Publicado: 21.09.2015 14:08 |Actualizado: 21.09.2015 17:27

Rajoy, a la ÑBA: "Sólo nos superan
la URSS y Yugoslavia pero como ya
no existen, no nos supera nadie"

La selección española de baloncesto ha acudido a La Moncloa donde el presidente del Gobierno les ha recordado que su oro "es la medalla de la fe, la del equipo, la fuerza, el talento y la convicción". En Callao han celebrado el título con miles de aficionados.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
Jugadores y cuerpo técnico de la selección española de baloncesto celebran el título europeo en la plaza de Callao. /EFE

Jugadores y cuerpo técnico de la selección española celebran el título europeo en la plaza de Callao. /EFE

MADRID.- Después de la conquista llegan los honores. La selección española de baloncesto, flamante campeona de Europa, aterrizó esta mañana en el aeropuerto de Barajas, procedentes de Lille y ahí comenzó su periplo de festejos y agasajos.

La primera parada fue el Palacio de La Moncloa, donde fueron recibidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un acto puramente institucional. Después, pusieron rumbo a la céntrica plaza madrileña de Callao, donde una multitud esperaba a los campeones para vibrar con ellos y darles las gracias. Allí, la alegría y el jolgorio se desató.



Y ya pasado el mediodía tocaba festejar el título llenando los estómagos junto al resto de la delegación en el restaurante Txistu. Y de ahí ya cada uno de los miembros de esta histórica selección partirá hacia su casa.

Rajoy: "Ésta es la medalla de la fe"

En La Mocloa, Rajoy les recibió asegurando que el oro logrado ante Lituania "la medalla de la fe" y de "la fuerza, el talento y la convicción". "Todos debéis estar muy contentos y muy orgullosos porque habéis hecho felices a mucha gente sin pedir nada a cambio", ha destacado Rajoy en la recepción que ha ofrecido en el Palacio de la Moncloa a los jugadores y al cuerpo técnico de la selección española ganadora ayer del Europeo de baloncesto.

En presencia de todos los jugadores, del seleccionador, Sergio Scariolo, y del presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez, Rajoy ha subrayado que este triunfo ha sido fruto del esfuerzo y del "no rendirse nunca".

Ha recordado que ha sido el partido de baloncesto más visto de la historia, con seis millones de espectadores, así como la medalla número 12 para nuestra selección, sólo superada por las extintas URSS y Yugoslavia.

Rajoy: "Ha sido nuestra medalla 12 en un Europeo, sólo la URSS y Yugoslavia nos superan, y como no existen, ya no nos supera nadie, somos el primer país de Europa"

"Gracias, porque habéis hecho feliz a muchísimos españoles, a todos los españoles. Ha sido nuestra medalla 12 en un Europeo, sólo la URSS y Yugoslavia nos superan, y como no existen, ya no nos supera nadie, somos el primer país de Europa. Esto ha sido producto de muchas cosas. Sabéis que fue difícil la primera fase, que fue complicado el partido contra Alemania. Es la medalla de la fe, la del equipo, la fuerza, el talento y la convicción", dijo Rajoy.

Pau Gasol, junto a Felipe Reyes, le entrega un balón de oro a Mariano Rajoy en La Moncloa. /EFE

Pau Gasol, junto a Felipe Reyes, le entrega un balón de oro a Mariano Rajoy en La Moncloa. /EFE

Rajoy también ha felicitado al presidente de la Federación, a Sergio Scariolo y a los jugadores: "Estamos muy orgullosos y contentos. El presidente está haciendo un gran trabajo y felicito al entrenador, debe ser muy complicado ser entrenador de un deporte mayoritario porque todos saben, y a todos los jugadores. A Felipe (Reyes), el capitán que os representa a todos, a Pau (Gasol), el mejor jugador y máximo encestador, y al 'Chacho' (Rodríguez), en el cinco ideal".

Después y ya fuera de micrófonos, también se ha interesado por Rudy Fernández, que este domingo sufrió durante la final contra Lituania un fuerte golpe en la espalda, aunque está acompañando a sus compañeros en los actos oficiales del día.

Felipe Reyes: "Nos ha costado mucho conseguir la copa"

En nombre de los jugadores ha tomado la palabra Felipe Reyes, que ha mostrado su orgullo por haber conseguido una copa "tan sufrida y merecida que ha costado tanto conseguirla". Ha destacado la unidad del conjunto y la calidad deportiva y humana dentro y fuera de la cancha que ha hecho que la convivencia sea "más fácil".

