Publicado: 31.08.2015 21:34 |Actualizado: 01.09.2015 10:05

Representantes e intermediarios,
el otro gran negocio del fútbol 

Las comisiones por las firmas de nuevos contratos son la cara oculta de los millones de euros que se mueven en el cierre del mercado de fichajes. Hacienda está investigando
los modos de pago y podría iniciar inspecciones fiscales contra futbolistas de la liga española que derivarían en la imposición de importantes sanciones económicas

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
El agente de futbolistas Jorge Mendes junto a su mejor 'cliente', Cristiano Ronaldo. - EFE

El agente de futbolistas Jorge Mendes junto a su mejor 'cliente', Cristiano Ronaldo. - EFE

MADRID.- Lunes, doce de la noche. Ya es 1 de septiembre y, por lo tanto, se cierra oficialmente el mercado de fichajes de verano que establece FIFA salvo en la Premier League, donde se baja el telón este martes a las seis de la tarde. El 31 de agosto es un último día frenético en traspasos y operaciones que ponen la guinda a dos meses de libre mercado que nos deja un notable crecimiento en el número de fichajes en la Liga española respecto a años anteriores. 

Una vez que están ya diseñadas y configuradas todas las grandes ligas, llega el momento del descanso y de vacaciones para los otros grandes actores principales de todo este circo del fútbol. Porque además de los clubes, presidentes, directores deportivos y jugadores, el otro elemento clave en este negocio del fútbol son los representantes e intermediarios.

Al representante se le puede considerar como un ángel de la guarda de los jugadores que representan

Con el cierre de mercado se pone punto y final a unos meses de actividad frenética, miles de llamadas de teléfono, cientos de viajes, extensas reuniones a horas intempestivas y en los lugares más inesperados del mundo. Decenas de comidas y cenas con directores deportivos y presidentes de los clubes. Y todo con el objetivo de cerrar el mayor número de operaciones donde se llevan el correspondiente porcentaje. No cabe duda de que ambas figuras, representantes e intermediarios, son el otro gran negocio del fútbol.

Conviene empezar distinguiendo claramente entre los dos. Se podría decir que el representante, en determinados casos, ha acabado derivando en intermediario. Al primero, como su misma palabra dice, se le puede considerar como un ángel de la guarda de los jugadores que representan. Ellos están al día de todo lo que sucede a su jugador, tratan de buscar el club que más le puede interesar y, por supuesto, son quienes dan la cara a la hora de poner encima de la mesa las pretensiones económicas del futbolista. El concepto de representante de toda la vida.



España cuenta actualmente con un abanico extenso de representantes, si bien cada vez están más claramente definidos los que conforman el top ten, más que nada porque esta figura tiende a desaparecer en beneficio del intermediario.

Dentro de este grupo selecto de representantes están nombres como Manuel García Quilón, Ginés Carvajal, Iñaki Ibáñez, Arturo Canales o el grupo Bahía. Quilón tiene una extraordinaria relación con el Atlético y Real Madrid. No en vano es el representante del nuevo entrenador blanco, Rafael Benítez. Ginés Carvajal representa a Víctor Valdés, ex guardameta del Barcelona y del Manchester United, así como al azulgrana Rafa Alcántara o el también ex azulgrana y actual jugador del Everton, Gerard Delofeu. Arturo Canales tiene entre su amplio abanico de representados al defensa Gerard Piqué.

Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, acompañado de Florentino Pérez, presidente del club, durante el acto de renovación de su contrato hasta 2020 celebrado en el estadio Santiago Bernabéu. EFE/Emilio Naranjo

Sergio Ramos, junto a Florentino Pérez, durante el acto de renovación de su contrato con el Real Madrid. - EFE

En una segunda línea está René Ramos, hermano de Sergio Ramos. Sin ir más lejos, este verano ha estado presente en toda la operación de ampliación de contrato del defensa del Real Madrid además de la renovación del lateral madridista Marcelo, otro jugador al que representa. Además, René ha empezado a trabajar especialmente la cantera del Betis y el Sevilla, haciéndose con jugadores que presentan un futuro prometedor.

A esta lista hay que unir otros nombres ilustres como José María Orobitg, el representante más influyente históricamente en Barcelona. Actualmente cuenta con dos jugadores en la primera plantilla azulgrana como Sergio Busquets y Sergi Roberto. Pero por sus manos han pasado decenas de ellos, incluido Pep Guardiola, a quien cogió siendo jugador y continúa representando en su trayectoria en los banquillos. La lista es muy amplia y podría completarse con otros muchos nombres como la familia Toldrá, el ex jugador Juanma López, Carlos Cutropía etc...

