Publicado: 18.12.2015 23:31 |Actualizado: 19.12.2015 08:00

Rafa Benítez, un especialista
en sostenerse en el alambre

No es la primera vez que el entrenador está en una situación extrema. En 2002 vivió una experiencia casi idéntica con el Valencia. Los mediados de diciembre parecen perseguir su carrera en los banquillos. En el Inter de Milán fue despedido por estas fechas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Rafa Benítez, en el partido contra el Cádiz de Copa. /EFE

Rafa Benítez, en el partido contra el Cádiz de Copa. /EFE

MADRID.- Cuando este domingo por la tarde suene el nombre de Rafa Benítez por la megafonía del Santiago Bernabéu minutos antes del partido ante el Rayo Vallecano, posiblemente se lleve una sonora pitada del público presente en el estadio madridista. Algo que no afectará ni lo más mínimo al técnico madrileño. Como tampoco saber que está en la cuerda floja, que su puesto está pendiendo de un hilo.

Porque si algo tiene Rafael Benítez es un “don” especial para moverse en situaciones de extrema dificultad. Como suele decirse popularmente, tiene ya mucho “callo” a la hora de tener que soportar enormes presiones a lo largo de su carrera deportiva. Especialmente desde su salto del Tenerife al Valencia. También posteriormente en el Liverpool, Inter de Milán y Chelsea. Y no sólo logró superar estos momentos delicados sino que, en muchas de esas ocasiones, acabó logrando un título al final de esa temporada.



Especialmente llamativo es lo sucedido en su primera etapa en el Valencia porque hasta ahora es prácticamente idéntico al particular “calvario” que sufre en el Real Madrid. Hasta en las fechas hay coincidencias. Conviene recordar que Rafa Benitez, tras lograr el ascenso a Primera con el Tenerife, aterrizó en Valencia de la mano de Javier Subirats tras la marcha de Héctor Cuper. No era un toro fácil de torear. Digo esto porque algún directivo valencianista dijo entonces que el único Rafa Benítez que conocía era el torero. Más que nada porque aquel Valencia, con una plantilla extraordinaria, venía de perder dos finales de la Liga de Campeones ante el Real Madrid y el Bayern Munich.

En Valencia, también fue expulsado de la Copa por alineación indebida y acabó ganando la Liga

Al igual que está sucediendo ahora en el Real Madrid, los inicios fueron bastantes malos. El mes de noviembre no puedo ser más negro para el equipo valencianista sumando cinco derrotas consecutivas. El mes de diciembre tampoco había empezado muy bien tras perder en Riazor ante el Deportivo.También un jugador llamado Denis había provocó la eliminación de Copa por alineación indebida.

A esta preocupante situación en Liga había que sumar la “sorpredente” eliminación de la primera ronda de la Copa del Rey ante el Novelda. Y también por alineación indebida, como acaba de sucederle con el Real Madrid ante el Cádiz. Entonces no fue por alinear a un jugador que estaba sancionado sino por jugar con exceso de extranjeros. Durante dos minutos estuvieron cuatro extracomunitarios, cuando sólo eran permitidos tres, en el terreno de juego. Y quieren saber el jugador que propició todo. Pues también se llamaba Denis como Cherysev. Se trata del rumano Denis Serban que compartió alineación con los argentinos Pablo Aimar y Fabian Ayala; el yugoslavo Djukic y el propio Serban.

Todo esto fue un 10 de octubre del 2001. El Comité de Competición decidió ocho días después expulsar al Valencia de la competición, además de una multa de 300.000 euros y la inhabilitación por dos meses de su delegado Juan Cruz, quien días después presentaría la situación.

15 de diciembre del 2001, el día que cambió todo

Y así llegamos al día de autos, el 15 de diciembre del 2001. El Valencia, ya desterrado hacía un mes de la Copa, visita el Olimpico de Montjuic en la jornada decimoséptima para enfrentarse al Espanyol en una situación agónica también en liga. Era octavo a ocho puntos del Real Madrid, entonces líder, y sin haber logrado una sola victoria a domicilio en toda la temporada. Ese día Rafa Benitez saca un once casi “galáctico” con Cañizares, Curro Torres, Pellegrino, Ayala, Fabio Aurelio, Albelda, Aimar, Mista, Vicente, Rufete e Illie. Se llega al descanso con una victoria perica 2-0 y con la destitución de Rafa Benitez y su “cabeza” puesta encima de la mesa. Incluso en el propio palco del estadio, los directivos del Valencia, allí presentes, ya dan por destituido al técnico madrileño.