Reyes, que al igual que los jugadores mostraba el cansancio de las últimas horas, también ha dado las gracias a José Luis Sáez por el apoyo que ha brindado siempre a la selección, respaldo sin el que "nada habría sido posible". El propio Sáez ha reconocido que había "ciertas dudas" sobre si la selección sería capaz de alcanzar la medalla de oro, pero gracias al "trabajo y al compromiso" se ha podido conseguir.

Además del saludo de los jugadores, que vestían la camiseta de la selección y la medalla de oro colgada al cuello, el presidente del Gobierno ha recibido de manos de Pau Gasol otra camiseta con su nombre y el número 15 -habitual de los tiradores- y una pelota dorada, símbolo del metal conseguido en este campeonato europeo.

Al final del sencillo acto en el salón de Tapices, que apenas ha durando quince minutos aunque ha concitado la curiosidad de algunos de los trabajadores de Moncloa, el presidente del Gobierno ha posado en la habitual foto de familia con los jugadores y la copa del Eurobasket en la escalinata del Palacio.

El cántico en la fiesta de Callao: "Gasol, MVP, MVP"

De ahí, el autobús puso rumbo al centro de Madrid. En la plaza de Callao varios miles de personas recibieron a sus campeones, ataviados con camisetas de la selección española y de varios equipos de la NBA norteamericana. Pau Gasol, Felipe Reyes, Sergio Llull o Rudy Fernández fueron algunos de los más coreados.

Los jugadores, presentados uno por uno por un "speaker", salieron de los Cines Callao por un pasillo hasta en el escenario, en el que podían chocar las manos con los aficionados. Presentados por orden decreciente de dorsal, el ánimo de la hinchada fue en aumento hasta la salida de Pau Gasol, recibido a gritos de "MVP, MVP".

"Antes del partido contra Francia vuestros mensajes nos llegaron y nos pusieron la piel de gallina. Sin esos mensajes no estaríamos aquí, esto es gracias a vosotros", dijo Reyes, capitán de la selección, el primero en tomar la palabra ante la bulliciosa afición congregada en Callao.

Pau Gasol se dirige a los miles de aficionados congregados en la plaza de Callao. /EFE

Pau Gasol se dirige a los miles de aficionados congregados en la plaza de Callao. /EFE

Pau Gasol: "Vivir este momento y compartirlo con vosotros es una maravilla. Gracias por disfrutar del baloncesto"

El siguiente en tomar la palabra fue Pau Gasol. "Vivir este momento y compartirlo con vosotros es una maravilla. Gracias por disfrutar del baloncesto y esperamos que podáis disfrutar de muchos más momentos como este, llenos de felicidad", decía, al tiempo que la afición prácticamente le callaba recordándole su condición de mejor jugador del torneo.

Sergio Rodríguez le pidió a la afición que cantara con él un "campeones de Europa", mientras que Llull recordaba que esta selección "se crece en los momentos difíciles", y pedía un reconocimiento para el cuerpo técnico del equipo. El ala-pívot de origen montenegrino Nicola Mirotic calificó la experiencia como "inolvidable". "Gracias por hacerme sentir un español más", dijo el jugador de los Chicago Bulls, a lo que la gente respondió con un "Yo soy español, español, español".

Pau Ribas apareció con la cabeza afeitada. "Yo lo tenía tan claro que aposté lo de la cabeza y así estoy", dijo; seguido por un Rudy Fernández que tuvo un recuerdo especial para el equipo médico de la selección, capital para recuperar su maltrecha espalda.

'Willy' Hernangómez, Guillem Vives, Víctor Claver ('Batman', según Sergio Llull), Fernando San Emeterio y Pablo Aguilar también tomaron el micrófono para agradecer su apoyo a los aficionados, para concluir con el técnico, el italiano Sergio Scariolo.

Scariolo: "Los jugadores nos han dado lecciones importantes: que cuando caes hay que levantarse, que los obstáculos se superan y que al final el premio llega. Se lo merecen"

"Hace cuatro años celebramos un campeonato muy diferente. Jugamos fenomenal desde el primer día. Este año ha sido mas sufrido, y por eso lo hemos disfrutado más. Nos ha llegado vuestro apoyo, vuestro calor. Los jugadores nos han dado lecciones importantes: que cuando caes hay que levantarse, que los obstáculos se superan y que al final el premio llega. Se lo merecen", cerró el entrenador.

Con el levantamiento de la copa de campeones europeos, la plaza de Callao se inundó de papelitos rojos y amarillos, y la canción 'Dale un grito al campeón' de Carlos Peralías, concluyó el homenaje a los campeones, que tomaron un autobús con destino al mesón Txistu, donde les esperaba la comida de celebración.