Público
Público

El Racing también pesca en el Pizjuán

El Sevilla, en otra noche mediocre, salva el empate y acaba pitado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El verano fatal ha tenido consecuencias en el Sevilla. Antonio Álvarez se ha visto obligado a restaurar un equipo al que le habían salido grietas oliendo todavía a nuevo. Para empezar la reforma, Luis Fabiano (aunque al final salió) y Kanouté han desaparecido del mapa. Además, la lesión de Navas completa una alineación sin tres de los grandes referentes de la plantilla en las últimas temporadas.

El cambio está en proceso, pero todavía lejos de alcanzar el punto. El Racing dejó otra vez muchos murmullos en el Pizjuán. Falta músculo, confianza, pegada. El equipo está tierno. Le da para un rato, luego aparecen las dudas cuando el contrario de verdad se pone bravo. Bastó un poco más de osadía en el juego de los cántabros para que el Sevilla se hiciera un flan.

Álvarez tiene aún mucho que hacer para mejorar el juego del equipo

Álvarez quiere un hormigón más resistente. El Sevilla pretende jugar ahora con algo más de consistencia en sus cimientos. Esta fórmula, algo más tosca en su propuesta, le dio un punto en otra noche de subidas y bajadas ante un equipo que supo esperar su momento.

La premisa sevillista es evitar la superioridad numérica del contrario en el centro del campo. Esa era la madre de todos los males. Ahora el escolta tiene escolta. Zokora anda protegido por Guarente y Cigarini. Las líneas se mueven más juntas. Pero esta pareja de italianos tiene demasiados oscuros. Bailan con muchos ratos de anonimato total. Dejan al equipo otra vez con el problema original sin solucionar.

Cuando los transalpinos salen de su eclipse, aparece una fuerza de empuje que lleva al equipo hacia delante. El africano ya no ese Atlas condenado por toda la eternidad a aguantar el globo terráqueo entre sus manos. La carga está más repartida en este modelo.

El tropiezo de los del Nervión hace líder al Madrid de Mourinho

Este impulso metió al Racing en su área durante los primeros veinte minutos. Perotti es el tipo más virguero que le queda a Álvarez en el campo. El Sevilla se ha hecho zurdo con descaro ante la ausencia de Navas. El extremo argentino se ha convertido en el cruce de caminos por el que pasa todo el juego ofensivo. Alfaro, mientras, arranca desde la derecha, pero se asoma a la media punta.

En uno de sus movimientos, un defensor del Racing se quedó enganchado en la salida del fuera de juego y Toño tuvo que avasallar al canterano antes de su remate. Negredo acertó con el clarísimo penalti. Lo que vino después fue el retrato de un equipo con demasiadas dudas en la cabeza. El Racing es todo lo contrario, con sus múltiples limitaciones. Las certezas siempre son certezas, por mucho que no haya demasiadas materias primas para llevarlas a cabo.

Después del gol del Sevilla, los santanderinos se plantaron en el área de Palop con cierta facilidad. Nada más comenzar el segundo tiempo, Pinillos enganchó un gran disparo desde la derecha. La defensa del Sevilla no tuvo cubos para achicar el agua. Cáceres se quedó ayer en el banquillo. Ahora mismo es un favor para el rival. El Sevilla acabó silbado. En el Bernabéu lo celebran: este empate hace líder al Madrid.