Público
Público

Sin Raúl y sin cocos

El bombo no deparó la vuelta del 7 al Bernabéu ni grupos muy complicado para Barça, Madrid y Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni Raúl volverá al Bernabéu ni los grandes cocos cayeron en los bombos de Barcelona, Real Madrid y Valencia. A falta de dos bolas del tercer bombo, el morbo previo al sorteo celebrado en Mónaco cobró visos de hacerse realidad. Al Madrid, o le tocaba el Schalke de Raúl o el Ajax. Salió la bola de los holandeses, que por los condicionantes del sorteo fue a parar a un grupo que acabó formado por tres clásicos y un equipo incómodo, el Auxerre.

Más por historia que por fútbol, el Madrid fue el menos favorecido de los tres representantes de la Liga. Además de Auxerre y Ajax, el Madrid se medirá al Milan, que fue el primer equipo, también en la fase previa de la Liga de Campeones, que disparó las alarmas en el Bernabéu la temporada pasada (2-3). Los italianos están en plena transición, con un técnico, Allegri, en el que Berlusconi ha querido ver al nuevo Sacchi por su modesta procedencia, pero su buen hacer en equipos humildes. 'Se juntan tres campeones de Europa y el inevitable equipo francés que parece que nos tiene que tocar todos los años', aseguró Pardeza, director deportivo madridista, que le quiso ver una arista positiva al sorteo: 'No es un grupo fácil, pero nos servirá para endurecernos'. Nunca ha ganado el Madrid en San Siro ni ante Milan ni Inter ni al Ajax en Amsterdam.

El Inter de Benítez, actual campeón, fue el peor parado de los cabezas de serie

El Barça, salvo por la incomodidad del eterno viaje a Kazan, fue el más favorecido por el bombo. Además del Rubin, le tocó en suerte el Copenhague y el Panathinaikos. 'Los equipos pueden parecer fáciles o difíciles en teoría, pero después hay que ver las cosas en el campo. Pero es cierto que no tenemos en nuestro grupo nombres más espectaculares', confirmó Zubizarreta, que se estrenaba como director técnico azulgrana en un sorteo de la Liga de Campeones. En esta edición la final regresa a un escenario cargado de emociones y sentimientos para el Barça. 'No es el viejo Wembley de las dos torres, es el nuevo, pero sería muy especial y esperamos estar en la final', admitió Zubizarreta. En Grecia le espera al Barça el Panathinaikos de un viejo conocido, Ten Cate, mano derecha de Rijkaard durante la estancia del holandés en el banquillo del Camp Nou. El central Sarriegi es otro viejo conocido que juega para los pijos del Pireo, como se les conoce por contraposición del Olympiacos. En Dinamarca le espera el directo, físico y primitivo Copenhague

El Valencia será el que tendrá que lidiar con un grande que no está venido a menos. Se medirá al Manchester United, que sobrevive con sus veteranos de siempre y está a la espera de que Nani y su estelar fichaje, el Chicharito Hernández, se consoliden junto a Rooney para formar un trío ofensivo temible. El Rangers escocés y el Bursaspor son dos rivales teóricamente inferiores. Los turcos, que hicieron historia al dejar a los grandes clubes de Estambul (Galatasaray, Besiktas, Fenerbahçe) sin Liga la temporada pasada, son más complicados que los escoceses.

El Inter, actual campeón, fue el peor parado de los cabezas de serie. Los de Benítez tendrán que empezar a defender el título ante el Werder Bremen, el Tottenham y el Twente holandés.