Jorge Mendes, el intermediario más fuerte del mundo

Pero como decíamos líneas atrás, esta figura de representante tradicional tiende a desaparecer o girar en favor de la figura del intermediario; no tan preocupado tanto del día de día del jugador, pero que sí aparece cada vez que su representado quiere moverse a otro club o incluso para poner de acuerdo a dos equipos en la operación de un jugador que no tienen por qué representar. Ellos también se encargan de ofrecer a jugadores que no llevan a aquellos clubes donde tienen una gran relación o con su presidente o con el director deportivo. Es una fórmula mixta: representan e intermedian.

Al tener en su cartera a varios entrenadores, como Mourinho o Nuno, Mendes puede mover jugadores hacia estos mismos clubes con
la complicidad del
técnico que representan

Y aquí no hay duda de que actualmente el número uno es Jorge Mendes. La nómina de futbolistas que representa es amplísima con jugadores de la talla de Cristiano Ronaldo, Radamel Falcao, David De Gea, Pepe, Angel Di María, James Rodríguez o Diego Costa. Nunca mejor dicho es el Cristiano Ronaldo de los representantes.

El portugués también lleva en su cartera a dos entrenadores de la talla de José Mourinho, actualmente en el Chelsea, o Nuno Espirito Santo, técnico del Valencia. Algo fundamental porque precisamente el tener a estos entrenadores como representados le permite actuar de intermediario e intentar mover a sus jugadores hacia estos mismos clubes con la complicidad del técnico que representan. Esta práctica no es exclusiva de Jorge Mendes, la realizan muchos otros.

Junto a Jorge Mendes nos encontramos a auténticos tiburones dentro de esta labor de intermediación. Nombres como Colin Comfort, intermediario inglés que trabaja con los grandes representantes españoles a la hora colocar a jugadores españoles en el Premier League. Otro gran nombre en este mundillo es Nelio Lucas, del fondo de inversiones Doyen Sports, y responsable del traspaso de Angel Di María. Leon Angel y Frank Trimboli son los mayores especialistas en la intermediación dentro del mercado inglés e italiano.

Fernando Llorente, el último gran ejemplo

La mejor forma para poder entender este entramado es explicarlo con ejemplos claros. Y qué mejor que hacerlo con una de las operaciones más sonadas dentro del mercado español en este mercado de verano: el traspaso de Fernando Llorente de la Juventus de Turín al Sevilla, fichaje adelantado por Público el pasado 26 de agosto. Precisamente en esta operación aparecen bien diferenciadas las dos figuras. Por un lado está el intermediario y por otro el representante del jugador. La primera función, la de poner en contacto y de acuerdo a Sevilla y Juventus para llevar a cabo toda la operación, ha corrido a cargo de la empresa inglesa Base Soccer Agency, con sede en Londres. Otro de los grandes tiburones de la intermediación.

El representante del jugador, quien se ha encargado de redactar el contrato final asesorado por el bufete de abogados que trabaja con Llorente, es el propio hermano del delantero, “Chus” Llorente. Todas y cada una de las clausulas del contrato que une a Fernando con el Sevilla para las tres próximas temporadas tienen el visto bueno de su hermano.

Fernando Llorente, durante su presentación con el Sevilla. - EFE

Fernando Llorente, durante su presentación con el Sevilla. - EFE

Una vez explicadas y diferenciadas bien ambas figuras, la pregunta que surge es: ¿qué cobran los representantes e intermediarios en estas operaciones? Pues también aquí hay una diferencia que conviene explicar entre ambas figuras.

Si bien la FIFA establece en torno al 3% de la cantidad final como la cantidad aconsejable, lo cierto es que habitualmente los representantes vienen a estar cobrando en torno al 5% neto del contrato del jugador que representan o el 10% bruto. Lo que viene a ser lo mismo.
Dicho de otro modo, si finalmente Sergio Ramos va a cobrar 10 millones netos por temporada, 20 brutos por temporada, su hermano René tienes dos formas de percibir su porcentaje por representación. En caso de percibir el 10% del neto estaríamos hablando en torno al millón de euros netos. Si lo situamos en términos brutos, la cantidad sería la misma.

