Publicado: 27.12.2015 08:52 |Actualizado: 27.12.2015 08:52

Resumen: El Barça firma un repóquer de títulos y el Sevilla completa el pleno español en 2015

La selección española completó una fase de grupos impecable de camino a la Eurocopa de Francia 2016. El 2015 también ha estado marcado por los casos de corrupción de los máximos mandatarios del fútbol, Joseph Blatter y Michel Platini.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, posa con los trofeos de la Liga, Liga de Campeones y Copa del Rey al finalizar su comparecencia. /EFE

El presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, posa con los trofeos de la Liga, Liga de Campeones y Copa del Rey./EFE

MADRID.- El 2015 quedará como un año teñido de azulgrana en el mundo del fútbol, con un Barcelona pentacampeón, que acerca la figura de Luis Enrique a la de Pep Guardiola, y un dominio abrumador español en competiciones europeas por segundo año consecutivo, con el Sevilla repitiendo éxito en la Liga Europa.

El fútbol español sigue marcando el paso en el panorama continental. En un 2015 en el que la selección española, vigente campeona de Europa, rectificó el rumbo para acabar accediendo con firmeza a una nueva defensa de la corona en Francia 2016, a nivel de clubes el dominio ha sido abrumador.

De los seis títulos del 2009, a los cinco del 2015. De Guardiola a Luis Enrique. Un Barcelona con sello que tan solo dejó escapar la Supercopa de España ante el Athletic de Bilbao pero que ejerció un dominio incontestable en Liga de Campeones, Liga, Copa del Rey, Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes que puso el broche de oro. Sumada a la Liga Europa del Sevilla y el Balón de Oro junto a la Bota de Oro conquistados por el portugués Cristiano Ronaldo dejan todos los galardones de prestigio en España.



El éxito del Barcelona en lo deportivo, alejado de la marejada institucional que vivió antes de la confirmación en la presidencia de Josep Maria Bartomeu ganando las elecciones al regreso de Joan Laporta, se fomentó en la paciencia y la continuidad en los instantes de dudas. Pocos podían imaginar un año repleto de éxito cuando la derrota en Anoeta en el mes de enero señalaba a Luis Enrique en un pulso de poder con Leo Messi, suplente tras disfrutar de más días de vacaciones navideñas.

La continuidad de Luis Enrique invitó al acercamiento con Messi y el perfecto engranaje de un tridente clave de los éxitos, con un entendimiento único entre tres grandes estrellas que son amigos. Leo, de nuevo a punto de ser coronado como el mejor futbolista del planeta, con el brasileño Neymar confirmando su crecimiento y acercándose al trono del argentino, más el uruguayo Luis Suárez, el devorador de goles que pone el remate a un fútbol de toque.

La Liga, con una ventaja final de dos puntos sobre el Real Madrid en una competición que volvió a ser de dos, y una Liga de Campeones en la que el Barcelona superó los peores obstáculos en los cruces hasta la final -Manchester City, PSG y Bayern Múnich-, fueron el final perfecto para un futbolista que cambió el juego para ser leyenda: Xavi Hernández.

La Juventus evitó un clásico en la final de Champions

Berlín acogió la final de la Champions que estuvo más cerca que nunca de ser un Clásico para la historia. La impidió la Juventus italiana liderada con la reivindicación de Álvaro Morata ante el Real Madrid. Y tuvo su momento en una gran cita que acabó con claro dominio del Barcelona (1-3) para firmar su quinta Copa de Europa y la segunda vez que un equipo firma el triplete de grandes títulos.

Morata no celebra su gol al Madrid. Reuters / Sergio Pérez

Las vacaciones de verano, la Copa América y la imposibilidad de fichar por la sanción FIFA, dejaron tras la conquista de la Supercopa de Europa ante el Sevilla y la derrota en la Supercopa de España ante el Athletic, un inicio de campaña de dudas del Barça que las ha ido disipando, curiosamente, sin Messi. Su lesión provocó un paso al frente de Neymar y Luis Suárez. Asumiendo galones compartidos.

