Publicado: 16.03.2016 23:45 |Actualizado: 16.03.2016 23:45

Remontada milagrosa del Bayern de Múnich

Los de Guardiola superan un 0-2 ante la Juventus para acabar venciendo (4-2) y se plantan en cuartos de Champions. Müller empató en el último suspiro y Thiago hizo el 3-2 en la prórroga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Thiago celebra su gol a la Juventus. REUTERS/Michaela Rehle

Thiago celebra su gol a la Juventus. REUTERS/Michaela Rehle

El Bayern de Múnich ha certificado su clasificación a los cuartos de final de la Liga de Campeones al sellar una espectacular remontada que terminó por culminarse en la prórroga (4-2), en un duelo en el que la Juventus llegó a ponerse con ventaja por partida doble y en el que el club bávaro no encontró la forma de meter mano a su rival hasta los últimos minutos.

A pesar de las bajas, los de Massimiliano Allegri consiguieron silenciar el Allianz Arena con un arranque avasallador en el que dos goles tempraneros hicieron frotarse los ojos a los aficionados allí presentes, aunque no presagiaron el trágico desenlace que se les vino encima. Los muniqueses lograron enviar el encuentro al tiempo de prolongación tras un tanto milagroso de Müller en el añadido, previo a la sentencia alemana en el tiempo extra que provocó que los italianos hicieran las maletas en la Champions.

La Vecchia Signora sorprendió al conjunto local en el comienzo, un guión que no entraba en los planes germanos y que dejó mudo el estadio tras un precoz 0-1. Una mala salida de Neuer ante un balón largo dirigido hacia Morata, única referencia ofensiva en el 'once' este miércoles, propició un rebote que cayó en los pies de Pogba para que materializara el primero de la noche, prolongando la gran remontada que se emprendió en Turín.



En una de las primeras jugadas del partido, la cara cambió por completo, estableciéndose la Juventus como el equipo clasificado para cuartos, por lo que los de Pep Guardiola se encontraron con la obligación de marcar tras echar por la borda la ventaja cosechada en la ida. Los visitantes, que regalaron la posesión, evidenciaron la fragilidad defensiva de su rival con rápidos contraataques en tromba, en jugadas en las que la zaga alemana hizo aguas tras pérdidas de balón en la creación, que desembocaron en un nuevo tanto juventino.

Tras una rápida conducción de Morata, que minutos antes avisó con un gol que fue anulado por una rigurosa posición antirreglamentaria, el español encontró a Cuadrado sin oposición por la banda derecha, que tuvo tiempo para controlar, recortar a su marcador y establecer el segundo del partido, sacando a la luz los puntos débiles de los líderes de la Bundesliga.

Sin Boateng, sin Javi Martínez y sin Badstuber, todos por lesión, el Bayern de Múnich acusó la falta de efectivos en la retaguardia que arrastra desde hace tiempo y demostró una fragilidad inusual en la competición liguera. Cada vez que los líderes de la Serie A montaron un contragolpe, dieron sensación de peligro, y llegaron incluso a tener opciones de ampliar aún más su renta, pero perdonar salió especialmente caro.

Las tornas del primer enfrentamiento se alternaron y los locales, con la eliminatoria muy cuesta arriba, se vieron contra las cuerdas a la salida de vestuarios, por lo que el pase de ronda se antojó una hazaña. El dominio de la pelota no se concretó en ocasiones de gol hasta los compases definitivos, topándose una y otra vez contra una Juve que aguantó como pudo en su papel.

Los constantes centros laterales bávaros acabaron encontrando rematador, en una de las pocas ocasiones en las que la muralla italiana perdió la marca de Lewandowski. El conjunto dirigido por Guardiola asedió el arco de Buffon en los minutos finales, embotellando a todos los jugadores en el campo italiano a excepción de Neuer, y encontraron fortuna en una de las últimas jugadas, dando lugar a la locura en el Allianz en pleno tiempo de descuento.

La cabeza de Müller puso la igualada tras una internada por la banda derecha, lo que supuso la disputa de la temida prórroga, en la que las dos escuadras volvieron a igualar sus fuerzas con la gasolina justa. En estos instantes, Thiago entró al terreno de juego en sustitución de Ribery, sin saber entonces que se convertiría en el héroe de la noche.

El centrocampista español, después de una entrada al campo falto de precisión, anotó el tercero de los suyos cuando el encuentro se acercaba a su fin, dando pie al éxtasis en Múnich. En consecuencia, la Juventus tuvo que descuidar todo su entramado defensivo para buscar el pase a la desesperada. Sin embargo, Coman aprovechó los espacios para pagarle a los turineses con la misma moneda y sentenciar con el cuarto, cogiendo el billete a cuartos de final de la 'Champions' a última hora.