Publicado: 19.11.2015 09:44 |Actualizado: 19.11.2015 09:44

El Real Madrid cae ante el Khimki y se complica en Europa

El equipo de Laso acumula cuatro derrotas en seis partidos de Euroliga, y se queda sin margen de error. El mal porcentaje en el tiro lastra al conjunto madridista.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
Rudy Fernández, en los minutos finales del encuentro frente al Khimki. EFE/Juanjo Martín

Rudy Fernández, en los minutos finales del encuentro frente al Khimki. EFE/Juanjo Martín

MADRID.- El Real Madrid se complica la vida en Europa al perder en casa, ante el Khimki ruso, por 82-85 en un partido en el que nunca se encontró a gusto ni encontró el ritmo adecuado, lo que le pone cuesta arriba la clasificación para el 'Top-16' de la Euroliga al vigente campeón.

Aunque el Real Madrid pareció entrar más enchufado al partido más importante en lo que va de temporada (4-0), el Khimki demostró de inmediato que es uno de los grandes tapados de la competición y que tiene un equipo para aspirar como mínimo a los 'playoffs'.

En apenas dos minutos, el equipo ruso revirtió la situación (4-7), dejando constancia de su efectividad. Los españoles tardaron en volver a tomar la delantera en el marcador, 11-10 (minuto 4.15), pero no les duró demasiado el dominio porque la puntería en el lanzamiento exterior (1 de 7 en triples) no ayudó nada.



Rimas Kurtinaitis, entrenador del Khimki, comenzó a demostrar su gran fondo de armario con muchas rotaciones, a cual con más calidad y centímetros, llegándose al final del primer cuarto con 22-24.

El Madrid pasó su primera gran crisis en los cinco primeros minutos del segundo cuarto. El equipo elaboró bien la ofensiva, pero la finalización dejó mucho que desear, con balones a escasos centímetros del aro que no quisieron entrar. Aunque se mejoró algo en defensa, la calidad del Khimki hizo que el marcador se colocara en un preocupante 27-37 (minuto 15).

Los de Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, tiraron de casta y un triple del 'Chacho' Rodríguez, seguido de una larga jugada individual, el famoso 'chachosistema', acortaron la ventaja moscovita y permitieron al Real Madrid seguir enganchado al partido sin tanto dramatismo. Al descanso se llegó con un apretado 42-44 y la sensación madridista de que mucho habría que mejorar, en defensa y en ataque, para superar la primera gran prueba de la temporada.

Dos triples de Jaycee Carroll enseñaron el camino, 50-47 (min.22), aunque el Khimki no se amilanó y respondió con la calidad de Alexey Shved y la rapidez de Tyrese Rice, 52-55 (min. 24). El partido se fue enredando por algunas decisiones arbitrales y por lo que estaba en juego, sobre todo para el Real Madrid, 52-60 (minuto 25).

Gustavo Ayón, el mejor jugador blanco

A trompicones, sin brillantez y con mucho esfuerzo, trabajo y sufrimiento, el Madrid intentó salir de esta segunda crisis, logrando llegar vivo al final del tercer cuarto, 63-66. El mexicano Gustavo Ayón, uno de los jugadores más en forma del Real Madrid, fue el encargado de mantener a su equipo en el marcador en los primeros minutos del último cuarto, 68-70 (minuto 32).

Un 'alley-oop' de Rudy Fernández con Ayón, que no entró, y evitó lo que pudo haber sido el empate a 70 y un triple de Sergey Monia a continuación, 68-73 (minuto.33.30) volvió a sembrar de dudas la suerte del partido.

Con la presión ya en el culmen, sendos triples de Chacho y Sergio Llull fueron contrarrestados por dos de Monia. El Real Madrid se empecinó en seguir tirando de tres puntos y falló hasta cuatro lanzamientos en la misma jugada, lo que unido a una técnica a Laso por protestar, puso un 74-79 en el marcador (minuto 37).

Otro triple de Chacho, a dos minutos del final, 77-79, dio vida a un Real Madrid arrebatado, nervioso y desacertado, que tiraba por la borda de su mala defensa todo lo que con tanto esfuerzo lograba en ataque.

Con 77-81 y minuto y medio por delante, Llull falló un triple y por ahí se comenzaron a agotar las vidas del Real Madrid. En la ruleta rusa de las personales y los tiros libres de los últimos segundos, el Real Madrid no encontró tampoco la solución y perdió un partido (82-85), que hace que se le compliquen mucho las cosas en la Euroliga.

Al término del partido, el entrenador blanco Pablo Laso, afirmó que su equipo dominó "el rebote y las recuperaciones, hemos tenido menos perdidas y mas asistencias que ellos, pero nuestro porcentaje de tiro no ha sido bueno y esto es algo que no nos ha permitido tener fluidez. Defensivamente hemos respondido bien, pero en ataque no".