Publicado: 22.04.2015 09:56 |Actualizado: 22.04.2015 09:56

Printezis ahoga al Barça

El conjunto azulgrana pierde en la cancha de Olympiacos (73-71) y tiene que ganar los próximos dos partidos para acceder a la Final Four. Enorme actuación del ala-pívot griego.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Georgios Printezis (d) de Olympiacos celebra la victoria de su equipo ante Abrines. /EFE

Georgios Printezis (d) de Olympiacos celebra la victoria de su equipo ante Abrines. /EFE

MADRID.- El FC Barcelona ha salido derrotado este martes de su visita a la cancha del Olympiacos (73-71), en el tercer partido de su eliminatoria de cuartos de final en la Euroliga, y tras un encuentro en el que los 19 puntos del ala-pívot local Georgios Printezis han sido vitales para que los griegos establezcan el 1-2 en su serie.

El Barça tenía en El Pireo el deber de ganar para asegurarse, al menos, la opción de volver al Palau Blaugrana de cara a un hipotético quinto duelo. Ahora, tras esta negativa cosecha, el equipo catalán se ve en la obligación de mejorar su rendimiento en el cuarto compromiso de este 'play-off', y para así forzar el ya imprescindible quinto partido.



El abarrotado Pabellón de la Paz y la Amistad albergó un arranque de partido en el que Tomas Satoransky, con un par de triples, parecía encauzar los compases iniciales en favor de los barceloneses. Pero el enfervorizado público ateniense no quería que el Olympiacos se desconectara, así que arropó a sus jugadores desde la primera canasta local.

Un parcial naciente de 4-8 fue neutralizado con un tanteo de 9-2, poniendo el marcador en 13-10 a 5:50 de finalizar el primer periodo. Esa ventaja de tres puntos, con varios vaivenes en el resultado, se terminó de confirmar tras consumirse los 10 minutos inaugurales (26-23). El temido Vassilis Spanoulis empezaba a coger las riendas anotadoras del Olympiacos, un equipo con clara motivación ante los casi 11.500 espectadores congregados este martes en su feudo.

El segundo cuarto proseguía con Spanoulis de sempiterno guía espiritual y por similares derroteros, hasta que el conjunto griego dio un pequeño estirón en los momentos previos al descanso. En los dos minutos y medio anteriores a dicho intermedio, los pupilos del técnico Giannis Sfairopoulos encadenaron varios lances productivos para que el marcador pasara del 36-36 al 44-36.

El Barça muere en la orilla

Los blaugranas empezaron la segunda parte encajando una canasta de Printezis, lo cual instauraba una decena de distancia (46-36) entre ambas plantillas. Un triple de Justin Doellman detuvo la 'sangría' culé y, además, sirvió como prólogo a un prolífico tercer cuarto del Barça. El parcial acumulado de 15-24 volteó el tanteador y colocó a los jugadores entrenados por Xavi Pascual con escueta diferencia favorable (59-60).

El reparto coral de puntos barcelonés replicaba el aporte de Printezis, quien poco a poco acechaba el simbólico honor de máximo anotador del encuentro. A su lado, Spanoulis merodeaba los dobles dígitos en el apartado de las asistencias, y ambos comandaban a un Olympiacos que secó la productividad visitante al comienzo del cuarto periodo.

Hasta seis minutos y medio necesitó el Barça para abrir su cuenta en ese cuarto definitivo, y lo hizo desde la línea del tiro libre gracias a una transformación de Ante Tomic. La 'desconexión' azulgrana era tan severa que solo las arremetidas de Satoransky parecían contrarrestar la oportuna inspiración ateniense.

El discontinuo Juan Carlos Navarro saltó entonces a la palestra, para acortar la desventaja de los culés a base del coraje que tanto echaba de menos Xavi Pascual en esos instantes importantes. A base de tiros libres y de una providencial 'bombita', Navarro propició que el Barça se ubicase a la escasa diferencia de un punto (70-69 y 72-71).

Pero el Olympiacos manejó con más tino los segundos finales y el omnipresente Printezis abrochó la victoria griega con un lanzamiento libre ante el que los blaugranas no dieron contestación en la última posesión; el alero Álex Abrines tuvo en sus manos el triunfo visitante, pero buscó un triple y erró en su intentona sobre el bocinazo conclusivo.