Publicado: 16.02.2014 15:50 |Actualizado: 16.02.2014 15:50

Quince personas tuvieron que ser atendidas por el bote de gas lanzado en El Madrigal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Villarreal ha confirmado que, tras el desalojo de El Madrigal durante el partido del sábado ante el Celta debido al lanzamiento al campo de un bote de gas lacrimógeno al césped, no hubo heridos graves y que se atendieron a quince aficionados. Mientras, la Policía sigue buscando al responsable del acto vandálico visionando los vídeos de seguridad del campo.

Así, desde el club castellonense se confirma que en el centro médico que se instaló en el campo se atendió a once aficionados por inhalación del gas y por golpes. Además, otros cuatro fueron derivados a centro ambulatorios de las ciudad, entre los que se encontraba una familiar del jugador Javier Farinós, que sufrió una luxación en el brazo.

La mayoría de atendidos fueron por ataques de ansiedad y por los efectos del gas, a lo que se sumaron algunas caídas y golpes producidos durante el desalojo de los 14.195 espectadores que habían en el campo. Desde el club se valora el desalojo del campo, que cumplió el protocolo de evacuación previsto, ya que en ocho minutos las gradas quedaron vacías.

El Villarreal también ha indicado que fueron los propios aficionados los que, al notar los efectos del gas, empezaron a abandonar el campo antes de que se anunciara por megafonía que había que hacerlo. Desde última hora de ayer y a lo largo de la jornada de hoy, miembros del cuerpo nacional de policía de Villarreal y de Castellón, que son los que se han hecho cargo de la investigación, están visionando los vídeos de seguridad del campo para tratar de identificar al responsable del lanzamiento del bote lacrimógeno. Algunos testigos han descrito a un hombre con pasamontañas que en cuanto lanzó el bote salió huyendo.

Anoche, el Villarreal emitió un comunicado para manifestar su "más profundo rechazo al acto vandálico" y "condena dicho acontecimiento" asegurando que pondrá todos los medios que estén a su alcance para intentar localizar al autor del acto. Tras el partido, el presidente, Fernando Roig, compareció en rueda de prensa para mostrar su repulsa por lo sucedido: "El Villarreal CF lamenta y condena lo ocurrido. Estamos convencidos de que se trata de una persona de fuera de Vila-real y que ha venido expresamente a hacer daño al club. Lo tenía totalmente programado porque lo ha hecho desde la zona más tranquila del campo y lo ha lanzado desde un vomitorio para poder escapar con más facilidad".