Tras la agónica victoria contra el Espanyol, el Valencia encadenó una racha de buenos resultados, especialmente en una segunda vuelta intachable que le permitieron alzarse, tres décadas después, con su quinto título de liga

Pero sorprendentemente todo cambia en la segunda parte. Una actuación histórica de Rufete con dos goles y un tercero de Adrian Illie le otorgan finalmente la victoria al Valencia y evitan la “lapidación” de Rafa Benítez. A partir de ese día cambió todo. El Valencia encadenó una racha de buenos resultados, especialmente en una segunda vuelta intachable que le permitieron alzarse, tres décadas después, con su quinto título de liga de la historia por delante del Deportivo de la Coruña y del Real Madrid, que finalmente acabó a nueve puntos del líder.

Este título de liga fue el primero de tres años gloriosos para Rafa Benítez y el Valencia. Especialmente la temporada 2003-2004 donde el conjunto valencianista logró un doblete, con un nuevo título de Liga y la Copa de la UEFA. Títulos que convertían entonces Rafael Benítez en el entrenador que más títulos ha logrado en la historia del club che.
En apenas dos años pasó de estar prácticamente desterrado, con pie y medio fuera del club a ser un auténtico ídolo en Mestalla. Para la historia quedarán sus lágrimas el día que anunciaba su marcha para emprender una nueva aventura en el Liverpool.

Un paso histórico por el Liverpool

El legado que Rafael Benítez ha dejado en sus seis años al frente del Liverpool es también imborrable, empezando por la Liga de Campeones que logró en la primera temporada. Y también aquí podemos decir que volvió a sobrevivir en el alambre. Aquel Liverpool de Xabi Alonso o Luis García perdía al descanso 3-0 ante el Milan. Pero todo cambió tras el descanso y al final la lotería de los penaltis otorgaba, veinte años después, la Champions a los “reds”. Después vendrían la Supercopa de Europa ante el CSKA de Moscú, la Comunity Shield en el 2006, una FA Cup. Volvió incluso a disputar otra final continental ante el Milán, pero esta vez los italianos acabaron ganando por 2-1.

Benítez sostiene con Gerrard la Copa de Europa con el Liverpool.

Benítez sostiene con Gerrard la Copa de Europa con el Liverpool.

Llega el 2010 y surgen los primeros problemas con los nuevos propietarios del club. De nuevo su puesto vuelve a estar en tela de juicio, pero finalmente fue Rafael Benítez quien decidió marcharse, dejando el club inglés. También aquí lo hizo convertido en un auténtico ídolo.

23 de diciembre de 2010. Se acaba la corta aventura de Benítez en el Inter de Milan

Posiblemente su aventura en el Inter de Milan es la única donde Rafa Benitez no pudo demostrar estas dotes innatas para sobrevivir en situaciones límite. Quizá porque la sombra exitosa de José Mourinho era demasiado alargada. Una sombra que vuelve a aparecer ahora tras la fulminante destitución del portugués en el Chelsea. El 8 de junio del 2010 el Inter de Milan anuncia la contratación de Rafa Benitez para cubrir la vacante dejada por José Mourinho tras su marcha al Real Madrid. Rafa coge un equipo histórico que venía de conseguir el triplete con Mou: Liga, Copa y Champions.

Pese a un inicio prometedor al adjudicarse la Supercopa de Italia, pronto empiezan los problemas. El Inter, como le había sucedido con el Valencia y ahora con el Real Madrid, tuvo un preocupante inicio liguero. De nada le sirvió adjudicarse el 18 de diciembre, curioso lo de este mes, el Mundial de Clubes ante el Mazembe por 3-0 en el Estadio Sheikh Zayed de Abu Dhabi. Benítez ya tenía fecha de caducidad en el club italiano, algo que consumó a escasas horas de la celebración de la Nochebuena de aquel 2010. El 23 de diciembre el técnico madrileño dejó de ser oficialmente el técnico del Inter de Milan. Apenas seis meses y quince días duró su aventura en Italia.

La aventura del Chelsea se convirtió en un calvario

Después de dos años de absentismo en los banquillos, Rafa Benítez recibe en noviembre del 2012 la llamada del Chelsea, ya es curioso también viendo lo que acaba de suceder con Mourinho, para sustituir al italiano Roberto Di Matteo. Una aventura que se convirtió en un calvario, demostrando una vez más como el técnico madrileño se maneja excepcionalmente en estas situaciones límite. No había apenas aterrizado en la City, cuando los aficionados del equipo londinense le recibieron con cárteles de “Rafa OUT” (Rafa fuera) o “Rafa Benítez. Chelsea fans dont forget” (Los aficionados del Chelsea no olvidan”. Mensajes y burlas que tuvo incluso que soportar en otros estadios como la templo de Old Trafford. Allí los aficionados le coreaban “Rafa, tomorrow is out” (Rafa, mañana te echan).

