Publicado: 24.03.2016 09:53 |Actualizado: 24.03.2016 09:53

¿Cómo se protege la selección española de la amenaza terrorista?

Desde los atentados de París del pasado mes de noviembre se ha incrementado notablemente el dispositivo que viaja con el equipo español de fútbol. Suele estar formado por seguridad privada especializada y policía nacional. Además, cuenta con dispositivos especiales para las grandes citas como Eurocopas y Mundiales.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Del Bosque y Casillas charlan durante un entrenamiento con la selección.

Del Bosque y Casillas charlan durante un entrenamiento con la selección.

MADRID.- La selección española de fútbol, vigente campeona de Europa, se encuentra ya en Údine donde este jueves disputa una amistoso ante Italia de preparación para la cita del próximo verano en Francia donde deberá defender precisamente su condición de mejor selección del Viejo Continente en las dos últimas ediciones del 2008 y 2012. La “Roja” se ha desplazado a tierras italianas estando informada al detalle de los terribles atentados perpetrados ayer por DAESH en la ciudad de Bruselas.

Bien sabe el combinado nacional lo que significa el estar bajo una clara amenaza terrorista y además en la ciudad belga ahora fuertemente golpeada por el terrorismo yihadista. Conviene recordar que el pasado 17 de noviembre, apenas cuatro días después del terrible atentado de París, se tuvo que suspender el amistoso que España tenía previsto disputar en el Estadio Rey Balduino de Bruselas ante una inminente amenaza de atentado y después de que Bélgica elevara a nivel tres la alerta terrorista al tener sospechas la policía tuviera sospechas de que el terrorista fugado entonces, Salah Abdeslam, estuviera escondido en barrio de Molenbeek, refugio de los yihadistas y próximo al estadio.



La pregunta que surge ahora es: ¿Pero cómo se protege la selección española de fútbol de esta amenaza terrorista?. Pues bien, fuentes muy informadas al respecto reconocen a Público abiertamente que aquel 13 de noviembre del 2015 marcó claramente un antes y un después en todo el diseño, logística y dispositivo de seguridad que suele acompañar al equipo nacional de futbol en todos sus compromisos fuera de España, tanto amistosos como internacionales. Dispositivo que es aún mayor cuando estamos hablando de las grandes citas de selecciones como puede ser la inminente Eurocopa de Francia o los pasados Mundiales de Brasil 2014. No es frívolo reconocer que existe desde entonces una cierta “psicosis” o mayor preocupación al respecto, más cuando hablamos de un tipo de terrorismo donde quienes lo comenten no valoran su propia vida y están dispuestos a hacer lo que sea por llevarlo a cabo.

Los atentados de París marcaron un antes y un después en la seguridad de la “Roja”

Este amistoso en Italia nos sirve perfectamente para poder explicarlo con detalle. Todo viaje de la “Roja” cuenta con un doble dispositivo de seguridad, tanto antes como después de lo sucedido en Francia. Por un parte está la dotación de seguridad privada contratada directamente por la propia Federación Española de Fútbol. Y por otro está la dotación que aporta los propios cuerpos de seguridad del Estado a través de la Oficina central de la Policia Nacional.

En el caso de los primeros, y cuyo número actualmente podría estar próximo a las 20 personas, se trata de expertos profesionales elegidos específicamente por los máximos responsables de seguridad de la propia Federación y que están perfectamente preparados para poder responder ante cualquier urgencia o necesidad. Como venimos contando desde el principio, esta dotación se ha incrementado en los últimos desplazamientos de la Roja, como, por ejemplo, el que se está efectuando ahora mismo en Italia. Acompañan en todo momento al combinado nacional en el viaje en avión, llegada al hotel de concentración, desplazamiento al entrenamiento y el día del partido.

En cuanto a los miembros de seguridad del Estado, no se trata de una dotación muy amplia, dado que suelen realizar más una labor de inteligencia controlando y chequeando como son los alrededores del estadio, público, coordinación con la policía del país etc.

Policía y seguridad privada local para custodiar a los campeones

A toda esta logística que acompaña desde el pasado 13 de noviembre hay que sumar la que aporta el país de origen a donde se traslada el equipo nacional español. En este caso la Policía Italiana, los famosos “Carabinieri”, está custodiando a su vez todos y cada uno de los movimientos de la selección española en la ciudad de Údine. Tanto en el día previo como hasta último instante cuando ya el avión tome rumbo de regreso a España.

