Publicado: 24.01.2016 23:15 |Actualizado: 24.01.2016 23:15

Primer tropiezo de Zidane al frente del Madrid, que se aleja del Barça 

El conjunto blanco no logra ganar fuera y se queda a cuatro puntos de liderato tras el empate cosechado frente al Betis.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Primer tropiezo de Zidane.  EFE/PACO PUENTES

Primer tropiezo de Zidane. EFE/PACO PUENTES

SEVILLA. - El Real Madrid, en el primer partido de Zinedine Zidane fuera de casa, empató 1-1 en el campo del Real Betis en un duelo en el que, tras un primer tiempo muy flojo, tuvo muchas ocasiones en el segundo para ganar, pero se vio impotente para culminar la remontada y se queda a 4 puntos del liderato.

Los béticos, que llevan once partidos sin ganar aunque rompieron una racha de siete sin marcar, se adelantaron en el minuto 7 con un golazo de Cejudo y, merced a su intensidad, frenaron el juego ofensivo del Real Madrid, que reaccionó en la segunda mitad y empató a 19 minutos del final por medio de Benzema, si bien no aprovechó sus muchas ocasiones para sumar los tres puntos.




Sin el galés Gareth Bale, lesionado, ni Sergio Ramos, con molestias, y con el brasileño Danilo Luiz en el lateral derecho y el colombiano James Rodríguez en el extremo derecho, en vez de Carvajal y Jesé, el Real Madrid saltó al campo obligado a aprovechar el 0-0 del Atlético con el Sevilla para ponerse a solo dos puntos del liderato que comparten Barça y Atlético.

Zidane, tras debutar con dos triunfos seguidos en casa, afrontó este examen de su primer partido a domicilio con Pepe y Varane en el eje de la zaga, Marcelo en la izquierda y su habitual medio campo, con el croata Modric, el alemán Kroos e 'Isco' Alarcón, y arriba un tridente ofensivo formado por James, Benzema y Cristiano Ronaldo.

Después de una sola victoria -el 29 de noviembre en Eibar- en sus últimas cuatro salidas, completada con dos derrotas (Sevilla y Villarreal) y un empate (Valencia) aún en la era de Rafa Benítez, la exigencia para los merengues era máxima ante un Betis muy necesitado tras diez partidos sin ganar -siete en Liga- y siete sin marcar.

Su técnico, Juan Merino, repitió el once que dio buena imagen en Villarreal (0-0) con el único cambio del lateral derecho Francisco Molinero por el lesionado Cristiano Piccini, con Petros y N'Diaye en un medio campo reforzado por el joven Fabián y arriba Rubén Castro.

El Madrid salió aletargado ante el ímpetu del Betis, que, con mucha intensidad y rapidez arriba, sorprendió a los blancos. Su alto ritmo pronto le dio frutos, a los 7 minutos, al abrir el marcador Álvaro Cejudo con un golazo, un derechazo que mandó a la escuadra derecha tras despejar Keylor Navas un remate de Rubén Castro.

El 1-0 puso las pilas al equipo de Zidane. No le quedaba otra. Empezó a apretar en ataque y, sin mucha clarividencia, generó varias llegadas como un peligroso centro del croata Modric que Bruno desvió a córner al cuarto de hora, un tiro sin mucha fe de Benzema o un cabezazo flojo de Isco, ambos parados por Adán.

Los béticos, con orden y trabajo, mantuvieron su gran intensidad y presión, lo que creó problemas a los madridistas, que, heridos en su orgullo, insistieron ya con prisas, con un fútbol poco elaborado, y rozaron el empate sobre la media hora, pero Cristiano Ronaldo -bastante perdido- remató desviado con todo a su favor.

En el 33, Pepe, solo, cabeceó fuera un saque de esquina y luego los blancos pidieron penalti por un pisotón de Petros a Benzema, el más activo arriba. Cristiano lo intentó desde lejos, pero sin éxito, con lo que se llegó al descanso con 1-0, un premio al gran esfuerzo bético, y la decepción en un Madrid que no encontró nunca su juego.

En la reanudación, el equipo de Zidane salió con fuerza, decidido a empatar pronto, algo que estuvo a punto de hacer a los 5 minutos, pero, tras tirar Modric, el rechace le cayó al francés Benzema, que metió la punta del pie pero el exmadridista Adán desvió in extremis.

El Betis, muy concentrado, ordenado en defensa y derrochando fe y trabajo, no se descompuso y aguantó bien los intentos ofensivos de los madridistas, que dominaron toda la segunda parte, pero les faltó claridad y mayor pegada ante la meta local, como demostró a los 55 minutos James Rodríguez cuando, solo, remató a las manos de Adán.

Merino refrescó a su equipo con la entrada de Dani Ceballos y Joaquín por Fabián y Kadir, y Zidane sacó a Dani Carvajal por Danilo buscando más profundidad por el ala derecha. Al poco de entrar, y con el Real Madrid volcado sobre el área bética, Carvajal le ganó la espalda a la defensa, si bien tiró desviado en una buena ocasión.

En los últimos veinte minutos, el Betis empezó a desfondar tras el enorme esfuerzo hecho para plantarle cara al Madrid, que empató en el minuto 71 por medio de Benzema, al remachar, solo en el área chica, un centro hacia atrás de James, tras un pase previo de Kroos.

El Madrid, muy superior, se fue arriba a por todas, acuciado por su necesidad y apremiado por el poco tiempo restante, y en el último cuarto de hora tuvo opciones clarísimas para hacer el 1-2, aunque Rubén Castro también pudo marcar en el tiempo añadido en una contra.

La ofensiva blanca se topó con Adán, formado en su cantera, que salvó al Betis con paradas providenciales. Así, despejó un zurdazo de James -luego relevado por Jesé-, un remate de rabona de Benzema y otro de Cristiano, ambos casi en la línea de meta, que no fueron gol de milagro, con lo que los blancos solo se llevaron un punto.