa de un nuevo título, la Supercopa de España, una cita en la que los blancos desean agradar ante su público y encarrilar su segundo trofeo en este inicio de curso y en la que los rojiblancos pueden tomarse la revancha de la derrota en la pasada final de Liga de Campeones. Con el duelo de vuelta sólo tres días después y aún sin la condición física de los futbolistas al cien por cien a estas alturas de temporada, tanto 'merengues' como 'colchoneros' buscarán un buen resultado en el coliseo blanco para encarrilar su camino hacia el trofeo.

Así, los de Carlo Ancelotti intentarán hacer valer su condición de local para superar al cuadro atlético apenas una semana después de conquistar la Supercopa de Europa. No obstante, la imagen madridista en el último encuentro amistoso ante la Fiorentina, que acabó con derrota por 2-1, crea dudas en el técnico italiano en cuanto al once que pondrá en liza para pelear por un nuevo título. En ese sentido, el técnico italiano confirmó que Iker Casillas le ganará la primera partida al costarricense Keylor Navas y será titular en la portería tras su solvente actuación frente al Sevilla en Cardiff, con una línea defensiva formada por Carvajal, Pepe, Sergio Ramos y Coentrao.

Las novedades respecto a la cita europea podrían llegar en el centro del campo, donde James Rodríguez perdería su puesto para que Xabi Alonso recupere el timón del equipo, escoltado por el croata Luka Modric y el alemán Toni Kroos, cuyo estreno como blanco fue notable. Así, la presencia del argentino Ángel Di María en el once se antoja complicada con el buen nivel exhibido en esta pretemporada por los nuevos fichajes madridistas. En el tridente de ataque, el galés Gareth Bale, quien ha arrancado en un gran estado de forma en esta pretemporada; el portugués Cristiano Ronaldo, que continúa siendo el líder ofensivo del equipo; y el francés Karim Benzema serán los encargados de derribar el muro defensivo del Atlético de Madrid. 

De hecho, los rojiblancos, a pesar de la multitud de caras nuevas en la plantilla, continúan en la misma senda que les llevó a alcanzar los éxitos la temporada pasada. Por ello, la solidez defensiva sigue siendo el pilar fundamental sobre el que se sustenta el planteamiento de Diego Pablo Simeone. La pareja de centrales formada por Godín y Miranda seguirá comandando una defensa en la que también permanece Juanfran. La vacante en el lateral izquierdo se la rifan Ansaldi y Siqueira, aunque el argentino ha tomado la ventaja en los últimos amistosos. Además, Miguel Ángel Moyá, titular por delante del esloveno Jan Oblak, será el encargado de hacer olvidar en la portería a un Courtois cuyas actuaciones ante el Real Madrid oxigenaron al equipo en más de una ocasión.

En la sala de máquinas, Gabi y Tiago liderarán el centro del campo, escoltando el trío de la mediapunta compuesto por Koke, cuya presencia en el once proporciona al equipo un salto de calidad; Raúl García, que sigue siendo una garantía de cara a la puerta rival; y Antoine Griezmann, uno de los refuerzos más ilusionantes para la parroquía 'colchonera'. Por su parte, el croata Mario Mandzukic será la punta del ataque rojiblanco. El morbo del choque podría ponerlo si el 'Cholo' le da la oportunidad desde el banquillo el delantero mexicano Raúl Jiménez, último fichaje del Atlético que se declaró madridista hace tan sólo unos meses y que podría debutar de manera oficial precisamente en el Santiago Bernabéu.

Quien no podrá estar en el césped será el turco Arda Turan, lesionado y que además se perderá el choque por sanción tras su expulsión en la pasada edición de la Supercopa ante el FC Barcelona. Con todo, el estadio madridista se vestirá de gala para recibir a los últimos campeones de Liga y de Copa del Rey. El Real Madrid, con nueve títulos de Supercopa y cuatro subcampeonatos, y el Atlético, con sólo uno cosechado en 1985 y cuatro derrotas -la última de ellas la pasada temporada ante el Barcelona-, serán los encargados de abrir fuego de manera oficial en la nueva temporada en España para dilucidar el primer campeón nacional del año.