Publicado: 16.07.2015 17:21 |Actualizado: 16.07.2015 17:59

'Purito' Rodríguez se agiganta
bajo la lluvia de Plateau de Beille

El ciclista español del Katusha suma su segunda victoria de etapa, tras la del muro de Huy, en este Tour. En la ascensión final, marcada por un aguacero, Chris Froome contuvo todos los ataques perpetrados por Contador, Valverde y Quintana.   

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
El ciclista español Joaquim "Purito" Rodríguez, del equipo Katusha, celebra su victoria en la decimosegunda etapa del Tour de Francia. /EFE

El ciclista español Joaquim "Purito" Rodríguez celebra su victoria en la decimosegunda etapa del Tour de Francia. /EFE

El ciclista español Joaquim Rodríguez (Katusha) logró este jueves su segundo triunfo en la edición 2015 del Tour de Francia, tras imponerse en la duodécima etapa disputada entre la localidad de Lannemezan y Plateau de Beille, puerto de categoría especial, sobre 195 kilómetros, mientras que el británico Chris Froome (Sky) guardó sin problemas su liderato.

'Purito' volvió a estar a la altura en la 'Grande Boucle'. Ganador ya la semana pasada en la prestigiosa etapa con final en el 'muro' de Huy, aprovechó no tener aspiraciones en la general, en la que estaba a más de 20 minutos del liderato, para demostrar su clase a sus 36 años, firmando una soberbia ascensión final donde no dio opciones a sus rivales.



El catalán ganó con autoridad su tercera etapa en el Tour, mientras que por detrás, Froome volvió a ejercer de 'jefe', aunque en esta ocasión no se mostró tan demoledor como el pasado martes. El británico, bien apoyado por su poderoso Sky, principalmente por Geraint Thomas y Richie Porte, se limitó a aguantar los ataques de sus 'enemigos', liderados por el colombiano Nairo Quintana (Movistar Team).

Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) tuvo mejores sensaciones y también probó fortuna, lo mismo que un Alejandro Valverde (Movistar Team) que además de ser escudero de su jefe de filas, buscó con ahínco segundos que le sitúen cerca de la pelea por el podio.

El Sky dejó claro que es el patrón de la carrera y decidió dejar maniobrar a una fuga de más de una veintena de ciclistas, entre los que había nombres de nivel como, además de 'Purito', el polaco y campeón del mundo Michal Kwiatkwoski (Ettix-Quick Step), el francés Romain Bardet (AG2R), el danés Jakob Fuglsang (Astana), y con más españoles como Gorka Izagirre (Movistar Team) y Dani Navarro (Cofidis).

Pronto, estos fugados tomaron grandes diferencias que les permitieron saber que uno de ellos sería el que lograse la gloria en Plateau de Beille, y tras superar los tres puertos que precedían a la última ascensión, los presagios se confirmaron.

Al pie del puerto pirenaico llegaron destacados Kwiatkowski y el belga Sep Vanmarcke (LottoNL-Jumbo), que fueron recibidos por una fuerte lluvia, y que estaban perseguidos por Joaquim Rodríguez, Fuglsang y Bardet. El maillot arco iris se deshizo pronto de su compañero y por detrás el de Paret del Vallés, buen conocedor de la subida, reventó a los suyos.

A partir de ahí, el ciclista español voló hacia la meta, pasando a Kwaitkowski sin problemas y sin permitir que ni Fuglsang ni Bardet pudieran en ningún momento recortarle distancia, venciendo con más de un minuto de diferencia, mientras que Izagirre también brillaba con un óptimo cuarto puesto.

Froome, arropado, neutralizó todos los ataques

Ajeno a lo que sucedía más arriba estaba el grupo de los favoritos, tirado por el Sky, salvo por un breve momento en el que el Tinkoff-Saxo de Contador se puso en cabeza con el polaco Rafael Majka, cuyo trabajo sirvió para ir haciendo la selección definitiva pero no para dejar desprotegido a Froome.

Con todo, y bajo la lluvia, el de Pinto fue el primero en probar fortuna con un ataque a menos de siete kilómetros, pero que no acabó de ser del todo explosivo para hacer daño a un Porte y un Thomas que llevaban casi de la mano a su líder. Vincenzo Nibali (Astana) y Valverde, muy activo, fueron los siguientes, pero el australiano siempre encontró el ritmo para que no hubiera situaciones complicadas.

Faltaban por atacar Tejay van Garderen (BMC), segundo en la general, y Quintana, pero el estadounidense nunca se movió, aunque tampoco pasó apuros, ni siquiera cuando el colombiano lanzó sus ataques o cuando lo hizo el propio maillot amarillo a menos de dos kilómetros. El británico tampoco estuvo tan explosivo como hace dos días, pero su fortaleza y el trabajo final de Thomas le permitieron vivir un día tranquilo y llegar, presumiblemente, con una buena ventaja a los decisivos Alpes.

Este viernes se disputará la decimotercera etapa de este Tour de Francia, un recorrido de 198,5 kilómetros con salida en Muret y final en Rodez con un puerto de tercera y dos de cuarta categoría en el último tercio.