Público
Público

El Real Madrid vende a Robinho al Manchester City por 40 millones

El City paga 40 millones al contado por el brasileño y Calderón se desdice y lo vende. El Valencia rechaza 60 ‘kilos’ que los blancos ofrecen a la desesperada por Villa

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

 

El Madrid se quedó con lo puesto y con Schuster subiéndose por las paredes. La entidad blanca no logró el fichaje de Villa, en una nueva ofensiva de última hora, y Robinho fue traspasado a Inglaterra por cuarenta millones. El brasileño se salió con la suya a medias. Vestirá de azul, pero no del Chelsea, Robinho jugará las próximas cuatro temporadas en el Manchester City, tras un acuerdo relámpago cuando el reloj estaba a punto de llegar a la medianoche. Un buen negocio, al menos en lo económico, para los blancos.

Pero las noticias no pudieron ser peores para Schuster. La única premisa que no contemplaba el técnico alemán era perder un jugador y que no le reforzaran la delantera. El día, en sí, fue estresante para los directivos madridistas. Las negociaciones con el Chelsea se estancaron. El Madrid veía como el club inglés le pagaba con la moneda que tantas veces había utilizado. Los londinenses se plantaban en 30 millones y dejaban que las manecillas del reloj corrieran.

Pero cuando estaba la situación más tensa en el Bernabéu, de repente, apareció un fax del Manchester City. Los ingleses, que en el día de ayer cambiaron de dueños, ponían encima de la mesa 40 millones de euros por el jugador. El Madrid lo tenía claro. Y forzaba la máquina para contratar un recambio, a Villa, pero en balde.

En un principio, el brasileño rechazó la oferta del City. El agente del brasileño, Wagner Ribeiro, exigía seis millones netos por temporada para cerrar la operación y hasta que el Manchester no dio su brazo a torcer la operación no se cerró. Robinho cedía en su pretensión de jugar en el Chelsea, el equipo del que hace dos días dijo que colmaba sus aspiraciones.

Con la salida de Robinho, Calderón se quita de encima una bomba dentro del vestuario, una bronca continua en el Bernabéu y a un jugador que ha despreciado al club... Pero no ha medido el enfado de su técnico, que ve como su plantilla se debilita en el último momento y sin ningún refuerzo. Calderón, en Veo Televisión, afirmó todo lo contrario: “El entrenador, junto con el director deportivo y el secretario técnico, ha dado el visto bueno a la operación por razones de índole humana”.

El City no es un equipo puntero en la Premier. Siempre ha estado a la sombra del todopoderoso United. Pero la llegada de capital extranjero le ha puesto en primera línea. Hasta hace unas horas, el propietario era el ex primer ministro tailandés Thaksin Shinawatra, que compró el equipo en 2007 por 148 millones de dólares. Pero ayer vendió el club a un grupo inversor de Abu Dhabi (Emiratos Árabes). Robinho se encontrará con viejos conocidos de la Liga, como el ex rojiblanco Petrov y el que ya es su nuevo entrenador, Mark Hughes, ex del Barça.

Mientras, Calderón retomaba las negociaciones por Villa. Lo primero fue ponerse en contacto con el representante del jugador (José Luis Tamargo) y llegar a un acuerdo. Esta vez sí que hubo éxito. Villa cobraría seis millones por cada una de las cinco temporadas que firmaría (el doble que le pagará el Valencia en su nuevo contrato). Pero Vicente Soriano, presidente del Valencia, se negó a negociar con el Real Madrid. Calderón llegó a llamar a su homólogo para trasladarle una oferta de 60 millones de euros, pero se encontró con un muro infranqueable. “El Valencia no se puede sentar a negociar a falta de unas horas para el cierre del mercado”, afirmó Fernando Gómez, vicepresidente del Valencia.