Público
Público

Resbalón maldito

El Madrid cae en Dortmund, en un partido plagado de caídas y vibrante y farragoso a partes iguales. Los blancos sólo han ganado una vez de 24 visitas a Alemania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Veintitrés partidos del Real Madrid y una sola victoria en Alemania. Mourinho vino al club blanco para romper rachas como esta, pero van dos años sin conseguirlo. Ocurrió la temporada pasada contra el Bayern, cuando cayeron 2-1 y hoy la historia acabó con un resultado idéntico. Ya son veinticuatro.

En un choque con tintes dramáticos, de guerra, con el campo medio embarrado y un estadio que ruge como pocos, el Madrid se encontró ante todo un equipazo, para quien no conociera a este Borussia Dortmund, campeón de la Bundesliga en los últimos dos años.

Los de Jürgen Klopp hicieron un partido casi perfecto. Tocando muy rápido, saliendo muy bien con el balón jugado desde la defensa, preciso al primer pase y eléctrico arriba. Ahí Goetze, Reus y Kehl hicieron virguerías. 

El Madrid trató de sobreponerse a la electricidad de su rival. A Mourinho, como predijo hace días, se le cayó la primera pieza del esquema a los veinte minutos. Khedira se resintió de sus molestias y entró Modric en su lugar. El croata no aprovechó, sin embargo, la cobertura de los alemanes sobre Xabi Alonso para dar más salida al juego del Madrid, que abusó del pase largo. 

El Borussia se aprovechó también de la imprecisión de los blancos con el balón. Muy erráticos en los pases y en la salida del balón, amén de los resbalones, que hicieron verdaderos estragos en ambos equipos. Ahí Götze fue el rey, nutriendo de balones a las bandas y a Lewandowsky, haciendo una primera mitad primorosa.

Kehl probó un par de veces a Casillas desde lejos, mientras en los de Mourinho el ataque no acababa de carburar y todo se quedaba en disparos lejanos de Cristiano, Benzema, Özil y Di María. Al Madrid no le faltó pegada, le faltó tirar a puerta. Los alemanes maduraron el gol toda la primera parte y este llegó, como cabía esperar, por uno de los muchos errores blancos en la salida del balón. Pepe se equivocó fatalmente en una entrega y Lewandowsky lo aprovechó fusilando a Casillas.

Essien fue un agujero constante en el lateral izquierdo por el que entraron los alemanes

Al Borussia, no obstante, no le dio tiempo a disfrutar de la alegría. Casi en la jugada inmediata Cristiano se sirvió de un pase milimétrico de Özil y la indecisión de los centrales y el portero alemán para batir a éste con una preciosa vaselina.

El segundo acto fue una continuación del vibrante choque, pero con el Madrid más enchufado. Ambos equipos se indultaron varias veces y Di María perdonó lo que podría haber cambiado el encuentro. El argentino, totalmente solo ante el portero alemán, envío el balón fuera, rozando el poste.

Götze siguió a lo suyo, percutiendo con sus compañeros una y otra vez el ala izquierda, donde el improvisado lateral Essien -Mourinho volvió a dejar a los canteranos en la grada- se vio sobrepasado constantemente. En una de ellas, Casillas despejó mal un centro del '10' alemán, los defensas no salieron al rechace y Schmelzer empalmó a placer.

El gol alemán arrodilló a los blancos, incapaces de hacer casi una ocasión clara en la siguiente media hora, presos de su propia imprecisión. Y el Borussia aguantó en pie y el Madrid volvió a intentar la heroica, pero el gol de un Portillo como el de hace diez años no llegó y deja viva la maldición blanca en Alemania, un año más. 

2 - Borussia Dortmund: Weidenfeller; Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer; Kehl, Bender (Gündogan, 67); Reus (Perisic, 90), Götze (Schieber, 87), Grosskreutz; y Lewandowski.

1 - Real Madrid: Casillas; Ramos, Varane, Pepe, Essien; Xabi Alonso, Khedira (Modric, 20); Di María, Özil, Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, 73).

Goles: 1-0, min 36: Lewandowski. 1-1, min 38: Cristiano Ronaldo. 2-1, min 64: Schmelzer.

Árbitro: Viktot Kassai (HUN). Amonestó a Sergio Ramos, Xabi Alonso y Gündogan.

Incidencias: partido de la tercera jornada de la primera fase de la Liga de Campeones disputado en el Signal Iduma ante unos 80.000 espectadores.