Después de dos años de absentismo en los banquillos, Rafa Benítez recibe en noviembre del 2012 la llamada del Chelsea

Incluso ese día Ferguson se negó a darle la mano al comienzo del encuentro. Algo a lo que respondió el entrenador español nada más finalizar el partido: “Yo estaba esperando al comienzo del partido porque tengo educación.. preguntarle a él para ver lo que piensa si os atrevéis”. A todo esto hay que sumar las burlas que llegaban precisamente de José Mourinho, ex técnico entonces del Chelsea, que llamaba “gordo” al entrenador español en una conversación con el brasileño Maicon. A todo esto vuelve a aparecer la maldita fecha de mediados de diciembre en el camino de Rafa Benítez.

Primero porque a principios de este citado mes el Chelsea, campeón meses de la Champions en una extraordinaria final ante el Bayern, se queda fuera de la competición en la fase de grupos relegándole a la segunda competición continental. Un auténtico fracaso para el club londinense del magnate ruso Abramovich. Además, apenas días después de producirse esta debacle, viene otro golpe durísimo para el Chelsea y el propio Rafa Benítez.

El Chelsea cae estrepitosamente por la mínima en la final del Mundialito de 2012 ante el Corinthians brasileño

El Chelsea, como vigente campeón de la Liga de Campeones, tiene que disputar el Mundial de Clubes. El segundo de Benitez como entrenador del equipo europeo. Pero esta vez no corrió la misma suerte que con el Inter. El 16 de diciembre del 2012 el Chelsea cae estrepitosamente por la mínima en la final ante el Corinthians brasileño.

Pero, una vez más, Rafa volvió a sacar sus dotes de malabarista logrando sacar a flote el equipo pese a esta situación crítica. Meses después, el Chelsea no sólo estaba en semifinales de la FA Cup y la Liga Europa, además en la Premier ostentaba una posición que aseguraba una plaza de la Champion para la siguiente temporada.

Así llegamos al 12 de abril del 2013. Ese día Rafa Benítez, cansado de este ambiente irrespirable, anuncia su marcha del club al finalizar la temporada. Ese día no tiene reparos en acusar a una parte de la afición, de la cual “está decepcionado porque tienen que apoyar al equipo en lugar de perder el tiempo haciendo otras cosa”, también atacó al propio club porque la consideración de “entrenador interino” que le habían dado ciertos directivos. “Soy un profesional y voy a hacer mi trabajo. Al final de temporada me iré”.

Y se fue engordando su currículum con otro nuevo título al adjudicarse la Liga Europa después de otra final de infarto ante el Benfica portugués. Además dejó a los blues en la tercera posición de la Premier, asegurando así una plaza para la Liga de Campeones de la temporada 2013-2014. Se volvió a repetir la historia.

La historia vuelve a repetirse en el Real Madrid

Y ahora, después un paso triunfal en el Napolés, la historia vuelve a repetirse en el Real Madrid. De nuevo, a mediados de diciembre, su situación es agónica y su futuro está pendiendo de un hilo. Veremos cómo responde el público del Santiago Bernabéu, que recibimiento le da en este último encuentro del año 2015.

De momento, como ya contamos en PÚBLICO el jueves 17 de diciembre, cuenta con el respaldo del presidente Florentino Pérez. Una confianza que se sustenta en el hecho de que , destituir al técnico madrileño, supondría poner su cabeza en bandeja de plata a los jugadores. Algo que no está dispuesto a admitir el presidente madridista. Basta ver las declaraciones del pasado jueves a El Larguero donde Florentino utilizó expresiones como “Benítez no va a ser sustituido por Zidane” “Benitez es la solución al problema”. “Creíamos que era la persona adecuada para este momento”, “El lo va a sacar adelante”.

Quien sí vuelve a cruzarse en el camino de Rafa Benitez es José Mourinho. Su salida del Chelsea le vuelve a colocar en el punto de mira del conjunto blanco. Una vez más el futuro de los dos técnicos vuelve a cruzarse. Más teniendo en cuenta la cierta ambigüedad del presidente madridista cuando le preguntaron sobre el asunto en la Cadena SER. “Ahora mismo Mourino no va a venir, pero nadie puede predecir el futuro” o “Tengo un buen recuerdo de Jose. Aumentó el nivel competitivo. Con Mou volvimos a ocupar el sitio que nos correspondía. Nos dio un plus de intensidad”. Una intensidad que precisamente reclama actualmente el presidente a la plantilla madridista.

Así que ahora toca esperar y ver, como una vez más, Rafa Benitez vuelve a desenvolverse en este mes de diciembre. De momento sabe que el presidente no le va quitar, salvo que la situación sea insostenible. La intención es mantenerle hasta final de temporada. Intenciones que se han visto sobresaltadas con la aparición de Mourinho en el horizonte madridista. Viendo estos precedentes del técnico madrileño en el Valencia y el Chelsea, lo que ahora parece una destitución a voces, acaba convirtiéndose en nuevos títulos para el Real Madrid a final de temporada.

Etiquetas