Pero, además, existe un cuarto “cinturón de seguridad” que protege a los jugadores, cuerpo técnico y resto de la expedición en Italia. Se trata de la seguridad privada que contratan todos y cada uno de los hoteles donde se hospedan. En este caso su labor, y considerando que la FEF ya cuenta con su seguridad propia, consiste en tratar de evitar el contacto del resto de clientes del hotel con los jugadores de la selección. Una labor más de control, pero que se suma a lo anteriormente señalado.

Luego está la seguridad propia que rodea los partidos, ya sean amistosos u oficiales. La Policía de Údine ya ha advertido de las fuertes medidas de seguridad que tienen previsto desplegarse con motivo de este Italia-España que se disputa en el Friuli Dacia Arena de la ciudad italiana. Está previsto desplegar una unidad especial con unidades antiexplosivos y unas medias de seguridad extremas que van a obligar a los aficionados a tener que acudir al estadio varias horas antes de comienzo del mismo.

Una dotación aún mayor para las grandes citas: Eurocopas y Mundiales

Un despliegue sin precedentes para la Eurocopa de Francia. Unos 900 miembros de seguridad privada, los famosos “Stewards”, en cada partido

Volviendo específicamente al dispositivo que protege a la Selección Española de Fútbol,  éste es aún mayor en las grandes citas como puede ser la Eurocopa del próximo verano o los Mundiales, el último precedente tuvo lugar en Brasil en el 2014.

Para estos casos no sólo se refuerza la seguridad privada de la Federación, ya de por si ampliada tras lo sucedido en Francia, sino que además se incrementa la dotación que aportan los cuerpos de seguridad del Estado español. Este número suele establecerse en coordinación con el resto de policías nacionales, especialmente la del país organizador. Así por ejemplo, y según ha podido saber Público, fueron aproximadamente nueve los miembros de la Policía española desplazados a Brasil hace ahora prácticamente dos años.

Como sucede con los partidos amistosos o internacionales de clasificación, desempeñan una labor mucho más de inteligencia, de controlar como son los estadios donde va a disputar sus compromisos el equipo español, chequear sus alrededores, la disposición de las aficiones en las gradas etc. A primera vista, este número puede resultar escaso, pero debemos analizarlo desde la perspectiva que no existía en Brasil la amenaza terrorista que sí parece claro que habrá en Francia este próximo verano y donde seguro que la dotación de la Policía española será muy superior.

Además, al igual que sucede también con este partido amistoso en Italia, también en las grandes citas el país organizador despliega una dotación policial para acompañar a la selección a lo que hay que sumar la seguridad privada desplegada por UEFA en el caso de las Eurocopa de Naciones o de la FIFA cuando hablamos del Mundial.

No se descarta disputar partidos a puerta cerrada

El pasado 15 de marzo ya contábamos en Público las intenciones iniciales de UEFA de cara a la seguridad prevista para la Eurocopa de Francia de este verano y donde se reforzará enormemente la seguridad privada en cada uno de los estadios. La intención es que cerca de 900 Stewards (los miembros de seguridad privada de UEFA) velarán por lo que suceda en cada unos de los estadios. Estamos hablando de un 30% más de los miembros que se utilizan habitualmente en los encuentros de Liga de Campeones. Un dato que refleja la preocupación que existe al respecto. Estamos hablando en un dispositivo total próximo a los 10000 “Stewards”. A esto hay que sumar los tres cordones de seguridad que tienen previsto colocarse en todos y cada uno de los encuentros de la gran cita de selecciones en el Viejo Continente.

La UEFA y el Ministerio Interior de Francia han firmado un protocolo de actuación conjunta a través unidad central especial de la policía francesa. Si bien la UEFA ha salido al paso de las declaraciones de uno de sus vicepresidentes, Giancarlo Abete, asegurando que no se baraja la posibilidad de disputar partidos de la Eurocopa a puerta cerrada; lo cierto es que esta medida no está ni mucho menos descartada. Si bien, como ya contamos en Público, sólo sería en aquellos casos extremos donde exista unos indicios muy evidentes de posible atentado terrorista y sea la propia Unidad especial de la policía francesa quien lo solicite a la propia UEFA.