Inspecciones a futbolistas

La pregunta que surge ahora es: ¿quién paga esta cantidad? Tradicionalmente han sido los clubes quienes se encargaban de pagar directamente a los representantes y siempre al margen del contrato del jugador. Pero esto está cambiando últimamente obligados por la presión de la Agencia Tributaria. Hacienda considera que estas cantidades no las debe pagar nunca directamente el club sino que deben incluirse dentro del salario que percibe finalmente el futbolista.

De hecho, según ha sabido Público, son muchos los jugadores del fútbol español que podrían sufrir en los próximos meses inspecciones fiscales precisamente derivadas de este asunto. Inspecciones que surgen a raíz de las numerosas actas fiscales levantadas por la Agencia Tributaria en estos últimos años como consecuencia de los derechos de imagen del jugador y que en algunos casos ya han tenido que pagar las pertinentes multas. Son públicos los casos de Iker Casillas, Xabi Alonso, David Villa, Leo Messi etc...

Son muchos los jugadores del fútbol español que podrían sufrir en los próximos meses
inspecciones fiscales

Pues bien, esas inspecciones han derivado en que Hacienda esté actualmente investigando estos modelos de pago a los intermediarios y representantes. Investigaciones que podrían derivar en nuevas actas y donde podrían estar implicados tanto jugadores en activo como jugadores que ya han abandonado la práctica profesional del fútbol. La Agencia Tributaria defiende ahora que es el jugador, y nunca el club, el que debe responder de las cantidades que se abonen a su representante. Está por ver cómo acaban las investigaciones, que podrían suponer importantes multas.

Como contrapunto está la liga inglesa, donde todo está perfectamente regulado. De cara operación el representante percibe como máximo el 5% bruto del contrato final. Pero además esa comisión está perfectamente regulada. Un 50% de la cantidad lo paga el club que ficha al jugador y el otro 50% se incluye dentro del salario del propio futbolista. Además todo esto debe estar oficialmente declarado en la Federación Inglesa de Fútbol.

La situación de los intermediarios es bien distinta. Estos pactan una cantidad con el club para el que realizan la operación. Otra cosa es cuando el intermediario es también el propio representante del futbolista donde ahí se acuerdan unas cantidades por la intermediación y el porcentaje correspondiente que el representante tenga con su jugador.

La normativa FIFA y la de la Federación Española

Conviene recordar que la FIFA ha cambiado recientemente la normativa acerca de la figura del representante que ha pasado a denominarse intermediario. Antiguamente estos “representantes” estaban obligados a pasar un examen FIFA y, en caso de superarlo, debían abonar como garantía un seguro de responsabilidad civil. Estos exámenes se realizaban en las distintas Federaciones nacionales.

Sin embargo, esto ha cambiado desde el pasado 1 de abril y con esta nueva normativa ya no es necesario pasar ningún examen ni tampoco es obligatoria abonar ningún tipo de seguro de responsabilidad. Pero también bajo esta nueva realidad normativa, la FIFA deja a las federaciones actúen libremente siempre y cuando se ajusten a lo establecido en el nuevo reglamento. En el caso de la Federación Española, si bien no obliga a tener que inscribir un seguro de responsabilidad civil, sí aconseja a los intermediarios que se registren en la RFEF como medida de autoprotección de su actuación en las operaciones o transacciones que lleven a cabo.

Los representantes e intermediarios tienen terminantemente prohibido llevarse comisión alguna en las operaciones con jugadores menores de edad

Además la propia RFEF aconseja, aunque tampoco sea obligatorio, la firma de una especie de contrato. Actualmente hay cerca de 600 intermediarios inscritos en la Federación Española de Fútbol. Y es norma habitual dentro del seno federativo, especialmente con los nuevos, mantener entrevistas personales antes de autorizar su inscripción, ya sean cara a cara o por videoconferencia.

Cada traspaso y operación, como así el porcentaje que finalmente de otorga a dicho intermediario, debe estar perfectamente regulado. La RFEF debe tener toda la información y puede negarse a aceptar cualquier operación de un intermediario que no esté oficialmente reconocido. Por último, los representantes e intermediarios tienen terminantemente prohibido llevarse comisión alguna en las operaciones con jugadores menores de edad.

El mundo de la intermediación es un mundo de negocios al más alto nivel. Ahora, representantes e intermediarios se tomarán un tiempo de descanso antes de afrontar el segundo gran momento del año, el mercado de invierno que arrancará el primer día de 2016.