Público
Público

Rafa Muñoz, un oro nacido de la rabia

El español, indultado por la FINA, culmina una temporada llena de problemas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Muñoz lavó su culpa. El nadador cordobés, plusmarquista mundial de los 50 mariposa, logró en Budapest su primer gran triunfo. Campeón de Europa. Un título que nace de la rabia. Una medalla de oro que podría haber sido abortada por el Panel de Dopaje de la FINA, que tuvo al borde de la descalificación al nadador cordobés después de su desconexión de la natación del pasado otoño. Muñoz no había dado cuenta de su paradero a efectos de los controles antidopaje.

'Me ha salido toda la rabia y todo el coraje', declaró el nuevo campeón de Europa nada más salir de la piscina. Muñoz, de 22 años, nadó una de sus mejores carreras. Aguantó bien la presión de ser el favorito, tuvo una buena salida, se puso en acción rápidamente, se situó en cabeza a los 15 metros y ya nadie fue capaz de alcanzarlo. Hizo coincidir perfectamente su última brazada con la pared y paró el cronómetro en 23.17, la segunda mejor marca mundial del año. La primera también es suya (23.15), lograda el lunes en las semifinales.

El cordobés (con 23.17) dominó con autoridad los 50 mariposa

Frederick Bousquet, miembro del fortísimo equipo galo, fue el que más se acercó al español en la final, acosándolo hasta la llegada. El francés detuvo el cronómetro en 23.41, por delante del ruso Koro-tyshkin, bronce con 23.43. Muñoz gritó al ver el resultado en el electrónico: '¡Vamos!', exclamó.

Con su victoria, Rafa ha demostrado además que la prohibición de los bañadores de goma no le ha sacado de la élite mundial. Logró el tercer mejor crono de la historia logrado con bañador textil.

Muñoz estuvo ocurrente tras ganar la medalla. 'Ya que tengo el problema de ser andaluz y no se me entiende muy bien cuando hablo, mi mejor forma de expresarme es en el agua. Y doy las gracias a todos aquellos que han querido que hoy esté aquí y pueda seguir a pesar de los vaivenes y montañas que puede haber en mi carrera deportiva', señaló el campeón de Europa. Y culminó con una reflexión: 'Si hubiera nadado hoy con el bañador del año pasado, a lo mejor habría batido el récord del mundo'.

'Me ha salido toda la rabia y el coraje', exclamó tras ganar a Bousquet

José Antonio del Castillo, entrenador de Muñoz, dudaba de que los problemas que ha padecido su nadador en el último año 'le hayan hecho madurar'. El técnico reveló que 'tiene un carácter muy despreocupado y no se plantea las cosas a muy largo plazo. Imagino que, cuando menos, habrá aprendido que tiene que cuidar más los detalles y las exigencias que deben acompañar a un deportista de elite, pero tanto como madurar, madurar, no lo sabremos. Creo que es un proceso de más tiempo'.

Del Castillo, que recibió a Muñoz en febrero en Barcelona, reconoce que 'el trabajo con Rafa no ha sido sencillo'. Según el técnico, el oro de los 50 'le puede ayudar a luchar por las medallas en los 100 mariposa el sábado'.