Público
Público

Los protagonistas del derbi, de uno en uno

El argentino Agüero fue el hombre clave del derbi madrileño pero se topó con la mala fortuna, unas veces, y el resto con Casillas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

AGÜERO: Tuvo un día grande en cuanto a desequilibrio, con habilidad y potencia para librarse de Cannavaro y Ramos, de Heinze y Salgado, de Marcelo. Peleó contra todos por todos los frentes del ataque y se plantó con reiteración ante Casillas. Pero ahí siempre falló. Sólo cuando escogió dejarle el remate a Forlán, acertó. En sus tiros, siempre falló.

CASILLAS: El mejor del Madrid. No tanto por sus paradas portentosas, que alguna dejó, como por su capacidad para intimidar. Le tiene comida la moral a los atléticos.

FORLÁN: Muy importante desde el punto de vista táctico. Fue más un centrocampista con llegada que un delantero. Le tocó incomodar a Gago en la creación del Madrid y acompañar al Kun en las contras.

RAÚL: Pasó inadvertido por el derbi, su partido favorito. El gran perjudicado del entramado táctico diseñado por Abel. Cuando se movió por la delantera, los centrales le prohibieron el paso. Cuando cayó por la zona de entrelíneas, Assunçao y Camacho no le dejaron maniobrar.

ASSUNÇAO: Gran partido el del portugués, finalmente el dueño del centro del campo. No brilló en la elaboración, aunque tampoco desentonó. Pero fue un cerrojo táctico por el territorio donde se marcó el rumbo del partido.

GUTI: La novedad de Juande en la alineación, la esperanza blanca para la mejoría del juego, suspendió. No tuvo apenas trascendencia en la faceta creativa.

CAMACHO: Abel le regaló la titularidad por sorpresa y el canterano cumplió. Su aseada actuación, vital para el equilibrio rojiblanco, obligó a mirar a Aguirre, a preguntarse por qué el mexicano no contó nada con él.

LASS: El Madrid perdió consistencia en el medio campo por su viaje hacia el lateral. Y el equipo tampoco mejoró en defensa, aunque cuando ya no estuvo, el Kun se encontró con autopistas.

LEO: Más que correcto. Muy seguro en las pocas ocasiones en las que el Madrid, sobre todo Robben, le obligó a intervenir.

SALGADO: Hace tiempo, cuando vestía la camiseta del Celta, una entrada suya por detrás destrozó la pierna de Juninho y arruinó para siempre su carrera. Ayer, otro diez del Atlético sufrió otra de esas patadas brutales para las que siempre ha recibido licencia. Finalmente, el lateral recibió la amarilla y el Kun logró sobrevivir.