Público
Público

El punto débil de Cristiano

Los médicos del club estiman la baja del portugués entre dos y tres semanas por precaución. El luso tiene afectado el hueso extra de un tobillo que ya demoró su recuperación en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cristiano estará 'de dos a tres semanas de baja'. La resonancia magnética a la que fue sometido ayer confirmó que el luso tiene 'una contusión en el maleolo interno y os tibialis con un edema importante pos traumático'.

Nada más caer al suelo tras recibir la entrada del mallorquín Cendrós, Cristiano se llevó la mano al tobillo derecho, el mismo del que fue operado en 2008 por el doctor holandés Van Dijk. La misma articulación que la temporada pasada le tuvo dos meses alejado de los terrenos de juego tras una fea entrada de Diawara. Entonces, lo que se presumía como una baja de pocos días se estiró hasta los dos meses por una recaída en un partido decisivo para la clasificación mundialista de Portugal disputado diez después de la tarascada de Diawara.

Según Carlos Díez, jefe de los servicios médicos del Real Madrid, la dolencia no tiene relación alguna con la anterior: 'Son dos lesiones diferentes, no tienen nada que ver, lo único es que debemos ser cautos porque es el tobillo que es'. Sin embargo, sí hay un punto en común y preocupante en la nueva lesión de Cristiano, el os tibialis. Se trata de un hueso extra que habita en su tobillo derecho. Un supernumerario en el argot médico, una rareza que sólo tiene el 10% de la población y que ya alargó la recuperación del jugador el curso pasado. El os tibialis suele ser del tamaño de una lenteja, pero en el caso del extremo portugués alcanza la dimensión de una aceituna. El extraño hueso se encuentra junto a la tibia y, si se desplaza por un golpe, el roce puede generar continuas inflamaciones que dificultan la recuperación.

'Somos preventivos porque se trata de su tobillo más débil'

Díez aseguró que 'somos preventivos porque se trata de su tobillo más débil'. La cautela también viene dada por la presencia de ese hueso extra que se ha convertido en el punto débil de Cristiano. De ahí su rostro de preocupación en el vuelo de Mallorca a Madrid. El futbolista era consciente de que tenía dañada esa región tan delicada y sensible para él. Cualquier contusión en esa zona puede degenerar en un grave problema. El os tibialis podría convertirse en el talón de Aquiles de Cristiano ante defensas malintencionados que le apunten con los tacosa la cara interna de su tobillo derecho.

El año pasado, Van Dijk descartó la operación cuando fue visitado por el jugador, que quería saber la opinión del doctor que le intervino en 2008. La cirugía apunta a dos soluciones. Una es la extirpación, en desuso porque podría afectar al apoyo y a la estabilidad del pie derecho. El otro método consiste en colocar un tornillo o dos al os tibialis para que lo una al resto del tobillo y no se desplace. De momento, Cristiano tendrá una semana de reposo antes de empezar la rehabilitación a base de hielo e hidroterapia.

Lass, que terminó el partido de Mallorca con una fuerte contractura en los isquiosurales de la pierna derecha, viajó con la selección francesa, cuyos médicos confirmaron que se perderá los partidos ante Bielorrusia y Bosnia. Benzema, también dio el susto ayer al retirarse del entrenamiento de Francia con un golpe en el tobillo. Las lesiones se han cebado con el Madrid en este inicio de temporada. Cristiano y Lass se suman a Kaká, Pepe, Albiol, Garay y Gago.