El Real Madrid, por su parte, camina en la inestabilidad tras sufrir la maldición del campeón del mundo. Desde la conquista en Marrakech para cerrar el 2014, su caída no ha tenido fin. El presidente Florentino Pérez decidió prescindir de la figura de Carlo Ancelotti, el hombre que dio de la Décima al madridismo, por la ausencia de títulos grandes y entregó la nave a Rafa Benítez. Sin calma en el madridismo, la falta de buen juego, derrotas dolorosas ante los grandes y una eliminación de Copa del Rey por alineación indebida de Denis Cheryshev en Cádiz, cierran un año de turbulencias con Zinedine Zidane preparado para dar el salto en caso de necesidad.

Mientras, el Sevilla inscribió su nombre como el primer club que conquista cuatro ediciones de la Liga Europa (antigua Copa de la UEFA). Su caminar firme tuvo el punto máximo en la semifinal ante el Fiorentina, a la que endosó un total de 5-0, antes de que la final ante el Dnipro ucraniano la decantasen el doblete del colombiano Carlos Bacca y el tanto del polaco Krychowiak (2-3) en un éxito que reafirmó a Unai Emery.

El regreso con mal sabor de boca del Valencia a la Liga de Campeones, que costó el puesto a Nuno, la recuperación de las señas de identidad del Atlético de Madrid del 'Cholo' Simeone, firme en Europa y en Liga para pelear por los títulos, o la vuelta a competición europea del Villarreal son apuntes del final de un 2015 que dejó los descensos de Córdoba y UD Almería, en los despachos por incumplimiento de los requisitos económicos de la LFP, a la Liga Adelante y el regreso a la elite del fútbol español de tres históricos como Real Betis, Sporting de Gijón y UD Las Palmas.

Chelsea, Juventus, Bayern y PSG, campeones de las grandes ligas 

Lejos de las competiciones nacionales, las cuatro grandes ligas de fútbol europeas fueron dominadas por Chelsea, Juventus, Bayern de Múnich y el París Saint-Germain. En la Premier League, el equipo entrenado por Mourinho dominó de inicio a fin y tan sólo el Manchester City opuso resistencia. Pero tras ser nombrado mejor entrenador de la liga inglesa la pasada campaña, un pésimo inicio en la presente campaña, ha obligado a Roman Abramovich, dueño del Chelsea, a prescindir de los servicios del entrenador portugués.

En Italia, la Juventus de Allegri no dio opción a la Roma, segundo clasificado, y se impuso con 17 puntos de diferencia. Sólo un Barcelona excepcional, que venció a los italianos en la final de la Champions, impidió el triplete del conjunto de Allegri.

En la Bundesliga, el dominio del Bayern de Guardiola continuó imperando y ganó el título liguero, por delante del Wolsburgo y del Borussia Mönchengladbach. El exentrenador del Barcelona, ya ha anunciado su marcha del conjunto alemán en junio de 2016, camino a la Premier League. Por último, en Francia, Ibrahimovic aupó al PSG a un nuevo título liguero.

Inolvidable será 2015 para Vero Boquete, campeona de la Liga de Campeones con el Fráncfort y capitana de la selección que el pasado verano disfrutó en Canadá de su primera participación en un Mundial absoluto. El cuadro nacional, dirigido entonces por Ignacio Quereda, falló, no obstante, en el desafío de superar la fase de grupos.

Corrupción en la FIFA y en la UEFA

Si en los terrenos de juego el 2015 dio mucho que hablar, los despachos no fueron menos. El expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, y el expresidente de la UEFA, Michel Platini, han sido apartados por el máximo órgano del fútbol internacional durante ocho años de "cualquier actividad relacionada con el fútbol" por corrupción.

El Comité de Ética de la FIFA señala un pago de dos millones de francos suizos (1,8 millones de euros) que hizo la FIFA a Platini en febrero de 2011, autorizado por Blatter. Dicho pago "no tenía base legal en el acuerdo firmado por ambos dirigentes el 25 de agosto de 1999". 

Tras no poder demostrar la legalidad del pago, la FIFA finalmente tomó la decisión de apartar a ambos mandatarios de sus cargos. El caso de corrupción de la FIFA continuará, ya que Joseph Blatter ha anunciado este mes de diciembre que recurrirá ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) y ante la Justicia suiza.

La proximidad del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, a Michel Platini, abrió las especulaciones sobre el presidente español, que a día de hoy es uno de los principales candidatos a hacerse con la presidencia de la UEFA, en sustitución de Platini.