Público
Público

La rebeldía del central silencioso

Álvarez castiga a Squillaci sin jugar en Barcelona tras su plante en Braga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A Barcelona viaja toda la plantilla del Sevilla, como es costumbre cada vez que el equipo disputa una final, pero Squillaci ya sabe que no tiene posibilidad alguna de disputar el encuentro de vuelta de la Supercopa. Su entrenador, Antonio Álvarez, lo hizo saber ayer en la rueda de prensa previa al desplazamiento. 'Estoy al tanto de todo y no va a jugar', aseguró tajante.

Es su castigo por su decisión de no querer ser alineado en la ida de la previa de la Champions por el interés del Arsenal en su fichaje. La disputa del encuentro ante el Braga le hubiera imposibilitado disputar la Liga de Campeones con el equipo inglés en caso de confirmarse el traspaso.

El central francés, de 30 años, comunicó su plante en el vestuario del estadio de Braga a pocos minutos de iniciar el choque. Al parecer, hubo alguna palabra más alta que otra, a pesar de que Álvarez quisiera quitarle ayer trascendencia al asunto: 'No me sentó bien lo que hizo, pero las circunstancias se dieron así y tuve que buscar una solución. Tenía claro lo que debía hacer y lo hice. Dentro del vestuario no pasó absolutamente nada, reuní a los jugadores, comuniqué que Squillaci no iba a jugar y que lo haría Fazio', aseguró ayer el entrenador sevillista.

Es la primera salida del tiesto de un futbolista tan sobrio en el campo como silencioso fuera de él. Salvo por sus lesiones, el defensa galo nunca acaparó grandes titulares en el cotidiano día a día de los entrenamientos en la ciudad deportiva. Incluso tuvo la habilidad de pasar desapercibido en el desmadre de la concentración de Francia durante el pasado Mundial de Suráfrica.

Al termino del partido, Monchi, director deportivo del club, confirmó los hechos antes de que la expedición tomara el vuelo de vuelta desde Oporto. El fichaje aún sigue sin cerrarse. Como ya sucedió con el Olympique de Marsella en su intento de contratar a Luis Fabiano, José María del Nido, presidente del Sevilla, ha puesto un precio del que por nada del mundo piensa moverse.

Si el equipo de Arsene Wenger no desembolsa ocho millones de euros fijos, Squillaci seguirá en el conjunto andaluz. 'Es uno de los jugadores que estamos siguiendo, necesitamos defensas centrales, pero el fichaje está todavía muy lejos', reconoció ayer desde Londres el técnico de los londinenses. Tras la marcha de Campbell, Senderos, Silvestre y Gallas (el Tottenham anunció ayer su fichaje por una temporada), los gunners necesitan con urgencia centrales de garantías.

El asunto abre una vía de agua en el Sevilla. La salida de Squillaci obligaría al fichaje de urgencia de un recambio, ya que Dragutinovic, rotura del tendón de aquiles, y Sergio Sánchez, dolencia cardiaca, aún están lejos de poder volver al equipo. Además, los antecedentes médicos de Fazio tampoco tranquilizan por su propensión a las lesiones.

Los sustitutos ya orbitan en la cabeza de Monchi. Iván Ramis, del Mallorca, y el prometedor canterano del Espanyol Víctor Ruiz son los mejor situados para reemplazar al rebelde. D

DISPLAY CONNECTORS, SL.