Público
Público

Representantes fútbol club

Los clubes se entregan a sus agentes de confianza para la confección de las plantillas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni presidentes ni directores deportivos ni entrenadores. Quienes de verdad mecen la cuna del fútbol profesional son los representantes de jugadores. Raro es el club que, por afinidad, tradición, moda o puro negocio, no cuenta con uno o varios agentes de cabecera a la hora de acometer un fichaje. El Atlético de Quilón y el Madrid de Mendes son los exponentes más actuales y exagerados.

Si a Jorge Mendes le diese por estornudar, el Real Madrid sufriría una pulmonía severa. El todopoderoso entrenador Mourinho, la estrella Cristiano y tres titulares indiscutibles Cristiano, Carvalho y Di María tienen por representante al agente portugués que preside Gestifute, la empresa que gestiona los contratos y derechos profesionales de decenas de futbolistas de renombre, la mayoría lusos. La influencia de Mendes es tanta como para arrastrar al Madrid al primer conflicto de la pretemporada. La pretensión de fichar a Coentrao ha enfadado al Benfica hasta el punto de que amenaza con denunciar ante la FIFA la maniobra.

Mendes ha colocado en el Madrid a Mou, Cristiano, Pepe, Di María y Carvalho

Si Mendes es un recién llegado al Madrid, Manolo García Quilón es un clásico en el Atlético. Comenzó trabajando como ojeador para el club a finales de los años setenta y se hizo representante a petición de Aguilera, en aquel momento lateral derecho y desde hace unas semanas nuevo responsable de la cantera rojiblanca. Desde entonces, la nómina de futbolistas y técnicos de Quilón que han pasado por el Manzanares es incontable. Hoy, Caminero director deportivo, Manzano entrenador, Vizcaíno segundo técnico, Baraja tercer ayudante, Gabi, Filipe Luis y Mario Suárez son suyos.

En el Barça sucede todo lo contrario. La jerarquía de los jugadores de la cantera en el primer equipo provoca una disparidad de agentes, fruto de las relaciones que, desde muy jóvenes, mantienen los futbolistas con cada uno de ellos. Pere Guardiola, hermano del entrenador, es el que más representados, tres Iniesta, Villa y Thiago, posee, pero, curiosamente, su hermano Pep confía sus asuntos a José María Orobitg, hombre de confianza desde su época de futbolista.

Hay más versiones de agentes de cámara. Es el caso de Jesús Martínez con el Villarreal. Los directivos del club castellonense no olvidan que, cuando ponían las bases de su exitoso proyecto, el exjugador del Valencia y representante de Pellegrini arrimó el hombro ejerciendo de asesor de futbolistas suramericanos. También tiene Fermín Gutiérrez especial predicamento en el Racing. El que fue primer agente de Raúl lo es de Manolo Preciado, técnico cántabro del Sporting, y de Álvaro, Osmar y Luque, tres canteranos que ya han debutado en el primer equipo santanderino.

Algo parecido sucede con Pepe Mesas, agente de Bahía Internacional, en Gijón. Tiene una buena relación con Emilio de Dios, director deportivo del Sporting y tres representados: Cuéllar, Ayoze y De las Cuevas.