Público
Público

Raúl nunca se acaba

El delantero español iguala el gol inicial del Valencia y decanta la eliminatoria del lado alemán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Era un partido especial, para Raúl y para el Valencia. Para el exmadridista, porque volvía a España tras su marcha a Alemania. Y para los valencianistas, porque, como dijo Soldado, muchos habían llegado al club de Mestalla para vivir noches como esa.

Raúl encontró mucho cariño a su llegada, pero en el campo no halló más que abucheos por parte de la grada. Cada vez que cogía el balón o simplemente lo disputaba, subía la tensión en el graderío. Raúl ni se inmutó, lleva muchas horas de vuelo para tan burdo aterrizaje. Incluso enmudeció Mestalla cuando igualó el partido. Sin duda, Valencia se le da bien. Pasan los años, pero su olfato nunca se acaba.

Antes, Soldado abrió el marcador, vitoreado por la afición y cumpliendo a rajatabla sus propios designios: jugó el partido como si fuera el de su vida. Se tomó al pie de la letra las palabras de Raúl, abriendo la eliminatoria con un 'pequeño detalle'. Aprovechó una internada de Mathieu hasta la línea de fondo para marcar con sutileza: desvió lo justo el centro con su pierna derecha. El Valencia se sintió a gusto con el balón en los pies, pero sufría cuando lo perdía. Por eso Banega se puso a la faena, con Tino Costa muy bullicioso, al igual que Chori Domínguez. Los argentinos se buscaban y gustaban. El gol de Soldado espoleó a los blanquinegros, que tomaron el pulso a un partido que arrancó a buen ritmo.

Marcó Soldado, que jugó en Mestalla como si fuera el partido de su vida

El Valencia se adueñó del centro del campo y dispuso de buenas ocasiones en la primera parte para decantar la eliminatoria. Soldado peinó un centro de Miguel y Tino Costa probó a Neuer desde lejos. El Schalke apenas creó peligro, salvo en balones divididos y alguna escaramuza de Farfán por la derecha.

Pero el Valencia, dominador, no selló el partido. Tan abierto como le gusta a Raúl, experto con la caña y decisivo una vez más. La defensa valencianista, más concentrada que de costumbre, olvidó al ex madridista y este se coló por la calle de la amargura. Guaita, providencial en otra ocasión de esas que caza al vuelo, cómo no, Raúl, no pudo evitar el empate. Soldado siguió tomándose el partido como si fuera el duelo en OK Corral: si disparaba envenenado Raúl, él montaba una contra para que Banega cruzara fuera por poco.

El Schalke
aguantó al final
las embestidas de un rival descosido

Tino Costa también estimuló la grada, que ya se anima al grito de '¡Tino, Tino!' cada vez que dispone de una falta con la que armar su pierna izquierda. No hubo tregua: el Valencia buscó cobrar de nuevo ventaja y el Schalke, la puntilla. Las salidas de Vicente y Joaquín le dieron alas a los de Emery, arriesgando a la desesperada.

El Valencia pecó de novato: pudo decantar la eliminatoria a su favor, pero se encontró con el viejo zorro de Raúl, haciéndoles un siete en la cara. El otro 7, Joaquín, lo intentó por su banda con más determinación que acierto. Ni él ni Vicente cambiaron el decorado de los blanquinegros. El Schalke, mejor posicionado, aguantó las embestidas voluntariosas de un Valencia descosido que deberá de hilar fino en Gelsenkirchen para continuar. Guaita a última hora evitó un desgarrón mayor.

1 - Valencia: Guaita; Miguel, Navarro, Ricardo Costa, Mathieu (Alba, m. 78); Domínguez (Joaquín, m. 67), Topal, Banega (Vicente, m. 67), Tino Costa; Aduriz y Soldado.

2 - Schalke 04: Neuer; Uchida, Metzelder, Höwedes, Schmitz; Farfán (Draxler, m. 78), Matip, Kluge, Jurado (Edu, m. 83); Raúl y Huntelaar (Hao, m. 89).

Goles: 1-0. M. 17. Mathieu se interna por la izquierda para que Soldado desvíe sutilmente el centro con la derecha. 1-1. M. 64. Raúl controla dentro del área un pase de Jurado y dispara cruzado con la izquierda.

Árbitro: Nikolaev (Rusia). Expulsó a Schmitz (m. 90) con dos amarillas. Amonestó a Matip, R. Costa, Neuer y Jurado.

Mestalla: 45.000 espectadores.